Con M de Maple

En tan solo dos años a partir de este momento (gracias, en gran medida, a la inclusión de los consumidores canadienses dentro del mercado legal) el valor total del mercado mundial de la mariguana, con la inmensa cauda de productos de todo tipo que trae consigo, equivaldrá a unos 32 mil millones de dólares, de acuerdo con distintas entidades financieras.

Tendremos un nuevo sistema funcionando. Uno que mantenga a la mariguana lejos de las manos de nuestros niños y evite que el crimen organizado se beneficie de ella.

Justin Trudeau

 

Canadá se ha convertido en el primer país integrante del G7 en legalizar la mariguana. Tras siete meses de debate, Justin Trudeau ha cumplido una de sus principales promesas de campaña. Por primera vez, una nación de esas que podemos señalar como primermundistas ha decidido despenalizar el consumo de mariguana e integrarlo al mercado regido por las leyes de la oferta y la demanda, acompañándolo de una serie de restricciones -como la prohibición de manejar en estado de pachequez, por ejemplo- que atañen al más puro sentido común y ya no consideran un criminal al usuario de una sustancia que, legal, inaugura un mercado de inmensas proporciones para la industria canadiense.

Según los datos que aporta, entre otros, BDS Analytics -entidad financiera especializada en el índice de mercado del cannabis- en tan solo dos años a partir de este momento (gracias, en gran medida, a la inclusión de los consumidores canadienses dentro del mercado legal) el valor total del mercado mundial de la mariguana, con la inmensa cauda de productos de todo tipo que trae consigo, equivaldrá a unos 32 mil millones de dólares.

En Canadá, a partir del primer minuto del pasado 17 de octubre, el fisco distribuirá el 75 % del impuesto sobre la mariguana entre las provincias del territorio y dispondrá del 25 % para dejarlo a Ottawa, capital del país. En México, el fisco no percibe ninguna cantidad derivada del impuesto a una planta que ya ha sido legalizada en un país industrializado pues su uso, tenencia, siembra y consumo se encuentra perseguido y es penado con cárcel.

En Canadá, a partir del miércoles pasado, es posible llevar con uno hasta treinta gramos de mariguana. La legislación vigente también permite cultivar hasta cuatro plantas en el domicilio particular. En México se “permite” la tenencia de hasta cinco gramos, pero si un policía te captura en posesión de esa cantidad o una inferior discute contigo hasta conseguir que le des dinero a cambio de no subirte a la patrulla. Esto no ocurre siempre, pero sí muy seguido. En los casos más terribles, el propio policía te siembra dentro de la ropa cualquier cantidad de mota para inflar los gramos que portabas. La defensa ante el abuso resulta complicadísima. Por otra parte, en México, si posees en casa una triste, pequeñísima planta de mariguana, puedes ser acusado de delincuencia organizada.

En Canadá ha aparecido la Chrontella, crema untable de cacao y avellana con extracto de cannabis que comienza a tener una respetable cantidad de público aficionado a hacerse su sandwich y la mezcla de maple con mariguana ha dado lugar a la producción de caramelos y paletas artesanales de (gran) venta, dirigida por supuesto sólo a mayores de edad. En México, el Pelón Pone Rico, una golosina creada en la clandestinidad, accede al mercado a hurtadillas y el diseño de su envoltura -prácticamente idéntico al de la golosina en la que basa su éxito de ventas- puede prestarse a confusión entre niños.

Cosas de la ilegalidad.       

 

@elimonpartido

Close
Comentarios