Desafío modal 2018: por una movilidad segura

En México, la inseguridad vial sigue siendo un problema de salud urgente, que causó la muerte de 16 mil 185 personas en 2016. La violencia vial nos afecta de manera desigual: peatones y ciclistas representan la mitad de los fallecimientos por siniestros de tránsito, y éstos son la segunda causa de muertes entre niñas, niños y jóvenes de 5 a 24 años.

Por: Brenda Martínez, Clara Vadillo Quesada y Marianely Patlán

Todos los días, millones de personas salen de sus hogares para trasladarse al trabajo o a la escuela, utilizando uno o varios modos de transporte. Pero ¿alguna vez se han puesto a pensar en las implicaciones que tiene moverse de esta forma en la ciudad? El Desafío Modal es una iniciativa que nos invita a hacernos esta pregunta a través de un ejercicio sencillo: simular las características de un viaje cotidiano en cada ciudad donde se realiza. Para ello, se selecciona un punto de partida y uno de llegada, y las y los participantes se dirigen a ese punto en hora pico usando diferentes modos de transporte como el caminar, la bicicleta, el transporte público, la motocicleta, el automóvil, o una combinación de varios.

El Desafío Modal es convocado anualmente desde 2012 por la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED), en conjunto con organizaciones de la sociedad civil. Desde su origen, el Desafío Modal ha buscado posicionar temas prioritarios en la agenda de movilidad sustentable, como la asignación de presupuesto, la movilidad eficiente, el impacto ambiental y, en esta ocasión, la seguridad vial. Este año, el Desafío se realizó en 22 ciudades mexicanas, con la intención de hacer un llamado a las autoridades, locales y nacionales, para prevenir muertes y lesiones causadas por el tránsito.

¿Por qué hablar de seguridad vial? En México, la inseguridad vial sigue siendo un problema de salud urgente, que causó la muerte de 16 mil 185 personas en 2016.[1] La violencia vial nos afecta de manera desigual: peatones y ciclistas representan la mitad de los fallecimientos por siniestros de tránsito,[2] y éstos son la segunda causa de muertes entre niñas, niños y jóvenes de 5 a 24 años.[3] Cada muerte y lesión grave causada por el tránsito afecta de manera irremediable la estabilidad económica y emocional de una víctima y sus familiares. Se estima que una discapacidad permanente después de un siniestro cuesta a la persona un promedio de 250 mil pesos a lo largo de su vida,[4] costos que son principalmente incurridos por víctimas que originalmente se trasladaban a pie.[5] En otras palabras, la seguridad vial también es un factor de inequidad, en un país que sufre de desigualdad crónica.

¿Qué concluir de los resultados del Desafío Modal?

El Desafío Modal no es una competencia, por lo que no se trata de llegar primero. Así, además de registrar los tiempos de llegada en esa simulación de viajes cotidianos, registramos el nivel de estrés, de felicidad y de percepción que seguridad que tuvieron las y los participantes en su recorrido. Esto con la intención de resaltar que hay varios componentes que afectan nuestra comodidad en viajes cotidianos, y sobre todo, para ser más conscientes de las implicaciones que nuestra decisión personal de movilidad tiene para las demás personas. La mitad de los viajes que se hacen en Ciudad de México son de menos de 8 kilómetros, por lo que para este ejercicio se seleccionó el tramo Buenavista-Condesa, de aproximadamente 6 kilómetros. La motocicleta fue la primera en llegar al punto de destino con 14 minutos de recorrido, con 17 minutos de recorrido llegó la bicicleta, el tercer modo en llegar fue la persona en patines, en 24 minutos. El automóvil registró un recorrido de 44 minutos y el recorrido intermodal de 48 minutos.

La motocicleta permite reducir tiempos de traslado, debido a las altas velocidades que puede alcanzar y al poco espacio vial que requiere. Sin embargo, precisamente por la alta velocidad, la motocicleta puede resultar peligrosa para sus conductores/as y las demás personas: en Ciudad de México, usarla representa un riesgo 27 veces más alto de fallecer en un siniestro que al usar la bicicleta.[6] A pesar de que la motocicleta usa menos combustible y emite menos dióxido de carbono que un automóvil, emite más contaminantes responsables del smog y genera una alta contaminación sonora que llega hasta dos veces el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud.[7] Al contrario, caminar, usar patines y la bicicleta no generan emisiones o ruido, y alcanzan velocidades bajas y controlables que permiten evitar la mayoría de los siniestros y rara vez producen lesiones graves. De acuerdo a nuestros registros, las personas que hicieron el recorrido en bicicleta declararon sentirse muy felices en el trayecto, aunque la percepción de seguridad vial fue muy baja, lo cual resalta la necesidad de tener más infraestructura ciclista que vuelva esta opción segura y atractiva para más personas.

El recorrido en transporte público es el caso más preocupante, e incluso indignante, en una de las ciudades más grandes del mundo donde este modo debería ser la opción confiable de la mayoría de personas. Sin embargo, en este ejercicio se demostró que todavía no es así. La persona usuaria del transporte público llegó en 48 minutos al punto de reunión, después que el automóvil, en plena hora pico, a pesar que el recorrido se hizo en zona céntrica que cuenta con la mejor infraestructura de transporte masivo de la ciudad.

En 2018 como en años anteriores, el Desafío Modal nos demostró que Ciudad de México, al igual que otras ciudades mexicanas, sigue careciendo de infraestructura adecuada y segura para incentivar la movilidad sustentable. Sobre todo, sigue careciendo de una inversión justa, hacia una mejora en la calidad de vida de las personas que la habitamos. Sigamos defendiendo nuestro derecho a movernos por la ciudad sin que eso implique poner en riesgo nuestra vida y la de otras personas.

 

* Brenda Martínez es líder de comunicación, Clara Vadillo es líder de política pública, y Marianely Patlán es líder de la estrategia Ciclociudades. Las tres trabajan en el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP México).

 

@transeunteorg

 

Para conocer los resultados del Desafío Modal 2018 en otras ciudades, consulta #DesafíoModal y biciredPara conocer los avances y las lagunas de la política de seguridad vial en la Ciudad de México, consulta el “Informe Visión Cero CDMX” aquí.

 

Referencias:

[1] Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (2018). Informe sobre la situación de la seguridad vial, México 2017.

[2] Algunas veces referidos como hechos de tránsito y otras tantas, de forma equivocada, como accidentes de tránsito.

[3] Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Defunciones generales, 2016.

[4] Sánchez-Vallejo et al. (2015). Costo económico de la discapacidad causada por lesiones de tránsito en México durante 2012. Cad. Saúde Pública, Rio de Janeiro, 31(4): 755-766

[5] Hijar, M. et al. (2004). Road traffic injuries in an urban area in Mexico. An epidemiological and cost analysis. Accident Analysis and Prevention, 36: 37–42.

[6] La tasa de mortalidad por 100 millones de viajes en motocicleta hacia o en la CDMX alcanza 128.5, en comparación de 6.8 y 4.7 para 100 millones viajes caminando y en bicicleta respectivamente. Estas cifras fueron calculadas a partir de los datos de defunciones causadas por accidentes de tránsito (claves V010 a V799 de la clasificación CIE-10) del Subsistema Epidemiológico y Estadístico de Defunciones 2016, Secretaría de Salud; y datos de viajes con destino a la Ciudad de México realizados en motocicleta, bicicleta, caminando y en transporte público, de la Encuesta Origen Destino en Hogares de la Zona Metropolitana del Valle de México 2017, Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

[7] Velardo, G. (2017, Mayo 9). “Motocicletas: dos ruedas de problemas”, Nexos. Recuperado de aquí.

Close
Comentarios