Un tweet por la libertad: #ForFreedom

El defensor Juan Carlos Flores Solís fue detenido el 7 de abril de 2014, acusado por el gobierno de Puebla por los delitos de motín, despojo, extorsión y ataque a la obra hidráulica, delitos derivados de una protesta en la que no participó; por oposición a obra y robo agravado derivado de una manifestación en la que tampoco participó, y por privación ilegal de la libertad con la agravante de haberse cometido en pandilla, evento en el que tampoco estuvo presente.

Por: Axel García

La Federación Internacional de los Derechos Humanos (FIDH) es una organización internacional integrada por defensores y defensoras de derechos humanos de diferentes partes del mundo, creada en 1922. Entre sus logros se encuentra la promoción para crear la Corte Penal Internacional y ha emitido diferentes informes sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

Desde abril de 2014, la FIDH inició una campaña para pedir la libertad de dieciséis personas que han sido detenidas arbitrariamente, acusadas por delitos inventados con la intención de coartar su derecho a defender derechos humanos y su libertad de expresión.

Mujeres y hombres, agricultores, abogadas, líderes sociales, ciberactivistas, miembros de sindicatos, cineastas, periodistas, entre muchos otros. Defensores y defensoras de derechos humanos cuyo único delito ha sido oponerse a los abusos de empresas, compañías mineras y a sus propios Estados.

La FIDH identificó diferentes países del mundo donde las personas defensoras son criminalizadas, acusadas, sentenciadas y actualmente se encuentran privadas de la libertad por ejercer su labor. México es uno de ellos, y se encuentra entre países como Egipto, Irán, Vietnam, Bielorusia, Bahrein, Usbekistán y Ecuador.

Entre los delitos de los que son acusadas se identificaron tres tipos. El primero, delitos diseñados para proteger al Estado de las personas que afectan los interéses políticos o económicos, entre estos se encuentran “ataques contra las fuerzas de seguridad, reunión ilegal, protesta sin autorización, desbaratar el orden público, administración de organización terrorista y tentativa de derrocar al gobierno por la fuerza”.

El segundo, la FIDH identificó acusaciones como lesiones y/o privación de la libertad a funcionarios públicos, sabotaje que son usadas de manera uniforme para criminalizar a las personas defensoras en todos los países; y el tercero, los delitos que son usados de forma particular en Irán y Vietnam, como la “creación de organizaciones en contra del Estado y difundir información a periodistas extranjeros”.

Entre los casos descritos se encuentran el de una mujer que participó en las marchas de protesta en contra de la elección del nuevo Presidente de Egipto; un agricultor y líder social que fue apresado por oponerse al ingreso de las mineras a sus comunidades; una cineasta activista que promueve los “derechos femeninos” mediante videos que promueven la realidad de las mujeres en Irán; una activista que ha buscado acabar con la discriminación de las mujeres, entre otros.

En México se encuentra el defensor Juan Carlos Flores Solís, quien fue identificado por la FIDH como un caso paradigmático. Juan Carlos Flores es originario de Puebla y ha sido el abogado defensor de las comunidades que se oponen a la construcción del Proyecto Integral Morelos en los estados de Puebla, Tlaxcala y Morelos que busca instalar termoeléctricas en las tierras de decenas de comunidades indígenas y campesinas.

Por esta defensa del territorio, según su abogado José Antonio Lara Duque, Director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero, el defensor Flores Solís fue detenido el 7 de abril de 2014 y acusado en tres ocasiones por el estado de Puebla y la Federación. La primera orden de aprehensión fue emitida por los delitos de motín, despojo, extorsión y ataque a la obra hidráulica, delitos derivados de una protesta de pobladores de Santa María Acuexcomac en el año de2012, en la que no participó. La segunda, entre el 7 y el 14 de abril, cuando se giraron órdenes de aprehensión por los delitos de oposición a obra y robo agravado (de una manifestación donde tampoco participó), y una acusación por privación ilegal de la libertad con la agravante de haberse cometido en pandilla.

Su abogado manifiesta que dos de las acusaciones se han desvirtuado mediante los juicios de amparo 707/2014 y 706/2014 seguidos ante los Jueces Primero de Distrito de Puebla y Tlaxcala, respectivamente. La última acusación está por quedar sin efecto porque se obtuvo un documento oficial que acredita que se encontraba en otro lugar al momento de los hechos que se acusa. Por lo que de acuerdo a su abogado “… a estas alturas solo acciones dilatorias y de obstaculización indebida pueden mantener a Juan Carlos Flores Solís en prisión…”.

Ante tal situación, creemos que la solidaridad internacional aunado al interés nacional, será la mejor herramienta para lograr la excarcelación de Juan Carlos, así como la de otras personas defensoras detenidas en todo el mundo. Entre más personas conozcan las violaciones y abusos de las que han sido víctimas, los Estados se verán obligados a actuar de manera transparente, respetando sus derechos y reconociendo su legítima labor.

La campaña lanzada por la FIDH ha logrado que 6,158 personas se sumen en una acción digital masiva, convirtiéndose en ciberactivistas que a través de las redes sociales han difundido y conseguido la liberación de al menos 4 defensores que estaban detenidos. Entre más personas se sumen, y actúen, más defensoras y defensores serán liberados.

Un tweet puede ser un gran paso para su libertad. Les invitamos a sumarse en México por Juan Carlos y en todo el mundo por cada una de las voces que han querido ser acalladas. Defender derechos humanos no debe ser una cuestión que ponga en riesgo, las y los defensores de derechos humanos en todo el mundo necesitan de nuestro apoyo. #ForFreedom

 

*Axel García es coordinador del Proyecto de Personas defensoras de derechos humanos en la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos. Integrante del Consejo del Mecanismo Nacional de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Mariana Gurrola (@medui) es co-coordinadora del área de comunicación de la CMDPDH.

Close
Comentarios