Defensa de derechos humanos, eje de la democracia

La situación de impunidad, desigualdad, pobreza y violencia constituyen una atmósfera favorable para las agresiones contra las personas defensoras de derechos humanos, mientras que el modelo de militarización de la seguridad pública ha contribuido con las graves violaciones a estos derechos y en consecuencia ha creado un clima desfavorable para su defensa.

Por: María Corina Muskus (@macomuskus)

El pasado 25 de octubre del presente año la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos estuvo presente en el Sexto Seminario de Sociedad Civil Unión Europea-México. En él organizaciones de sociedad civil mexicana y europea intercambiamos nuestras preocupaciones sobre la situación de derechos humanos con representantes de la Unión Europea (UE) y México. Este evento se realiza un día antes del Diálogo bilateral entre UE y México, con motivo de la renegociación del acuerdo global UE-México.

Durante el seminario nos enfocamos en discutir la situación de personas defensoras de derechos humanos en México y en la Unión Europea. En el caso de México nos concentramos en discutir cuatro puntos fundamentales: 1) las causas estructurales de violencia hacia personas defensoras y periodistas, 2) la impunidad sobre investigación de violaciones cometidas en contra de personas defensoras y periodistas, 3) la insuficiencia de las medidas y mecanismos de prevención y protección de personas defensoras, y por último, y 4) la situación particular de las poblaciones en situación de vulnerabilidad como las periodistas y defensores desplazados, defensores de tierra y territorio e informantes.

Resaltamos que la situación de impunidad, desigualdad, pobreza y violencia constituyen una atmósfera favorable para las agresiones contra las personas defensoras de derechos humanos. Destacamos que, el modelo de militarización de la seguridad pública ha contribuido con las graves violaciones de derechos humanos en México y en consecuencia ha creado un clima desfavorable para la defensa de derechos humanos, tales como: ataques, criminalización en contra de defensores, asesinatos, desplazamiento, entre otros actos violentos.

La sociedad civil reiteró la importancia de investigaciones imparciales e independientes. Por parte de México no existen estadísticas ni bases de datos detallados sobre las agresiones contra personas defensoras y periodistas. Se hizo hincapié en la importancia de investigar el caso del malware Pegasus y, subrayamos la importancia de reconocer que la labor de defensa de derechos humanos, la cual es fundamental para la democracia en el país, y que las amenazas, intimidaciones, agresiones, criminalización contra periodistas deben cesar desde un discurso público que reconozca y defienda esta labor.

Expresamos nuestra preocupación por la efectividad del Mecanismo de Protección de Periodistas y Defensores, en particular la falta de fondos suficientes, la ausencia de recursos materiales y humanos adecuados para cumplir con su mandato, la insuficiencia de considerar el Mecanismo como la única respuesta ante la situación de personas defensoras.

El enfoque del seminario sobre personas defensoras cobró fundamental importancia ya que ese día despertamos con la trágica noticia del asesinato de Julián Carrillo, líder del pueblo tarahumara, defensor de los derechos de los indígenas, asesinado en las montañas de la Sierra Madre, en Chihuahua. Lo más preocupante era que Julián Carrillo contaba con medidas de protección del mecanismo de personas defensoras, lo que pone de relieve uno de los puntos de la agenda sobre la insuficiencia del mecanismo de protección. Julián se une a la lista de al menos 12 personas defensoras y 10 periodistas asesinadas en 2018, según cifras de Naciones Unidas.

En esta oportunidad, además de organizaciones de sociedad civil mexicana nos acompañaron tres defensores quienes tuvieron la oportunidad de exponer y visibilizar sus casos ya que por la labor que realizan se encuentran en una situación que merece particular atención. Estos defensores son: Juan Carlos Trujillo, Indalecio Benítez y Raymundo Ramos.

Indalecio Benítez es fundador de la radio comunitaria La Calentana Mexiquense en Luvianos, Estado de México, donde cubre temas de abusos de autoridad, violaciones a los derechos humanos por corporaciones como la Marina, el Ejército, la Policía federal, estatal, municipal, etc. Indalecio sufrió la pérdida de su hijo de 13 años en 2014 cuando sujetos desconocidos atacaron las instalaciones de la radio. Luego del ataque Indalecio tuvo que desplazarse por temor a su vida y la de su familia. La labor que realiza Indalecio fue visibilizada de forma reciente en la campaña “Haz que se Vean”.

Raymundo Ramos es director de Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo y acompaña a familiares de víctimas de desaparición forzada por parte de la Marina en Nuevo Laredo. Por su labor ha sido difamado y amenazado, además de haber sufrido de criminalización por su labor de defensa por el hecho de denunciar a las fuerzas militares de desaparición forzada de personas en Nuevo Laredo.

Juan Carlos Trujillo es defensor de derechos humanos y junto con su madre María Herrera fundó la asociación “Familiares en búsqueda María Herrera” tras la desaparición de cuatro de los hermanos de Juan Carlos. Ambos han realizado labor de búsqueda de sus familiares y en el proceso también han acompañado y asesorado a otros familiares de desaparecidos.

Este seminario es un espacio para visibilizar las situaciones de derechos humanos tanto en México como en la Unión Europea, un espacio para que las autoridades de ambas partes sean conscientes de la preocupante situación de derechos humanos de las personas defensoras y periodistas, especialmente en México, para que escuchen de primera mano lo que sucede en el país pero de forma importante es un espacio para que se tomen acciones, medidas y en particular, las recomendaciones realizadas. Para más información sobre las recomendaciones de la sociedad civil mexicana puedes verlo aquí.

Es importante resaltar que la Unión Europea ha sido un actor internacional que ha mantenido una vigilancia y escrutinio activo en lo que respecta a la situación de derechos humanos de México. Durante el último año, junto a países como Suiza y Noruega han llamado públicamente al gobierno de México más de una decena de veces a esclarecer los asesinatos en contra de personas defensoras de derechos humanos y periodistas. Incluso la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ha afirmado que con el alto número de asesinatos de periodistas, México es uno de los países más peligrosos del mundo para las personas trabajadoras de los medios de comunicación.

Asimismo, tan solo hace unos días, integrantes del Parlamento Europeo expresaron preocupación por la conformación de la Guardia Nacional anunciada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, al considerarla un riesgo para el goce de derechos humanos por su enfoque tendiente a la continuación del enfoque militarizado de seguridad pública.

 

* María Corina Muskus es integrante del área de Incidencia de la @CMDPDH.

Close
Comentarios