Mariguana legal en Corea… del Norte

Según los testimonios disponibles, en Corea del Norte la mariguana representa una efectiva opción fumable ante el tabaco, que allá es muy caro, y su uso representa una alternativa distensora de muy fácil consecución para todo aquel que la desee.

No pises la hierba. Fúmatela.

Anónimo

El mundo es grande y complejo, muy complejo. El durísimo, autoritario y dictatorial gobierno de Corea del Norte no penaliza el consumo libre de mariguana por una razón simple: no considera a la planta una droga. Heredera de una percepción milenaria que la mira como un vegetal más que “pega” con facilidad en cualquier clima y prácticamente en cualquier paisaje, sorprende saber que la mariguana es compañera habitual de norcoreanos que viven tanto en las urbes como en los entornos rurales.

Sorprende, pero así es.

Más allá de saber que Norcorea padece un gobierno enloquecido que amenaza nuclearmente al mundo un día sí y el otro también, la primera información al respecto de que la mariguana se encuentra perfectamente tolerada en la tierra de Kim Jong-un llegó aquí gracias a un par de artículos publicados hace tiempo por la revista Vice, sin embargo, hay que decir que al día de hoy otros medios y diversas fuentes han tratado de investigar algo más con respecto a la mariguana, increíblemente normalizada desde hace mucho tiempo dentro de una sociedad terriblemente acostumbrada a la persecución y las prohibiciones.

Según el diario inglés The Guardian, lo que se fuman los norcoreanos no es en realidad mariguana como la conocemos los consumidores del resto del planeta, sino una mezcla de hierbas locales combinadas con tabaco y sí, con un poco de cannabis que producen un efecto relajante (que imagino debe ser la mar de útil en un lugar como Corea del Norte). Para el sitio sensiseeds.com -especializado, como se mira desde el nombre, en todo lo relacionado con el tema-, las afirmaciones de los británicos pueden no ser tan precisas ya que, según opiniones de expertos, esa idea de la famosa “mezcla” de hierbas oculta en realidad poca experiencia en el consumo de cannabis, con las naturales confusiones alrededor. En todo caso, afirma el sitio, lo que sí parecen indicar los testimonios es que allá la planta contiene un porcentaje regularmente bajo de tetrahidrocannabinol, el psicoactivo propio de la mariguana, responsable principal de que mucha gente y muchas autoridades alrededor del mundo la miren con temor y desconfianza.

Según los testimonios disponibles, en Corea del Norte la mariguana representa una efectiva opción fumable ante el tabaco, que allá es muy caro, y su uso representa una alternativa distensora de muy fácil consecución para todo aquel que la desee. Eso sí, es difícil que un norcoreano común y corriente se aventure a compartir un churro con un extranjero, pues en aquel territorio los forasteros son vistos con recelo. Son altas las posibilidades que enfrenta cualquier norcoreano de ser castigado si se le mira trabando algún tipo de relación amistosa con uno.

Soldados comunes, empleados convencionales, trabajadores del campo, en Corea del Norte cualquier adulto, si así lo quiere, puede tener acceso al cannabis, que allá recibe el popular nombre ip tambae (que paradójicamente significa algo así como hoja de tabaco). Barata, ligera pero ponedora, accesible y no rodeada de prejuicios sociales ahí está, creciendo en libertad, la mariguana norcoreana, una especie de cannabis que difícilmente probaremos los occidentales curiosos algún día.

Holanda, Uruguay, Portugal y una parte nada desdeñable de Estados Unidos son territorios donde el consumo canábico hoy es legal. Resulta más que curioso, curiosísimo, añadir a esa lista un país como Corea del Norte, territorio en el que, la verdad, nadie pensaría a la hora de hablar de mariguana legal.

Paradojas de la Tierra: un norcoreano puede disfrutar hoy un toque sin temor de ser perseguido. Un mexicano, no.

Paradojas de la Tierra.

 

@elimonpartido

Close
Comentarios