Un cuarto de siglo y los pendientes para 2018

En 25 años, GIRE ha creado e impulsado una serie de programas con el fin de salvaguardar los derechos humanos consiguiendo así varias victorias.

Este año, GIRE cumplió 25 años. Suena fácil, sin embargo en el contexto de precarización, restauración autoritaria y desprecio a los derechos humanos, es un logro que merece celebrarse, particularmente por quienes creen en una agenda democrática y de derechos humanos. En 1992 Marta Lamas, Patricia Mercado, María Consuelo Mejía, Sara Sefchovich y Lucero González fundaron GIRE para difundir los argumentos bioéticos, sociales y legales, y así posicionar los derechos reproductivos, particularmente la interrupción del embarazo, como un tema de interés público, un problema de salud pública y de justicia social. Al día de hoy, GIRE trabaja un espectro integral de derechos reproductivos, y revisando los logros de este año es posible celebrar triunfos en cada uno de estos derechos.

Este año presentamos tres informes: “Horas hábiles: Corresponsabilidad en la vida laboral y personal”, “Gestación subrogada en México: Resultados de una mala regulación” y “Prohibir sin proteger: El matrimonio adolescente en México”.

“Horas hábiles” tiene como objetivo presentar un panorama de la situación en México respecto del equilibrio entre la vida laboral y la vida personal y familiar. Para ello se realizó una investigación, sistematización y análisis del marco normativo y de las políticas públicas, así como de buenas prácticas en la materia. El informe cuenta con una lista de comprobación para que todos los ámbitos laborales – sin importar si son públicos o privados – puedan confirmar sus buenas prácticas en la materia.

Para el informe “Gestación subrogada en México: Resultados de una mala regulación” se realizaron solicitudes de acceso a la información pública y se sistematizaron junto con los casos sobre gestación subrogada que GIRE ha registrado, documentado y acompañado desde 2014; además de un exhaustivo análisis de las pocas normas locales, con el propósito de brindar un panorama sobre la situación en México y contribuir a una discusión más objetiva sobre el tema. A través de esta investigación se identificó una situación de regulación local deficiente, ausencia de regulación federal en materia de reproducción asistida y múltiples violaciones a derechos humanos, incluidos el derecho a la no discriminación, el derecho a la seguridad jurídica y el derecho a la identidad. El informe pone sobre la mesa propuestas para una regulación que proteja a todas las partes interesadas en estos acuerdos: mujeres gestantes, recién nacidos y padres y madres intencionales.

En el caso de “Prohibir sin proteger: El matrimonio adolescente en México”, elaborado con la colaboración de DataCívica, IPPFA y Mexfam, buscamos despejar mitos sobre el matrimonio adolescente. Los datos en México son claros: primero, las edades de los contrayentes cuando uno es menor de edad no son tan dispares (el promedio es de tres años de diferencia); segundo, el principal motivo por el cual las jóvenes abandonan la escuela no es el matrimonio, sino la falta de recursos, y tercero, las adolescentes casadas presentan menores índices de embarazo que las solteras y las que viven en unión libre. La prohibición absoluta del matrimonio adolescente, como lo propone el Gobierno Federal y los congresos estatales, con la eliminación de las dispensas, es decir, las excepciones, ignora el principio de autonomía progresiva de los jóvenes y deja desprotegidos a aquellos quienes necesitan la figura del matrimonio para asegurar derechos.

Este año litigamos varios casos ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Hay que destacar varias victorias legales, como en el caso de María Teresa, a quién se le negaron los servicios de reproducción asistida en el ISSSTE por tener más de 35 años, lo que es discriminatorio y fue esgrimido como la única razón para no atenderla. Esta decisión judicial es un hito, siendo la primera vez que la Suprema Corte se manifiesta sobre el tema. También logramos una segunda sentencia donde se reconoció el derecho que tienen los hombres a estancias infantiles y no solo las mujeres. Cerramos el año con dos recomendaciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sobre la violencia obstétrica que sufrieron dos mujeres, una en la Ciudad de México y la otra en Chiapas.

Este año participamos con organizaciones feministas nacionales y locales de Guerrero con la iniciativa de Women on Waves que llevó su barco a las costas de Guerrero para acercar el aborto legal a las mujeres que viven en el estado y no tienen posibilidades de viajar a la ciudad de México. El objetivo fue visibilizar la criminalización que viven las mujeres en estos ambientes restrictivos, así como impulsar el acceso al aborto legal. También nos sumamos a la plataforma regional #NiñasNoMadres para denunciar la situación que viven las niñas víctimas de abuso o violación que son revictimizadas al imponérseles una maternidad no deseada, insistimos en que los Estados latinoamericanos tienen la obligación de asegurar que las niñas no sean forzadas a ser madres.

Quedan pendientes para 2018: además del terrible panorama de la boleta electoral y la ausencia de candidaturas que aseguren el respeto y promoción de los derechos reproductivos de las mujeres, es necesario que las medidas de no repetición en los casos donde se violaron los derechos humanos de las mujeres. Al día de hoy seguimos esperando reparación integral para la familia de Yesenia quien murió en Chihuahua por causas prevenibles después del parto y para Irma en Oaxaca. Jalapa de Díaz, quien sufrió violencia obstétrica pero su comunidad sigue sin una clínica o un hospital que asegure que las mujeres pueden parir y atender la salud de sus hijos e hijas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene en sus manos varios casos de niñas que han sido violadas sexualmente y a quienes se les negó el acceso al aborto legal.

Los pendientes y retos son muchos, pero los más importantes es seguir ganándonos la confianza de tantas familias y mujeres a las que estamos acompañando en su búsqueda de justicia. Para GIRE el 2018 será difícil, pero nos obliga a reinventarnos y a seguir fortaleciendo nuestro compromiso con la justicia reproductiva que es tan necesaria en un país de tanta discriminación, injusticia e impunidad.

 

@GIRE_mx

Close
Comentarios