Legalización, ahora sí

De llegarse a la despenalización de la mariguana, el Estado Mexicano no estaría haciendo más que lo que otros estados de otras naciones soberanas en el mundo ya han hecho, pero justo al inicio de un gobierno que ha llegado legítimamente al poder levantando amplias expectativas.

El anuncio de Olga Sánchez Cordero, respecto a despenalizar el consumo de la marihuana pero también —y sobre todo— su cultivo y el cultivo de la amapola es, sin duda alguna, el suceso más importante de los últimos cuatro días.

Emiliano Monge.

 

Ha dicho Olga Sánchez Cordero, próxima Secretaria de Gobernación: “Probablemente estemos presentando una iniciativa para despenalizar cuando menos la mariguana, la siembra y el trasiego. Probablemente, porque Andrés (Manuel) es mucho de consultas: tenemos que tener foros. Ya me instruyó para tener varios foros, tanto en la política de seguridad como también en este tema. Es más, el día de ayer también la Corte acaba de sacar un precedente maravilloso en relación a la compra de las semillas. Canadá lo acaba de hacer hace dos semanas, veinticinco estados de la Unión Americana ya lo tienen y nosotros nos estamos matando aquí. Tenemos que avanzar en todo lo que es la tendencia mundial. Yo también quiero plantear -esto no lo he platicado con Andrés Manuel-, la posibilidad de que la amapola sea para fármacos y se venda a farmacéuticas. Siembra de amapola. En Guerrero, precisamente, no sé cuántas poblaciones, 120, viven de la amapola y mueren por la amapola, y mueren por la mariguana. Y se matan. Yo creo que debemos ir avanzando en estos temas”.

Las declaraciones de Sánchez Cordero, emitidas ayer en el noticiero matutino que conduce Carlos Loret, representan, sí, con mucho, las más trascendentales dentro del dramático entramado que se quiere resolver con relación a dos de las sustancias que ahora mismo, en este instante en que usted lee, dejan un reguero de sangre en el país sin que la política punitiva ejercida por las administraciones panista y priista anteriores hayan disuadido a un sólo ciudadano de su compra y, particularmente, de su consumo.

De llegarse a la despenalización de la mariguana, el Estado Mexicano no estaría haciendo más que lo que otros estados de otras naciones soberanas en el mundo ya han hecho, pero justo al inicio de un gobierno que ha llegado legítimamente al poder levantando amplias expectativas. Por su parte, el caso con la amapola mostraría, como ya ha sucedido con las dieciocho naciones que mantienen cultivos legales, la voluntad de un país productor como el nuestro por dejarse de dobles morales y asumir, tomando el toro por los cuernos (o la amapola por alguno de sus pétalos hermosos), una política que normalice el ingreso de una sustancia muy apreciada en el mercado al circuito virtuoso de la ley. Cuando hablamos de naciones en las que el cultivo de amapola (que también es conocida bajo el poético nombre de “adormidera”) se ha legalizado ya, nos referimos a países tan disímbolos como Austria, Rumania, España, Japón y Macedonia entre otros, estados todos que, por cierto, han legalizado la adormidera trayendo con ello una enervante y apetitosa aportación a sus respectivas haciendas vía el impuesto gravado a la flor, además del ingreso de sustancias de buena calidad al mercado de la morfina y otros opioides.

Las palabras de quien será la próxima Secretaria de Gobernación han generado reacciones, y hay que decir que la mayoría son favorables. Por lo menos hasta el momento en que esta colaboración se escribe. El reloj de los cambios comienza a avanzar y si a este ritmo han de moverse las manecillas, parece que un viento suave correrá por el país, por lo menos durante estas primeras semanas.

Aquellos que siguen pensando que acabamos de regresar a 1976 quizá deberían elaborar una reflexión más profunda ¿cuándo Luis Echeverría iba a legalizar la mota?

Todo se resume brillantemente en el tuit que el escritor Jaime Mesa subió a las redes ayer por la noche: “ya somos más Uruguay que Venezuela”.

Carril lateral

  • ¿Se ve muy mal que aquí les recuerde que por ahí anda un libro que se llama “Historias Verdes”?

 

@elimonpartido

Close
Comentarios