A todo limón

En GIRE hemos encontramos en el limón una excelente metáfora para el feminismo: se lo ponemos a todo y nos ayuda a quitar el mal sabor del machismo a las cosas. Porque una vez que te pones las gafas del feminismo es imposible dejar de ver las dinámicas del género en el hogar, el trabajo, el hospital, la escuela, el Estado, la pareja, la familia, la universidad y cualquier otro espacio.

El limón llegó a México desde Asia, su sabor se incorporó al rico espectro de sabores de la cocina mexicana. Su nota ácida es acompañamiento para los tacos al pastor, el consomé, el ceviche, el guacamole, la ensalada, los esquites, la carne asada, el pozole, la fruta rayada, la michelada y lo que se le ponga en la mesa al mexicano. La popularidad de su uso se puede atribuir a que se pensaba que su acidez contrarrestaba el picante. Otras voces afirman que se utilizaba para quitar el mal sabor de los alimentos en tiempos que no había electricidad para refrigerar.

En GIRE hemos encontramos en el limón una excelente metáfora para el feminismo: se lo ponemos a todo y nos ayuda a quitar el mal sabor del machismo a las cosas. Y sí, hablamos de TODAS las cosas, una vez que te pones las gafas del feminismo es imposible dejar de ver las dinámicas del género en el hogar, el trabajo, el hospital, la escuela, el Estado, la pareja, la familia, la universidad y cualquier otro espacio.

De la misma manera celebramos que el feminismo, como el limón, esté en todo. Desde las movilizaciones masivas, como el #24A que se convirtió en la mayor movilización contra las violencias machistas en México, a la marcha de las mujeres tras la victoria de Trump que desbordó las fronteras nacionales, pasando por estrellas del mundo pop como Beyoncé o Emma Watson, que han abrazado el término feminista, o por productos como la playera de Dior que decía “We should all be feminists” que presentó Rihanna en su Instagram. Las campañas publicitarias no se han quedado atrás, como la de Dove, han retomado ideas como la resignificación de la belleza, o la de Always que se pronuncia en contra de los estereotipos.

Las nuevas narrativas feministas se han popularizado tanto que libros y series como El Cuento de la Criada han inspirado una forma de protesta en lugares como Polonia y Costa Rica. O personajes de películas de superhéroes como Wonder Woman han despertado una conversación sobre si son o no feministas. Un momento clave del 2017 fue cuando las actrices sobrevivientes de violencia que rompieron el silencio sobre Harvey Wenstein e iniciaron el movimiento #Metoo fueron nombradas Personas del Año por la Revista TIME.

Todo esto ha despertado muchísimo debate entre de quienes nos nombramos feministas, porque el feminismo no es un bloque unívoco y monolítico, al contrario, feminismo es plural. Ya sea que se le aborde genealógicamente (con el modelo de olas) o transversalmente, haciendo énfasis en sus enfoques y objetivos. Voces críticas del feminismo radical han señalado la moderación del discurso en la marcha del #24A; las transfeministas apuntaron la aparición de carteles contra las mujeres trans en la marcha de las mujeres; las feministas socialistas desdeñaron la comodificación del discurso feminista de las estrellas pop y su feminismo glitter; las feministas separatistas desdeñaron la campaña “He for She” de la ONU por su búsqueda de aprobación masculina, y las feministas negras criticaron la apropiación del #MeToo por parte de mujeres blancas privilegiadas por su presencia en medios que ignoraron el abordaje interseccional con el que comenzó hace años.

En México casos como el de Mariana, Mara, Lesby, Daphne, Valeria, Karen, Adriana, Lupita y Alejandra, por mencionar algunos, y los testimonios de #MiPrimerAcoso y recientemente de #MeTooMx, nos recuerdan cotidianamente lo urgente que es el feminismo en nuestro país.

Por eso celebramos que no sólo es el feminismo el que se ha abierto a la cultura dominante, también los debates feministas contemporáneos llegaron a los medios y las tribunas digitales, y esto por sí mismo ya es un éxito que no hubieramos esperado hace unos años. Ahí ha estado el debate sobre el puritanismo del feminismo del que acusaron algunas intelectuales francesas, las disculpas de Catherine Deneuve por haber firmado el manifiesto y la respuesta de feministas en todo el mundo. Las discusiones reactualizadas entre feministas prosexo y antipornografía de los años 80 se ha actualizado en este siglo, siendo también un debate intergeneracional de cara al mundo. La conmoción de las denuncias contra el acoso, el abuso y la violación han salido de la esfera liberal occidental y han llegado a países profundamente patriarcales como Corea del Sur y Japón: The Future is Female.

En GIRE, donde confluyen distintos sabores de feminismos, también debatimos y abordamos los temas desde nuestras experiencias, saberes y vidas. Como parte de este compromiso por dialogar con nuestras simpatizantes hemos creado un boletín que refleje cómo es que le ponemos feminismo a todo: Todo Limón.  Esperamos que los videos, textos y fotografías formen parte del debate nacional y regional sobre el feminismo y, particularmente, sobre derechos reproductivos. Acércate, lee y ponle, como nosotras, feminismo a toda tu vida.

 

@GIRE_mx

Close
Comentarios