Experiencias regionales para combatir la impunidad

Sin las víctimas, en países como Guatemala, Argentina, Chile y Perú no se hubiera podido hablar de verdad y justica. Su valentía en estos países ha sido clave para la investigación, procesamiento y sanción de responsables de cometer crímenes como desaparición, tortura y masacres.

Por: Lucía Chávez Vargas (@LucyChavezV)

El Foro “Impunidad de ayer y hoy: Experiencias del sur global sobre justicia, verdad y memoria frente a crímenes de Estado” tuvo lugar los días 21, 22 y 23 de marzo en la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Fue convocado por esa Universidad, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, FUNDAR Centro de Análisis e Investigación, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Article 19 sección México y la Red Latinoamericana de Justicia Transicional. En el foro participaron expertas y expertos que expusieron sus experiencias en materia de memoria, verdad, justicia y enfoque psicosocial que han resultado exitosas en países de América Latina, Asia y África, así como los retos y obstáculos que se presentan para conseguir la justicia.

Estas experiencias son sumamente útiles para el caso mexicano en donde conviven en la impunidad crímenes atroces ocurridos en el pasado y otros que ocurren en el contexto de la guerra contra las drogas.

De las exposiciones hay que destacar algunas reflexiones comunes: la relevancia de las víctimas como el centro de la política de justicia transicional. Sin las víctimas, en países como Guatemala, Argentina, Chile y Perú no se hubiera podido hablar de verdad y justica. La valentía de las víctimas en estos países ha sido clave para la investigación, procesamiento y sanción de responsables de cometer crímenes como  desaparición, tortura y masacres.

Las exposiciones de las y los ponentes hacen que reflexionemos sobre la complejidad de los actores que cometen los crímenes. Enmarcados en el contexto de dictaduras militares, conflictos armados internos o democracias autoritarias, los crímenes se cometen por autoridades estatales, paramilitares, sicarios, crimen organizado o guerrilla.

Estos crímenes tienen diferentes calidades, por ejemplo, personas que ejecutaron el delito, ordenaron su comisión, no dieron noticia de que se había cometido o teniendo obligación de investigar los crímenes y procesarlos, no lo hicieron, o incluso validaron amnistías o indultos. Algunos países de la región han logrado procesar a altos mandos que si bien no cometieron directamente los crímenes, los toleraron o los ordenaron.

Destacan también, las herramientas para investigar. Así, tenemos experiencias sobre investigaciones de contexto, de estructuras macrocriminales y las herramientas tecnológicas que pueden apoyar a la consecución de la verdad y la memoria.

Por otro lado, un rasgo común en los países de la región que lograron avanzar en la justicia transicional fue la atención de los mecanismos internacionales, particularmente del Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos, e incluso de la jurisdicción universal.

Los mecanismos ad hoc que se generaron en los distintos países y que permitieron acceder a las víctimas a la justicia fueron también muy relevantes. Igualmente, es importante tener en cuenta que personas activistas, defensoras, con una formación sólida y comprometida con los derechos humanos, en varios países, ocupan cargos importantes relacionados con el impulso de la justicia transicional.

Durante las exposiciones se reafirmó también el valor de la socialización y coeducación en el caso de la justicia. La importancia de no considerar políticas de olvido cuando ocurren esos crímenes.

Los casos que los expertos presentaron tienen como común denominador la participación de los militares y, la dificultad y falta de motivación real para juzgar casos de militares. Particularmente en Brasil y en México es claro el retroceso que implican para la democracia las normas que regulan la función militar que se han aprobado en los últimos años.

Durante el foro también se destacó la importancia de los impactos que generan las violaciones graves a derechos humanos a nivel individual de las víctimas, familiar, social e incluso de las y los defensores de derechos humanos. Se habló sobre la relevancia de entender los entornos de las víctimas y de cómo algunas veces, acostumbramos vivir dos realidades distintas cuando se niega el reconocimiento a los testimonios de las víctimas.

Finalmente, como reflexión, en México nos falta mucho camino por andar en temas de justicia transicional, particularmente a causa de la falta de voluntad política de los gobiernos que perpetúan los pactos de impunidad. Lo positivo que nos queda es que las víctimas, defensoras y defensores, organizaciones y academia no nos hemos rendido ni cruzado de brazos, no hemos sido indiferentes ante las injusticias y abusos.

 

*Lucía Chávez Vargas es coordinadora del área de Investigación de la @CMDPDH.

Close
Comentarios