Los próximos 10 años de metrobús

El Metrobús, 10 años después, tiene hoy 105 km de corredores en 5 líneas con un costo 3 veces menor que los 25 km de la Línea 12 del Metro, y moviendo el doble de pasajeros (suponiendo que la L12 estuviera operando bien).

Por: Xavier Treviño (@xtrevi

Se cumplieron 10 años de Metrobús en la Ciudad de México. Ya llovió desde que se inauguró la primera línea de San Ángel a Indios Verdes sobre Insurgentes. Claramente hubo un antes y un después de esa primera línea, a pesar de que para esa fecha León ya tenía operando la fase I de su BRT, el Optibús. Un servicio de buses con un estándar más cercano al metro que al de los microbuses puso en la agenda lo que los expertos sabían de antemano: ninguna ciudad resuelve sus problemas de movilidad sin un sistema de buses eficiente.

Y es que es difícil competir con esa capacidad que el metro siempre ha tenido de hechizar a la opinión pública, no importa el costo de inversión tan alto que tiene. El Metrobús, 10 años después, tiene hoy 105 km de corredores en 5 líneas con un costo 3 veces menor que los 25 km de la Línea 12 del Metro, y moviendo el doble de pasajeros (suponiendo que la L12 estuviera operando bien). Aún así el cartel del metro sigue siendo más apreciado que el del metrobús.

10añosdelMetrobús

Y además, víctima de su propio éxito, la demanda del metrobús en Insurgentes se ha disparado a mucho más de lo estimado. Los 480 mil pasajeros que diariamente usan esa línea la colocan como el corredor sin rebase con mayor demanda en el mundo. Pero claro, esto tiene su gran desventaja: la saturación. Subirse en hora pico es misión imposible, y eso afecta la imagen del sistema a pesar del excelente diseño y operación. Medio millón es mucho para un solo carril por muy bien diseñado que esté.

Eso nos lleva a la necesaria pregunta: ¿y qué sigue? Las respuestas varían dependiendo de los costos económicos y políticos a los que uno quiera sujetar los proyectos. Por cada km de metro subterráneo se pueden construir 10 a 15 km de metrobús de alto estándar. Mi apuesta, y la del ITDP, es que hay que multiplicar primero el modelo metrobús, exitoso ejemplo contractual, de gestión, operación y de infraestructura hacia el norte y oriente de la Ciudad de México (la real, la de los 20 millones de habitantes en su mayoría de bajos recursos).

De llevar a cabo la propuesta de ITDP, misma que contempla 29 nuevas rutas troncales de BRT para el 2024, se tendrían alrededor de 500 kilómetros adicionales de Metrobús y Mexibús que beneficiarían a más de 7.5 millones de pasajeros al día, que se sumarían a los que transporta los 362 km de Metro, Metrobús y Mexibús de la red actual de transporte masivo. La inversión necesaria para su construcción es de 35 y 50 mil millones de pesos repartidos en los próximos 10 años. Con ese dinero se podría hacer a lo más una línea y media de metro, comprometiendo fuertemente la cobertura del sistema de transporte. Esta sería la solución de espejitos tan querida en países subdesarrollados: alta tecnología, alto costo y bajo beneficio social.

Implementar el proyecto de 29 corredores le cambiaría la cara a esta ciudad prácticamente de golpe, jubilaría el modelo microbús de rutas troncales y mejoraría por mucho la calidad de vida especialmente de los que menos ingreso tienen. Pero tiene sus problemas: el promedio anual de expansión hoy de la red es de 15 km por año, y nosotros proyectamos 50 km por año, lo que requiere más recursos y más capacidad institucional. Otro problema es el uso del espacio porque estos proyectos requieren apartar carriles para buses exclusivamente, y todavía tiene mucha fuerza en nuestras mentes la imagen de la calle prioritariamente para los autos privados.

Una apuesta combinada de calidad y cantidad permitiría a mediano plazo complementar los corredores de alta demanda como Insurgentes, Reforma o Periférico con sistemas de trenes o metro subterráneo conectados con Toluca, el Nuevo Aeropuerto y la Terminal de Buenavista, para darle una estocada final al modelo de movilidad del auto privado. Pero insisto, apostarle a estas soluciones de alta tecnología y costo sin garantizar el derecho a la movilidad de los millones de mexicanos que hoy no tienen acceso a servicios de calidad suficiente no hará más que aumentar la brecha que nos separa de los países ricos y de la equidad social. Los próximos 10 años de Metrobús en la Ciudad de México son por lo tanto claves.

Más info aquí y aquí.

 

@transeunte

Close
Comentarios