La Marcha Verde

La XVIII edición de la marcha por la liberación de la mariguana en México está llamada a lucir muy distinta a lo que fue la primera edición en nuestro país.

“La gente se pregunta y esos güeyes quiénes son, pues somos los pachecos exigiendo solución”.

 

Bajo la premisa de que lo que se busca es cambiar la ley, no romperla, este sábado 5 de mayo partirá de la Alameda Central hacia el Ángel de la Independencia la tradicional marcha a favor de la legalización de la mariguana recreativa en nuestro país. Aunque la cita para todos los interesados en la Ciudad de México se encuentra acordada a partir de las 15:00 h, cuando arrancará un pequeño festival musical que naturalmente se irá transformando en evento político-cultural con el paso de los minutos, la salida formal de lo que uno desearía fueran numerosos contingentes será, como la tradición obliga, en punto de las 16:20 h. La marcha “Por la liberación de la mariguana en México”, como la han titulado sus organizadores, se llevará a cabo de forma paralela en otras ciudades como Tijuana, Monterrey, Guadalajara y Mérida. Además de cantos habrá consignas, posturas, tomas de partido a favor de la legalización y, naturalmente, mariguana.

Los tiempos que las sociedades dictan para que las políticas progresistas se abran paso aquí suelen ser, más que largos, larguísimos. Del México porfirista que encarceló ciudadanos por haber cometido el terrible delito de ejercer su orientación sexual con limitadísima y mal alumbrada libertad al país que paulatinamente normaliza el matrimonio igualitario ha pasado más de un siglo. Del México en el que cualquier integrante de la enorme comunidad LGBTTTIQ (espero que no me haya faltado ninguna letra) debía esconderse para librar una violencia estúpida al país que se va acostumbrando al colorido de la Marcha por la Diversidad Sexual media el tránsito de una sociedad machista-presidencialista a una mucho más democrática y libertaria. Los avances siempre se toman su tiempo… aunque aquí el tiempo que se toman sea demasiado.

La XVIII edición de la marcha por la liberación de la mariguana en México está llamada a lucir muy distinta a lo que fue la primera edición en nuestro país. Integrada por un número robusto pero aún tímido de temerarios consumidores que se atrevieron a encender un gallo frente a la policía, hay que agradecer hoy a aquellos primeros manifestantes el que este fin de semana seamos una cantidad algo mayor quienes contribuiremos de alguna forma a que la humareda bajo la que recorreremos un tramito de Juárez y posteriormente Paseo de la Reforma sea más espesa. Es seguro que a lo largo de la manifestación saldrá alguien a rechazar nuestro derecho a consumir la sustancia de nuestra preferencia (como si a él el Estado le volviera difícil conseguirse una cerveza en donde quiera), pero ante esa clase de eventualidad lo mejor será calcar el comportamiento de cualquiera de nuestros amigos integrante de la comunidad sexualmente diversa, contrastando la intolerancia con una abierta sonrisa que contagie gusto por la libertad.

Carriles laterales

  • A la marcha en pro de la legalización de la mariguana se suma este fin de semana (del viernes 4 al domingo 6) la llegada a la Ciudad de México del Museo de Política de Drogas. Idea nacida en Nueva York y que ya se ha presentado además en Montreal y Londres, el enfoque de la muestra busca subrayar los daños que las políticas prohibicionistas han ocasionado en la sociedad, construyendo un discurso artístico en el que se resalta el valor de los derechos humanos de los consumidores y la pertinencia de dar al problema un trato médico y no policial. El viernes y sábado abrirá de 10 a 21:00 hrs y el domingo de 10 a 19:00 hrs. Lucerna 32, colonia Juárez. Entrada obviamente libre.
  • Para seguir reflexionando sobre el tema hay que leer “Aquí no es Miami”, colección de relatos que se internan en la oscuridad que entre otras cosas dio pie a la guerra contra las drogas. Dueña de una de las mejores y más lúcidas plumas del país, su autora, Fernanda Melchor, consigna aquí un microcosmos relacionado con su lugar de origen, Veracruz, que es a la vez sombrío reflejo del drama que vive todo el país. Un libro tan duro como conmovedor. Es de Random House.

 

@elimonpartido

Close
Comentarios