Imposible una transformación sin justicia reproductiva

A pesar de los avances en el reconocimiento normativo de los derechos humanos en México, las mujeres en el país siguen sin poder tomar decisiones libres sobre su vida reproductiva: tenemos la tasa más alta de embarazo adolescente entre los países de la OCDE, seguimos criminalizando a las mujeres por interrumpir sus embarazos y permitimos que la violencia obstétrica y la muerte materna ocurran de forma cotidianas en el sistema de salud.

Vivimos en un país profundamente injusto que atraviesa una situación grave y compleja de violaciones sistemáticas a los derechos humanos, impunidad y falta de acceso a la justicia. Un país con una situación de violencia generalizada que afecta de manera particular a las mujeres, en el que se cometen al menos 600 mil delitos sexuales cada año y 66 % de las mujeres ha experimentado al menos alguna forma de violencia en su vida. Un país en el que el sistema de justicia permite la impunidad de quienes infringen la ley y pueden pagarlo, al tiempo que condena a las mujeres más marginadas a pasar años de su vida en prisión. Finalmente, un país en el que un sistema de salud deficiente y desigual permite el maltrato y la muerte prevenible de niñas y mujeres todos los días.

A estas fallas estructurales se suma el hecho de que la seguridad social en México está sujeta a la pertenencia a un esquema de trabajo formal, en el que la mayoría de las personas en el país no se encuentra. Las mujeres, que siguen asumiendo un papel principal en las labores del hogar y de cuidados, cargan de manera particular con esta falta de acceso a prestaciones como licencias de maternidad y estancias infantiles.

A pesar de los avances en el reconocimiento normativo de los derechos humanos en México, las mujeres en el país siguen sin poder tomar decisiones libres sobre su vida reproductiva: tenemos la tasa más alta de embarazo adolescente entre los países de la OCDE, seguimos criminalizando a las mujeres por interrumpir sus embarazos y permitimos que la violencia obstétrica y la muerte materna ocurran de forma cotidianas en el sistema de salud. No podemos seguir ignorando esta realidad. Los avances han sido insuficientes, la tentación de limitar estos derechos sigue presente y la oposición a reconocerlos ha mutado y se ha adaptado.

El pasado jueves 15 de noviembre GIRE presentó su nuevo informe La pieza faltante. Justicia reproductiva, que analiza el estado de cinco problemáticas cuya atención es urgente para avanzar hacia la justicia reproductiva en México: embarazo adolescente, penalización del aborto, violencia obstétrica, muerte materna y seguridad social. Sabemos que esta no es la única pieza para transformar al país, pero sí es una fundamental para decir que hablamos de una democracia realmente justa e igualitaria.

El informe incluye un panorama normativo de la situación del país, así como un análisis de las brechas que existen entre los estándares de derechos humanos que el Estado está obligado a cumplir y las realidades que viven las mujeres, reflejadas tanto en los patrones identificados en estadísticas públicas y en respuestas a solicitudes de acceso a la información, como en los casos que GIRE ha registrado, documentado y acompañado. La pieza faltante concluye con pendientes urgentes que el Estado, desde el poder ejecutivo, legislativo y judicial, debe atender: la despenalización del aborto, la garantía de atención obstétrica de calidad, la modificación de normas discriminatorias en relación con el acceso a prestaciones de seguridad social, entre otros.

En el contexto del cambio de gobierno, confiamos en que este informe pueda servir como punto de partida para determinar acciones concretas de manera que el Estado mexicano deje atrás la noción de que los derechos reproductivos pueden quedar a la espera, y que temas como la desigualdad, la corrupción y la impunidad no tienen una relación con las experiencias que viven las mujeres todos los días. El trabajo que hacemos en GIRE busca impulsar cambios que permitan garantizar que se respete la agencia de las mujeres para tomar decisiones sobre su vida reproductiva. Sabemos que estamos ante una gran oportunidad de cambio que no debe desperdiciarse. GIRE presenta La pieza faltante con la convicción plena de que una verdadera transformación del país no será posible si se deja de lado a las mujeres. En especial a quienes enfrentan condiciones múltiples de discriminación, como las mujeres indígenas y quienes viven con alguna discapacidad. La justicia reproductiva es una deuda del Estado mexicano que no puede esperar más.

El informe se puede consultar aquí.

 

@GIRE_mx

Close
Comentarios