10 preguntas para entender la violencia reciente

En 2017 se contabilizaron 25 mil 316 carpetas de investigación por homicidio doloso y con ello se registró la tasa más alta desde 1997. Pero ¿Son las mismas zonas que en 2011? ¿Qué tipos de homicidios se investigaron? ¿Cuántas víctimas cobró? Y, sobre todo, ¿Qué nos espera en 2018?

Por: Adrián Lara (@adrianlgara) y José Mérino (@PPmerino)

Durante el 2017 el número de carpetas de investigación abiertas por homicidios se acumuló de manera tan vertiginosa que incluso antes de que el año acabara distintos analistas ya afirmaban que México había regresado – e incluso superado- sus peores niveles de violencia. Pronosticaban, no sin fundamentos, que habíamos vuelto a los niveles que habíamos experimentado en 2011 y 2012: los 2 años más violentos hasta ese momento.

Hoy, a dos meses de haber concluido el 2017, y contando con el último registro publicado por el SESNSP, podemos confirmar aquellas suposiciones. Con 25 mil 316 averiguaciones previas por homicidios dolosos y una tasa de 20.5 averiguaciones por cada 100 mil habitantes, el 2017 es el año más violento de los últimos veinte con base en los datos del SESNSP, superando al 2011.

Pero confirmar el lugar del 2017 como el año más violento en dos décadas es solo la primera parte de cualquier análisis que pretenda estudiar la evolución de la violencia en México. Este nuevo pico de violencia nos exige desarrollar un estudio más detallado de sus características que permita entender cómo la violencia ha mutado durante los últimos años. Por ello, en esta investigación buscamos cumplir con ese objetivo presentando 10 preguntas que buscan ayudar a comprender de mejor manera la evolución de la violencia en México.

1. ¿Creció la violencia?

Esta pregunta es casi redundante, pues como ya hemos dicho, la violencia en nuestro país ha crecido a niveles nunca vistos en los últimos 20 años. Pero vale la pena señalar qué tan grande fue el crecimiento de la violencia en 2017 respecto a años anteriores. Para empezar, con 20.5 averiguaciones por homicidio por cada 100 mil habitantes, en 2017 México tuvo una tasa nacional de averiguaciones 22% más grande que en 2016. Asimismo, también fue 20% más grande que en 2012. Por último, la tasa en 2017 también superó por un 14% a la tasa del año 2011, el cual hasta hace unos meses seguía catalogado como el año más violento desde 1997.

2. ¿La violencia siempre ocurre en los mismos lugares?

No. Y para comprobarlo basta con ver la evolución de los niveles de violencia a nivel municipal desde 2011 hasta 2017 por medio de los registros del SESNSP. Dichos registros muestran que no hubo una única trayectoria para los 357 municipios más violentos del 2011 (aquellos con tasas de averiguaciones locales por arriba de la tasa nacional en aquel año). Esto se refleja en el hecho de que aun cuando durante el año pasado 180 de ellos volvieron a tener una tasa mayor a la nacional, los otros 177 de hecho lograron registrar una tasa de averiguaciones menor a la nacional o incluso igual a cero – pero recordemos que cuando se trata de averiguaciones, tener cero averiguaciones no necesariamente implica tener cero homicidios -.

Además, la mayoría de los municipios más violentos del 2017 son municipios que en 2011 eran considerados municipios seguros y mantenían tasas de violencia bajas. Para ser exactos, el 70% de los 664 municipios más violentos del 2017 solían tener tasas de averiguaciones muy bajas en 2011. Esto no tan solo quiere decir que la violencia no ocurrió en los mismos, sino que también nos muestra que en 6 años la situación de violencia puede cambiar en cualquier municipio; incluso en aquellos donde la seguridad parecía estar garantizada.

3. ¿Qué municipios son focos de violencia activos desde el 2011?

Por medio de los registros del SESNSP del 2011 y el 2017, podemos catalogar a los municipios de México en 4 categorías: aquellos que tanto en 2011 como en 2017 fueron municipios violentos, los que no fueron violentos en 2011 pero sí en 2017, los que solo lo fueron en 2011 y aquellos que se mantuvieron seguros tanto en 2011 como en 2017.

Los municipios que desde el 2011 son focos de violencia recurrentes en el país, ya sea con mayor o menor intensidad, son los que se encuentran adscritos en la primera categoría compuesta por un total de 180 municipios. Entre ellos podemos mencionar casos como Tijuana en Baja California, que tuvo una tasa de 26 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2011 y de 92 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2017. Otro caso es el municipio de Zacatecas, donde la tasa de averiguaciones del 2011 creció al triple en 2017, pasando de 19.19 averiguaciones a 57.16 averiguaciones por cada 100 mil habitantes. Por último, también podemos mencionar al municipio de Chihuahua, en donde a pesar de que la tasa de averiguaciones del 2011 se redujo a la mitad, el año pasado reportó una tasa de 39 averiguaciones por cada 100 mil habitantes

4. ¿Qué municipios se volvieron focos de violencia?

Dentro de la segunda categoría se encuentran los 484 municipios que en 2017 se encontraron entre los más violentos a pesar de que hace 7 años vivían con niveles de violencia bajos o moderados. Estos municipios pueden ser considerados como los nuevos focos de violencia en el país. Ejemplo de estos nuevos focos rojos son los casos de múltiples municipios en Guanajuato; Coatzacoalcos en Veracruz, Reynosa en Tamaulipas, Huimanguillo en Tabasco y Ensenada en Baja California. Los anteriores son municipios que en 2011 reportaban tasas de 10 averiguaciones o menos por cada 100 mil habitantes, pero que en 2017 reportaron tasas de entre 30 y 34 homicidios por cada 100 mil habitantes. Por su parte, municipios como La Paz y Los Cabos en Baja California Sur no registraron ni una sola averiguación por homicidio doloso en 2011, pero en 2017 reportaron respectivamente tasas de 96 y 70 averiguaciones por cada 100 mil habitantes.

5. ¿Qué municipios han resuelto su situación de violencia?

A diferencia de las últimas dos, la tercera categoría incluye a aquellos municipios que fueron focos de violencia en el 2011 pero que en 2017 lograron revertir su situación. Ejemplos representativos de esta categoría son los municipios de Apodaca, Guadalupe y Monterrey en Nuevo León, los cuales redujeron sus tasas de averiguaciones del 2011 a la mitad o más durante el año pasado reportando menos de 13 averiguaciones por cada 100 mil habitantes. Nuevo Laredo en Tamaulipas también logró reducir a la mitad su tasa de averiguaciones del 2011, registrando una tasa de 14 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2017. Finalmente, en el municipio de Oaxaca la tasa de averiguaciones pasó de 43.33 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2011 a 12.86 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2017.

6. ¿En qué municipios la seguridad ha sido una constante?

En esta última categoría encontramos a los municipios que desde el 2011 han mostrado niveles de violencia bajos, o por lo menos por debajo de las tasas nacionales. Es decir, los municipios en donde la seguridad ha prevalecido durante los últimos 7 años. Entre ellos se cuentan los municipios de Tuxtla Gutiérrez en Chiapas, Puebla, Campeche y Aguascalientes. En ninguno de estos municipios se han registrado tasas mayores a 9 averiguaciones por cada 100 mil habitantes, ni en 2011 ni en 2017. También vale la pena mencionar al municipio de Querétaro, el cual -a pesar de haber tenido un incremento en sus niveles de violencia- reportó una tasa de tan solo 10 averiguaciones por cada 100 mil habitantes en 2017.

7. ¿Cómo se cometieron esos homicidios?

De las 25 mil 316 averiguaciones previas por homicidio abiertas en 2017, 16 mil 898 de ellas se abrieron para investigar homicidios con arma de fuego. Esto quiere decir que del 100% de los homicidios investigados durante el año pasado, el 66.7% de ellos se relacionó con homicidios realizados con armas de fuego. Esta fue una proporción mayor a la que este tipo de homicidio habían ocupado en 2011, año en donde los homicidios realizados con arma de fuego solo representaron el 57.5% de todos los homicidios investigados por el SESNP. Con este incremento de casi 10 puntos porcentuales, el 2017 se convirtió en el año con más homicidios con arma de fuego desde 1997.

8. ¿Cuál es el número real de homicidios?

En México contamos con 2 fuentes distintas de datos y cifras sobre homicidios: el Sistema Nacional de Información sobre Salud (SINAIS) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). La primera fuente consiste en una base de datos procesada por el INEGI y basada en reportes de médicos legistas (es decir, en autopsias). Por su parte, el SESNSP – que es la fuente que hemos utilizado en las secciones anteriores – genera un registro de todas las averiguaciones previas por homicidios que son abiertas mes con mes por las procuradurías generales de justicia y las fiscalías generales.

Cada fuente genera cifras distintas respecto al total de homicidios, pues cada uno mide cosas distintas: el SINAIS contabiliza el número de cuerpos de las personas presuntamente asesinadas, mientras que el SESNSP contabiliza el número de averiguaciones previas abiertas por casos de homicidio. Debido a que una misma averiguación puede contener más de una víctima, el número de averiguaciones que el SESNSP reporta normalmente es menor al número de cuerpos que el SINAIS registra. En otras palabras, por lo general el SESNSP suele subestimar el número de homicidios real que suceden en México. Desde 2014 el SESNSP reporta víctimas dentro de averiguaciones previas, lo cuál nos da una idea más cercana del número total de homicidios, pero sigue siendo una fuente que subestima el número de víctimas.

Por ello, si queremos saber el número real de homicidios que sucedieron en 2017, lo más apropiado es utilizar la base de homicidios del SINAIS. ¿El problema? La edición del SINAIS para el 2017 será publicada hasta finales de este año. Sin embargo, esto tiene solución, pues aún si los datos del SINAIS todavía no se encuentran disponibles, estos pueden ser aproximados con base en el número de averiguaciones previas abiertas por homicidio con armas de fuego y homicidios con arma blanca utilizando un modelo econométrico.

El modelo utilizado estima que por cada punto de la tasa de averiguaciones previas del SESNSP, el SINAIS reporta una tasa 20% superior, es decir, si la tasa de averiguaciones aumenta en un punto, la tasa de homicidios del SINAIS será aproximadamente 1.2 puntos mayor. Es así que aproximamos que si la tasa de averiguaciones previas, la tasa de homicidios que el SINAIS reportará para 2017 estará cerca de los 25.2 (entre 22.9 y 28.5) homicidios por cada 100 mil habitantes. Esta tasa sería más alta que la que calculamos a partir de los datos reportados hasta ahora por el SESNSP, ya que implicaría aproximadamente 5 mil 800 homicidios más de los que las investigaciones previas señalan.

9. ¿Las víctimas del 2011 y el 2017 son similares?

Además de reportar el número de averiguaciones que son abiertas por casos de homicidio, desde el 2014 el SESNSP también reporta el número de víctimas registradas en dichas averiguaciones. Sin embargo, si bien este registro se acerca más a las cifras del SINAIS, aún es superado por 2 grandes problemas. El primero es que este registro sigue subestimando el número de personas asesinadas ya que no necesariamente todas las víctimas de un homicidio quedan registradas en una investigación. El segundo problema es que a diferencia del SINAIS, este registro identifica el perfil de las víctimas reportadas sólo a partir de 2015. Mientras tanto, el SINAIS reporta características como edad, sexo, escolaridad y ocupación desde 1990. Por esta razón, si queremos saber cómo ha cambiado el perfil de las víctimas de 2011 a 2017, tendremos que esperar la edición del SINAIS para 2017.

Sin embargo, podemos aproximar el cambio comparando los perfiles del 2011 con los del 2016. Al hacer esto, podemos notar que la proporción entre hombres y mujeres asesinados se mantuvo constante entre 2011 y 2016: casi el 90% de los asesinados son hombres y solo el 10% restante son mujeres. Además, también en ambos años la mayoría de los asesinados (el 35%) son hombres de entre 26 y 40 años. Pero a pesar de estas similitudes, una característica en el perfil de las víctimas que sí cambió entre 2011 y 2016 fue el nivel de escolaridad. Decimos esto porque mientras que en 2011 las víctimas más frecuentes fueron aquellas sin escolaridad, en 2016 fueron las personas con educación primaria.

10. ¿Qué nos espera en 2018?

Hasta el momento, el único registro sobre homicidios en 2018 con el que contamos es la base mensual que SESNSP publicó en enero de este año en donde se reportó un total de 2 mil 220 averiguaciones abiertas por homicidio. Y si bien a estas alturas cualquier pronóstico podría considerarse prematuro, los datos muestran que la violencia que se observa en enero es un buen aproximador del nivel de violencia que se observa durante todo el año.

Lo anterior se debe a que existe una correlación casi perfecta entre la tasa anualizada de enero y la tasa nacional observada para cada año. Y es por ello que 2018 probablemente no traiga buenas noticias ni tampoco menos violencia, pues con base en los datos de enero se estima una tasa anualizada de 21.35 averiguaciones por cada 100 mil habitantes para este año. Superior incluso a la observada en 2017 con 20.7… pero esta es una mera estimación. Lo cierto es que el inicio de 2018 fue incluso más violento que el inicio del 2017, el año más violento de México en términos de carpetas de investigación.

Esa ha sido la evolución de la violencia en México durante los últimos 7 años, y si bien quedan por definir detalles con la publicación del SINAIS 2017 a finales de este año, el nuevo ciclo de violencia mexicano es innegable. La violencia ha logrado a expandirse a más lugares, ha tomado vigor incluso en aquellos que antes eran un ejemplo de seguridad y ha cobrado más víctimas que nunca. Por otro lado, 2018 no augura ninguna mejoría y probablemente solo agudice la situación a la que ya nos enfrentamos. Siendo un año electoral, es momento de que la violencia ocupe el lugar protagónico en las agendas de los candidatos. El país merece paz.

Close
Comentarios