Seguridad pública, presidencia 2018-2024

Si el punto de partida en la teoría del cambio en el tema de la seguridad pública es débil, la ruta de inicio ya estará mal fijada. Habría que definir el problema al menos en 3 niveles: técnico, político y social. A continuación mis recomendaciones sobre el tema para el próximo presidente del país.

A invitación de Alberto Capella Ibarra, Comisionado Estatal de Seguridad Pública de Morelos, el pasado 27 de febrero asistí a un foro donde presenté las recomendaciones que haría en esta materia a la persona que asuma la Presidencia de la República en diciembre próximo. Así “conversé” con el próximo presidente:

“Asuma que la solución no está en usted; aún estirando al máximo posible los poderes que la ley le da, jamás le alcanzarán, por sí solo o sola, para resolver el problema. Deshágase más rápido que tarde del espejismo del poder omnímodo. Entienda que la solución pasa por el acuerdo y la acción concertada de múltiples actores, oficiales a independientes, de los tres órdenes de gobierno, y también internacionales. Acepte de inicio que su mayor aportación es ejercer un liderazgo propio de una visión de Estado, esto es, un liderazgo que inspira la acción transformadora y concertada.

“Reconozca en cambio que su rol es definitivo en cuanto a la posición que asuma en representación de México, de cara a la agenda internacional asociada a la seguridad; lo anterior, desde la clara comprensión de que algunos de los más graves desafíos en México están vinculados a la formulación de nuevos acuerdos en el orden internacional. Desde un liderazgo transformador, ambicioso, informado y valiente invierta antes que nada en la construcción de una teoría del cambio, esto es, el mapa que fija la trayectoria desde donde usted está y hasta donde quiere llegar. Usted volará a ciegas sin una teoría del cambio clara, fundada en el conocimiento, con evidencia empírica de soporte y convincente.

“Reconozca la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011 como el encuadre superior de todo esto; asuma que no habrá seguridad ni justicia penal sin derechos humanos y no habrá derechos humanos sin seguridad y justicia. Intente, hasta lo más posible, distinguir entre lo que sabe y lo que cree que sabe; no defienda una idea porque le suena bien, porque le hace sentir bien o solo porque es popular, defiéndala porque la puede demostrar usando los criterios básicos del conocimiento científico.

“Comprenda que si define mal el problema definirá mal la solución. Si el punto de partida en la teoría del cambio es débil, la ruta de inicio ya estará mal fijada. Defina entonces el problema al menos en 3 niveles: técnico, político y social. Conteste tres preguntas: a) ¿Cuáles son los métodos probados, adentro y  afuera de México, con fundamento técnico para construir seguridad?; b) ¿Cuáles son las oportunidades y los constreñimientos políticos para construir seguridad (diagnóstico en torno al pacto federal)?, y c) ¿Cuáles son las oportunidades y los constreñimientos sociales para construir seguridad?

“Si ya llegó a esto, quiere decir que usted ha aceptado construir una interpretación compleja, de lo que se sigue la construcción de una solución también compleja, es decir, multidimensional. Para enriquecer la teoría del cambio instale un órgano técnico consultivo integrado por expertas y expertos de la más alta reputación en el tema y acompañado por una delegación internacional participante. La comisión debe entregarle una propuesta terminada en un plazo no mayor a tres meses.

“Las orientaciones estratégicas mínimas para su teoría de cambio deben ser las siguientes:

  1. Transformar el Sistema Nacional de Seguridad Pública en el Sistema Nacional de Evaluación y Certificación de la Seguridad Pública, órgano superior de regulación de los estándares profesionales de servicio de las instituciones de prevención del delito, policiales, de procuración de justicia y penitenciarias, encabezado por un consejo técnico de gobierno.

a)El primer y más importante estándar de certificación es la inserción de todas las funciones referidas en servicios civiles de carrera.

b) La dotación de presupuesto federal a estados y municipios debe quedar atada a la certificación de los servicios.

c) El mapa de ruta de certificación de las instituciones policiales debe prever los criterios de disolución institucional ante el incumplimiento.

2. Revisar la iniciativa de creación del auditor especial de las policías federales que está desde el 2012 en el Senado y vincular la figura a la reconstrucción del Sistema Nacional, promoviendo entidades similares a nivel estatal, como parte de los criterios indispensables para la certificación del servicio (no habrá mejora policial sostenida sin esta figura de autoridad con mandato de evaluación externa permanente sobre los procesos de trabajo).

3. Crear el centro de investigación y docencia en seguridad pública, responsable de construir la más avanzada plataforma de capacitación e investigación, con especial énfasis en la investigación empírica.

4. Modernizar y relanzar el programa nacional de prevención del delito, colocado de manera progresiva en rango de prioridad presupuestal (instrumento de empoderamiento local).

5. Impulsar la aprobación, en sus términos, de la propuesta de reforma al artículo 102 constitucional llevada al Senado por los colectivos sociales Fiscalía Que Sirva y Vamos por Más, creando así la base constitucional mínima necesaria para implantar una fiscalía autónoma, profesional y eficaz.

6. Poner en marcha la Comisión Internacional contra la Impunidad de la ONU en México, a imagen y semejanza de la CICIG de Guatemala.

7. Sea cual sea la ruta de reforma que ponga en marcha, incorporar como insumo de alto valor el informe de conclusiones de la consulta nacional sobre procuración de justicia del CIDE, el IIJ-UNAM y el INACIPE.

8. En consulta con los programas universitarios más avanzados en la investigación sobre política de drogas, construir una propuesta alternativa al paradigma prohibicionista, para ser llevado a los foros internacionales correspondientes, buscando colocar a México entre los países ubicados en el liderazgo reformista (no habrá contención de la violencia homicida en México si no hay acuerdos internacionales en este componente).

9. De especial relevancia y de impacto mayor en toda la política de seguridad pública y justicia penal, será impulsar la abrogación de la Ley de Seguridad Interior, construyendo a la vez un plan de retiro progresivo de las fuerzas armadas de las tareas que, como ellas mismas lo han reconocido, no les corresponden.

Todo esto es potencialmente posible si y solo si usted, como jefe de Estado, se coloca al margen y por encima de la contaminación político electoral de estas temáticas. Por último, en términos estructurales, la agenda referida debe ser acompañada de la atemperación de las condiciones que reproducen los factores de riesgo desde la exclusión masiva del desarrollo y de las oportunidades a poblaciones crecientes en el país”.

 

@ErnestoLPV

Close
Comentarios