50 aniversario de la construcción del Muro (parte 2)

En la foto se puede ver el Check Point Charlie.

Las púas de ‘Rose’


SEGUNDA PARTE

El problema alemán y la cuestión sobre Berlín
Durante la Guerra Fría, tanto la política exterior alemana, como la internacional, tuvieron como tema central la Cuestión sobre Berlin, misma que formaba parte de la Cuestión sobre Alemania. En un análisis del diario belga Le Soir, publicado el 8 de agosto de 1961, trata la cuestión y critica a las partes involucradas por no ver más allá de sus propios intereses y el mantenimiento del status quo que conviene a cada parte. Además, como bien apunta Le Soir, la cuestión sobre Berlín no trata solamente de la reunificación alemana, sino del status quo europeo. “Si la RFA integrara a la RDA a su territorio, entonces el problema de las fronteras podría desplazarse hacia Polonia.” El espíritu de la política internacional, apoyada por los germanos occidentales, según Le Soir, sería “París se defiende en Berlín”. El artículo de Le Soir analiza la situación desde ambos frentes: para los soviéticos sería ventajoso firmar el tratado de paz con la RDA, pues reconocería de facto a este Estado, lo que obligaría al gobierno de la RFA y a los aliados a negociar con ellos las vías de comunicación, lo que aplastaría la política reivindicativa de Bonn y otorgaría a la RDA el derecho de negociar sus fronteras.
Por el lado de Adenauer, dice Le Soir, el punto de vista no es muy distinto. Busca revisar el status quo de Berlín después de la guerra, pero en el sentido opuesto. Adenauer declaró que el Gobierno federal rechaza toda propuesta del problema alemán sobre la base del mantenimiento del statu quo de pos-guerra, el cual se niega a reconocer y se propone revisar.
Le Soir explica entonces que para los Rusos, así como para los Alemanes, es el statu quo lo que está en el centro del debate. Berlín y la reunificación de Alemania no son más que cuestiones accesorias. Cada uno de los dos adversarios ha mostrado bien hacia dónde quiere llegar con el medio que propone – ya sea un tratado de paz o la “autodeterminación” – para una solución del “problema alemán”.
Le Soir muestra que la autodeterminación aparejada a la firma del tratado de paz con la RDA sería un derecho de los alemanes y berlineses de esa zona de influencia soviética, aunque la URSS no estaría en condiciones de impedir que se uniesen a occidente, la cuestión quedaría en la RDA. Pero que en Bonn el tema de la autodeterminación se mira desde otra óptica, pues habla de la autodeterminación de todos los alemanes, e inclusive de los satélites de la Unión Soviética, lo que evidentemente pondría en jaque los intereses soviéticos. No habría que olvidar que para los alemanes occidentales la reunificación no es solamente un deseo, sino un objetivo constitucional.
Finalmente, entre el discurso televisado de Kennedy en julio de 1961 y el sellado de las fronteras de Berlín en agosto del mismo año, quedó claro que ambos poderes buscaban mantener el status quo de Berlín y con la dividida ciudad, continuar su juego de ajedrez. Mientras las libertades de millones de personas fueron sacrificadas.
La Cuestión sobre Berlín como lo muestra Le Soir, contenía varios aspectos y es que en una ciudad se concentraba el juego de ajedrez de los dos imperios en que se dividía el mundo. El problema de Berlín entre 1949 y 1990 puede dividirse en cinco dimensiones: la dimensión de derecho internacional, la dimensión nacional, la diplomática, la geopolítica y la humanitaria. El acercamiento a todas las cuestiones relacionadas con Berlín, y su división en Berlín oriental y occidental, debían tomar en consideración estas cinco dimensiones, pues la ciudad se convirtió en el tablero de “Turista” de los poderes mundiales.
Por ejemplo, el ultimátum de Jrushchov de 1958 proponía la creación de un tercer estado dentro de Alemania. La idea de que Berlín se convirtiera en un estado libre fué rechazada, pero fué oficialmente denominada “la teoría de los tres estados.”
La Cuestión de Berlín tuvo hasta 1989, 5 momentos críticos: En las conferencias de Yalta y Potsdam para la repartición del territorio entre los cuatro aliados; en la introducción de la reforma económica y del marco alemán en la zona occidental y el bloqueo de Berlín occidental por los soviéticos; en el ultimátum de Jrushchov; en la construcción del muro y la consecuente tensión en las relaciones durante los años siguientes; en 1971 cuando se firma el Acuerdo de los cuatro poderes sobre Berlín en que se establecen las bases del estatus jurídico del estado dividido y comienza el periodo de Détente, la relación con Berlín occidental con la RFA y el acceso a ella; y, en 1989 con la caída del muro y el inicio “del cambio” o “Die Wende”.

Julio de 1961, el mes de las decisiones.
El 4 de julio, Pervukhin embajador de la URSS en la RDA envía una carta al ministro de exteriores Gromyko, en ella le informa sobre la necesidad de tres medidas para evitar la fuga de personas de la RDA y de Berlín Oriental (OB): limitaciones a las salidas para ciudadanos de la RDA hacia OB y Berlín Occidental (WB), refuerzo en la vigilancia de los anillos de la frontera alrededor de Berlín y una limitación a la libertad de tránsito entre OB y WB.
Para el mes de julio la gente de la RDA que había llegado a OB en búsqueda de la salida no podía ya abandonar la ciudad ni por agua ni por tierra sin peligro a ser arrestado por deserción. Sin embargo, la posibilidad de salir por aire seguía abierta. Se cruzaba por el aeropuerto de Schönefeld, en OB y los aeropuertos Tegel y Tempelhof, ubicados en WB permitían la salida hacia la RFA. Ulbricht buscaba que todo el tráfico aéreo de Berlín partiera de Schönefeld para poder tener mayor control. Los planes ya eran desesperados.
El comunicado de Pervukhin tuvo buena recepción, Jrushchov solicitó un estudio sobre las consecuencias del cierre de las fronteras al General Yakubovski y consultó la medida con Gromyko y su delegado, Semenov. Según un diplomático, quien después fungiera como embajador en la RFA, Yuli Kvitsinsky, el 6 de julio se recibieron noticias desde Moscú. Él y Pervukhin tendrían la encomienda de ir a avisar a Ulbricht que tenía “luz verde” para la construcción del muro. La información de Yakubovski sonaría contradictoria con el protocolo al que recientemente se ha tenido acceso y que da cuenta de la reunión entre Ulbricht y Jrushchov, previa a la cumbre del Pacto de Varsovia el 1 de agosto en Moscú, sin embargo esta noticia de julio podría tratarse de una primer autorización, que sería nuevamente consultada con Jrushchov antes de comunicarla a los miembros del Pacto y ponerla en práctica.
Yakubovski relata que buscaron a Ulbricht en el edificio de la Asamblea y al darle la noticia, Ulbricht comenzó a explicar su idea “debe ser un domingo, un domingo de verano, cuando los berlineses salen a pasar el día en el bosque o en el lago, para cuando vuelvan todo habrá pasado.” Unos días más tarde, Ulbricht designó a Erich Honecker, Ministro de Seguridad, como encargado de la operación. Honecker, quien sucedería a Ulbricht en su carácter de Secretario General del SED, a su vez se coordinó con Erich Mielke, el Ministro de Seguridad Nacional y director (hasta 1987) de la Stasi. Éste comenzó con un plan de medidas para reforzar la seguridad en las fronteras y en el anillo que abrazaba la ciudad. La información sobre ‘Rose’ permanecía secreta y se manejaba solamente en el más alto nivel.

Agosto de 1961, los preparativos.
Para el 31 de julio el campamento de urgencia de Berlín-Marienfelde registraba 30.444 refugiados de la RDA.
Ulbricht viajó a Moscú, el día 1 se reunió con Jrushchov y recibió su autorización para construir el muro. Jrushchov le dió una o dos semanas, Ulbricht quería que fuera un domingo, el día 13 de agosto sería perfecto para poner el plan en práctica. Aunque Jrushchov enfatizó que la medida era sólo defensiva, estaba claro, el mantenimiento del status quo en Berlín estabilizaría a la RDA. Cada Berlín era el As en el juego de póquer, ganaría la partida quien hiciera mejor juego con el suyo.
El día 3 se celebró la reunión con los miembros del Pacto de Varsovia a quienes Ulbricht pediría apoyo económico y la aprobación de la medida. Los miembros del Pacto funcionaban sólamente como legitimadores de una medida que ya había sido previamente acordada y estaba en preparación. La aprobaron y emitieron una declaración. La RDA dependía en muchos frentes económicamente de la RFA, por lo que requería del apoyo de los miembros del Pacto para hacer frente a las sanciones económicas que pudieran aplicarse. Ulbricht no era muy bien visto entre sus camaradas del Pacto. Los satélites enviaban grandes porcentajes de su producción a la RDA pues la URSS había tomado medidas extremas para apoyarla económicamente. El éxodo en realidad se debía al mal desempeño de Ulbricht. La ayuda por parte de los satélites implicaba apretar el cinturón a sus ciudadanos y no era fácil convencerles. Aún así, la decisión no cambió. Ulbricht volvió el 5 de agosto a Berlín e informó al Politburó el día 7, y envió la información a la Asamblea Popular para que realizara una sesión especial el día 11, el plan ‘Rose’ estaba en marcha.
Según datos del BPB, la pérdida total de población de la RDA durante los primeros 12 días del mes fué de 16,785 personas. Las medidas de la RDA durante los primeros días de agosto ya habían llegado a su cumbre, eran percibidas como totalitarias y había un ambiente claramente hostil contra los trabajadores fronterizos.
Para el 9 de agosto unos 60 funcionarios y militares de la RDA ya conocían la operación ‘Rose’, era una cuestión de gran importancia evitar que se filtrara a la inteligencia occidental. El 11 de agosto se anunció a los periodistas del SED y a jefes regionales en una reunión convocada en el edificio del Comité Central en el Werderscher Markt. Se instruyó para la contra-inteligencia y la propaganda que justificara la acción y se ayudara a calmar a la población de la RDA.
Durante los primeros días de agosto se sostuvo una reunión en París con los ministros de exteriores de los aliados occidentales. Se informó a los embajadores de los Estados Unidos en Europa sobre los resultados de dicha reunión, el Secretario Dean Rusk, informó que se podría negociar el estatus de Berlín con los soviéticos en octubre o noviembre, y presentó los intereses primordiales para la defensa de WB: la presencia de los poderes aliados en WB y la libre entrada a la ciudad. Los Estados Unidos no creían ya probable que el reclamo de sus derechos de acceso a la ciudad podrían desatar una guerra atómica. La pura entrega de los derechos de control a la Alemania oriental no sería visto más como un ‘casus belli’. Los planes militares debían ser cambiados y se buscaría ampliar las posibilidades de negociación diplomáticas, junto con las opciones militares. Finalmente Dusk informa que la administración Kennedy ha cambiado de estrategia. “Estamos ahora enfatizando la construcción de fuerzas convencionales no porque prefiramos una guerra terrestre en Europa a bombas de hidrógeno en los Estados Unidos, sino porque estamos intentado forzar decisiones políticas antes de tomar acción militar. Hemos renunciado al concepto de un “big bang por un dólar” (bigger bang for a buck), pues involucra un gran peligro para todos los estados que serían devastados, incluyendo el territorio enemigo (…) A pesar de las amenazas de Jrushchov queremos incrementar el rango de alternativas sin limitarnos a las opciones de guerra nuclear o rendición total.”
El día 11 en la sesión de la Asamblea, el líder y representante del Consejo de Ministros, Willi Stoph, declaró que el Consejo encuentra necesario para el aseguramiento del orden estatal y para la garantía de la construcción planeada del socialismo, así como para la protección del trabajo pacífico y de la vida de los ciudadanos de la RDA y especialmente en su capital, la puesta en marcha de medidas contra el comercio de seres humanos, la captura y el sabotaje. La Asamblea Popular confirma su decisión y avala las medidas ya puestas en marcha para evitar “la caza y el comercio de personas” que realiza Alemania occidental y WB. Concede al Consejo de Ministros una autorización general para preparar y llevar a cabo todas las medidas que sean necesarias con base en los acuerdos del acuerdo con los estados miembros del Pacto de Varsovia.
La propaganda ya había sido trabajada, las fugas no serían llamadas así, sino que se trataría de persuadir a la gente de que quienes huían de la RDA en realidad habían sido cazados por “headhunters” de la RFA o eran víctimas del comercio de personas típico del capitalismo. Bajo este punto de vista, el muro sería visto como una protección y no como un límite. Una vez levantado, el muro fué denominado “Muro de Protección Antifascista”.
El mismo 11, Mielke de la Stasi, informó a los oficiales de alto rango en Hohenschönhausen. No querían que se repitiera el levantamiento de 1953. El “escudo y espada del partido” (como se autonombraba la Stasi) tenía como objetivo prvenir cualquier fenómeno negativo, así como asegurarse de la confiabilidad y la disposición para el combate de los miembros de las fuerzas armadas durante la clausura de las fronteras.

¿Y la inteligencia?
Desde junio la oficina de la CIA en WB emitió un memorandum en donde advertía la imposibilidad de enviar células de agentes (sleeper net) con el tamaño, la confiabilidad y la capacidad suficientes como para formar parte en la organización de grupos de resistencia.
El ala clandestina del SPD occidental que operaba en OB envió información sobre la clausura de las fronteras, la información era muy exacta. Llegó al alcalde Willy Brandt el 6 o 7 de agosto, pero no se pudo predecir cuándo sucedería el cierre. Se avisaba del movimiento de tropas y el control del ejército.
El servicio de intelgiencia de la RFA, el BND, informó que el incremento en el número de exiliados obligaría al SED a tomar medidas extremas. “Un funcionario del SED habla de sellar la frontera.”
Frederick Taylor en su libro The Berlin Wall, cuenta “durante la primera semana de agosto, cuando Ulbricht y sus asesores estaban en Moscú cruzando las t´s y poniendo puntos a las íes a la operación ‘Rose’, la inteligencia de Alemania Occidental en sus oficinas de Pullach en Munich estaba todavía especulando sobre cuándo precisamente sería puesto en marcha el plan”.
El 12 de agosto, la embajada norteamericana en Bonn recibe un telegrama del Departamento de Estado avisando de la posibilidad de levantamientos parecidos a los de junio de 1953. Advierte que la situación en la RDA es preocupante y asume que hay peligro no sólo de que se cierre la puerta de escape sino de que exista un aumento en la tensión entre Moscú y el “mundo libre”. “Sería muy desafortunado que una explosión en Alemania del Este tuviera como expectativa una asistencia militar occidental inmediata. Una explosión de éste tipo precipitaría una crisis antes de que pudieran tomarse medidas efectivas militares y políticas. Favor de reportar inmediatamente a la RFA y consultar qué acciones considera útiles por parte de los Estados Unidos y de los aliados. Como la RFA sabe, este tema discutido en la pasada Reunión de Ministros de Exteriores en París fué decidido de manera unánime ‘es una cuestión de política, los aliados no harán nada que pueda exacerbar la situación’.”
¿Sabían los Estados Unidos ya que el muro sería levantado y pedían calma y evitar la intervención? Después de todo es notable que tanto Brandt, como el BND sabían que serían cerradas las fronteras, pero no se tomó ninguna medida para evitarlo. Así mismo, la bitácora de la Policía del 13 de agosto describe que la Stummpolizei, es decir, la policía de WB estaba intentando dispersar a las personas que se levantaron contra la clausura de las fronteras, fundamentalmente en Mitte, en la zona de la Puerta de Brandenburgo. Quizá buscaban que no se acaloraran demasiado los ánimos en WB y que la gente obligara al Gobierno y a los aliados a intervenir, escalando aún más la crisis.
Las fuerzas estaban todas puestas en proteger WB, no OB. El discurso de Kennedy ya lo había dejado claro y el manejo de la Cuestión de Berlín, desde Bonn, también.
Por otro lado quizá lo que sucedió es que la inteligencia occidental esperaba el sellado de las fronteras pero que calcularon mal el tiempo. Tomaron como referencia el últimatum de Jrushchov en junio en Viena y que en otoño se celebraría el XXII Congreso del PCUS. La inteligencia pensó que el tratado sería firmado por separado después de esto y que sería entonces cuando la situación sobre WB se volvería crítica.
En 2001 se da a conocer lo que el Servicio de Inteligencia Federal (BND) realmente informó el 12 de agosto y que la revista Spiegel confirma en su número de agosto de 2001. Las oficinas de Pullach reciben la siguiente información desde OB: “El día 11 de agosto de 1961 tuvo lugar una conferencia del Secretario del Partido con las editoriales aliadas al partido y con otros funcionarios en el Comité Central del SED, se aclaró entre otras cosas que: 1) Por el momento sólo son aplicables las medidas más extremas. Se espera que haya protestas fuertes por parte de occidente y eventuales sanciones económicas contra las que se deben tomar medidas para contrarestarles. Se espera la resistencia pacífica del pueblo en la zona soviética de ocupación y sobre todo en OB. Contra ello se ordenará que se actúe con todos los medios. 2) La situación de la creciente corriente de fugas hace necesario el aislamiento del sector oriental de Berlín y de la zona de ocupación soviética en los próximos días, no se ha dado una fecha exacta pero no será en 14 días, como se había planeado.” Se desconoce si el BND entregó ésta información al Canciller o al Gobierno Federal.

En esta fotografía vemos del lado izquierdo a la joven y destrozada novia, Gisela Grotzke el día 4 de septiembre de 1961 en Berlín occidental en la Friedrichstrasse. Su esposo Gerald Grotzke y su suegra intentan consolarla. Del lado derecho, vemos a los padres de Gisela, a sólo 200 metros, del otro lado del muro, en Berlín oriental a quienes se les negó el cruce para asistir a la boda de su hija.
Antes de la foto, un soldado occidental, prestó unos binoculares a Gisela para que pudiera ver a sus padres, que le saludaban desde el otro lado. Después de esto, la novia rompió en llanto.

Más fotografías sobre el Muro aquí

13 de agosto de 1961, se levanta el muro.
Este fin de semana comenzaba la fase más álgida del proceso electoral para las elecciones del Bundestag en la RFA del 17 de septiembre. El SPD había presentado a Willy Brandt como candidato contra el Canciller, Konrad Adenauer del CDU. Adenauer estuvo en un acto de campaña en Lübeck. A propósito de la ola de fugas de la RDA advierte sobre el pánico y calma los ánimos al hablar sobre la crisis. Willy Brandt en Nürnberg habla sobre el miedo que tiene la gente de la RDA de las medidas soviéticas.
El mismo sábado 12, Walter Ulbricht invitó a la primera plana del Gobierno y de los “partidos políticos” a la casa de gobierno de Döllnsee, conocida como Haus zu den Birken. Por la noche, después de la cena, “consultó” con sus ministros y los líderes de los partidos la medida. Horas antes, funcionarios del Gobierno en Berlín habían comenzado a imprimir el decreto aprobado por los ministros.
Mientras en las calles, campos y barracas, miles de unidades de policías y fuerzas armadas estaban en alerta. Cerca de las 10 de la noche abrieron los sobres con las órdenes de la operación ‘Rose’. A esa hora, la máquina estaba lista, Honecker daría el el banderazo a las 12 en punto. 10, 000 hombres de la policía estaban dispersados por la ciudad con órdenes de evitar el desorden, el tráfico y el cruce.
La operación de clausura comenzó a la 1 am, se colocaron centinelas cada 2 metros para evitar escapes mientras se construyeron barricadas en las calles con alambres de púas, tanques y bardas de concreto improvisadas. Se apagó la iluminación pública. 68 de 81 puntos de cruce serían barricados.
La bitácora de la jefatura de la Policía Popular del 13 de agosto contiene entradas a partir de las 4.25 am y en ella se puede leer cómo se desarrolló el domingo en Berlín oriental a la vista de la policía. Se puede leer que la zona de mayor conflicto fué Berlin Mitte, cerca de la Puerta de Brandenburgo, donde se formaron grupos de hasta 5000 del lado occidental y de menos de 300 del lado oriental. Los reportes desde la Friedrichstraße comentan el enojo de la gente por la falta de servicios de transporte, en esa calle se encuentra una de las estaciones de metro y tranvía más importantes de Berlín. Comenzaban a viajar los vagones fantasma, es decir, se vaciaban los trenes antes de cruzar la frontera y viajaban vacíos por Berlín. Sorprende el lenguaje de los policías, la gente que se mostraba enfurecida, indignada o preocupada por la clausura de las fronteras con alambre de púas o vallas o bardas, era llamada “provocador”. Es notable que muchos grupos de personas comenzaban a cantar canciones sobre la libertad o la hermandad. En general la gente de OB se mostraba más pacífica que la de WB, quienes tenían mayor libertad para demostrarse. La policía apuntaba placas y/o nombre y generales de personas que lanzaban insultos o condenaban el hecho. Se tomaba nota de las palabras exactas y se comunicaba que ya se había ordenado “investigar el asunto”. Se notifica que “el ánimo es bueno, la radio y la TV están informando las ventajas del muro” así mismo hablan sobre la formación de grupos de discusión de ciudadanos en donde se reflexiona sobre la conveniencia del muro, cuando son pacíficos y están a favor, se informa sobre lo constructiva de la discusión, y cuando alguien se molesta o critica, es un agitador. Comienza a haber disturbios por falta de leche, misma que es abastecida cerca de las 8 am. Se han cancelado muchos vuelos en el aeropuerto de Tegel. La mayoría de los informes desde Mitte son de manifestaciones, temprano comenzaron unas 20 personas, y se fueron incrementando conforme fué pasando el día y se fué corriendo al voz de la noticia. La gente de WB buscaba romper o quitar las vallas y los alambres, animaba a la gente de OB a hacer lo mismo. En Treptow, cerca de las 12 del día los tanques dispersaron a unas 1500 personas que se habían juntado y comenzaban a reclamar. Cerca de la 1 de la tarde se envían tanques a la Puerta de Brandenburgo. Se comunica inclusive el contenido de los sermones en las misas. Puede leerse que la gran mayoría de las personas que se demuestran contra la medida son jóvenes, quienes atacan verbal y físicamente tanto a los constructores como a la construcción misma. Cuando las reuniones de personas comienzan a juntar a más de 100, se piden refuerzos. Se describe a la gente como “vestida de forma occidental”. En Treptow se usa a los menores de los Pioneros para construir el muro, a las 4 de la tarde no pueden seguir trabajando, nadie les ha dado de comer. Es muy probable que entre la gente, sobre todo donde está reunida más tranquila se encuentren agitadores del partido, quienes debían tener la encomienda de argumentar a favor del muro. En Mitte la policía es apedreada, del lado de WB se presentaron mujeres con carteles que dicen “la libertad no se defiende con tanques”. Se reportan las cantidades y orígen de los reporteros, si llevan cámaras o no, y a qué le toman fotografías. Se informa también sobre personas del partido o sus familiares que fueron agredidas personalmente o con cartas pegadas en sus puertas. La última entrada es a las 23.45 desde Mitte, la policía de WB está disolviendo las manifestaciones y está llevando a la gente a otros lados de la ciudad.
Ese día, la bitácora reporta 12 fugas exitosas, fundamentalmente por agua. La gente se tiraba a los canales y la gente de WB los ayudaba a cruzar hasta el otro lado. Casi todos los que lograron huir ese día eran gente jóven, se narra la fuga de una menor quien se despoja de su ropa y se tira a un canal, del lado occidental brinca otra persona y la ayuda a nadar hasta el otro lado.
A las 12 de la noche, comenzaba el 14 de agosto, comenzaba la era del muro de la vergüenza.
La primera víctima del muro fué Ida Siekmann, quien saltó desde la ventana de su apartamento ubicado exactamente frente al muro en la Bernauer Str. Después de ella, se sabe de por lo menos 136 personas que perdieron la vida entre 1961 y 1989. En los controles entre la RDA y la RFA murieron 251 personas.


El soldado de 19 años, Conrad Schumann, al darse cuenta de lo que su gobierno (RDA) hacía, decidió el 15 de agosto brincar hacia la RFA.

Bibliografía para la parte 1 y 2:

Frederick Taylor. The Berlin Wall. Bloomsbury 2007
Spiegel Special. Der Kalte Krieg. Nr. 3/2008
Willy Brandt. Erinnerungen. 2003.
Matthias Uhl. Ein Eiserner Ring um Berlin. Die Zeit. Nr. 24. 04. Juni 2009.
Bundeszentrale für politische Bildung
http://www.bpb.de/themen/6NFR4B,0,0,40_Jahre_deutschdeutsche_Wirklichkeit.html
Wilhelm Bleek. Die Geschichte der DDR. BpB.
Manfred Görtemaker. Zwang zur Koexistenz in den fünfziger Jahren. BpB.
Axel Schildt. Politische Entscheidungen und Einstellungen. BpB.
Archivo Chronik der Mauer
(http://www.chronik-der-mauer.de/index.php/de/Home/Index)
Archivo European Navigator
(http://www.ena.lu/)

El Muro no se construyó completo en 1961, en realidad se trató de una construcción que se fue “perfeccionando”  hasta 1989.


DDR Map of East Berlin, originally uploaded by Ray Cunningham.

Un Mapa de la RDA, lo lila era el Muro.
Berlín Occidental era una “espina clavada en la espalda de la RDA”

El Muro existía también a lo largo del país, dividendo Alemania oriental de Alemania occidental…

 

Close
Comentarios