Mariguana a la mexicana

En este libro, su autor, Nacho Lozano, palntea todo lo que cualquiera podría preguntarse sobre mariguana: desde su pormenorizada historia que se remonta al tiempo de la Conquista hasta entrevistas con adictos y simples gustosos.

La mariguana es el elefante verde en la habitación. Fumar mariguana en este país es muy común pero poco público. Es un clóset verde, una suerte de homosexualidad a la mexicana porque se oculta; es una adicción que encubrimos por muchas razones. La mariguana es una apestosa adicción que delata al que se esconde.

Nacho Lozano

 

Desde Parménides García Saldaña -insigne maestro, hoy extrañado- pasando por José Agustín y todas las plumas que derramaron imaginación cuando “la onda” se asentó aquí, las referencias literarias hacia la mariguana han sido una constante en nuestras letras. Ya más recientemente, libros enteros dedicados a la planta han aparecido con el correr de años más o menos cercanos: “La Mota”, de los activistas Jorge Hernández Tinajero, Leopoldo Rivera Rivera y Julio Zenil; “Tradición, disfrute y prohibición” de Carlos Martínez Rentería y el mismo Leopoldo Rivera; “República Pacheca”, de Enrique Feliciano H.; “Marihuana; el viaje a la legalización” de Lourdes Cárdenas e “Historias Verdes”, de su seguro servidor, entre otros, dejan entrever con contundencia que el tema de la sustancia que a principios del siglo pasado no permitía a la cucaracha caminar, interesa a nuestra sociedad mucho más de lo que la perjudicial política punitiva deja ver, creando un nicho de recapitulación y análisis dentro del cual varios autores hemos procurado añadir nuestra propia perspectiva al tema buscando, en todos los casos, enriquecer la discusión sobre un asunto que, más allá de profesar la religión pacheca o no, urge resolver.

En ese sentido, la aportación que Nacho Lozano —muy estimado colega, a quien conocí trabajando para el noticiero matutino de W Radio hace muchos más años de los que ambos estamos dispuestos a reconocer— brinda al periodismo que sobre mariguana se ha producido en nuestro país es relevante: su libro más reciente, “Mariguana a la mexicana” (Editorial Grijalbo), constituye un articulado y muy completo reportaje sobre la mariguana aquí. Repleto de datos que ayudan a comprender el tema con todas sus aristas, al libro hay que agradecerle compilar en un solo material todo lo que cualquiera podría preguntarse sobre mariguana: desde su pormenorizada historia que se remonta al tiempo de la Conquista hasta entrevistas con adictos y simples gustosos realizadas tanto en celdas como en restaurantes; información útil sobre detalles sobresalientes, como el número de detenciones que a diario se llevan a cabo en la capital por el delito de “posesión”, el número de publicaciones que sobre cannabis circulan en México y el costo real, en pesos y centavos, que la guerra encabezada por Felipe Calderón le significó a este país que, pese a ella, no ha disminuido un ápice su nivel de producción ni de consumo.

Naturalmente no les voy a spoilear el trabajo de Nacho, así que no compartiré aquí los datos, prefiero mejor recomendarles que consigan el libro.

Un auto hecho con cáñamo; los queveres que al inicio de su historia tuvo Levi´s con el hemp cuando produjo sus primeros pantalones de mezclilla empleando esa fibra; las velas de Colón hiladas con base en la materia que después se volvería tan popular en el continente recién descubierto…todas esas historias están aquí. También las de un colectivo de madres de niños enfermos de diversos padecimientos que ya están produciendo la mariguana medicinal que necesitan —y que por lo mismo, se están pasando por el arco del triunfo la absurda legislación propugnada por Cofepris—; la de un músico que lleva años hablando con sus hijos sobre mariguana sin ningún tapujo y un atisbo sobre el clóset verde dentro del que muchos consumidores malviven. Cifras y opiniones. Datos duros y contraste humano. El gran viaje de la mariguana (a la mexicana, pues) que todo interesado debe conocer se encuentra dentro de este volumen de portada tan verde como el tema amerita. Consíganse ya “Mariguana a la mexicana”, para ilustrar su fervor y construir con solidez sus argumentos. La cucaracha va estar feliz (y documentada).

  • Carril lateral

Ahora que el Comité de Derechos Humanos de la ONU falló a favor de Lydia Cacho resolviendo que, a trece años de los abusos de que fue objeto por parte de Kamel Nacif, el góber precioso (que por ahí anda, impune) y otros personajes de la misma calaña, no se le ha hecho justicia, conviene recordar que todo el prestigio que posee la periodista proviene directamente de su impecable trabajo. Con una obra que abarca temas como la pornografía infantil, la trata de personas, la impunidad y otras injusticias, ahora la autora de “Los demonios del Edén” suma a la lista de sus libros “#EllosHablan”, retrato estremecedor del machismo en México que aporta una novedad a contrapelo: hacer que sean los propios hombres quienes hablen acerca de la forma en que fueron educados para la violencia y el desprecio, permitiendo generar la reflexión acerca de los orígenes de la crueldad masculina y con ello, dando pauta para solucionar definitivamente el problema. “#EllosHablan” busca comprender para corregir. En estos tiempos de cambio, su lectura nos conviene a todos.

 

@elimonpartido

Close
Comentarios