Delitos por instituciones de seguridad

A través de un análisis de la CMDPDH se han podido descubrir patrones criminales de ciertas unidades militares, donde se registraron mayores casos de violaciones graves a derechos humanos.

Por: Jessica Panchar y Jocelyn Solis

El pasado 29 de noviembre, el equipo del área de investigación de la CMDPDH presentó su más reciente informe sobre violaciones graves a derechos humanos por parte de instituciones de seguridad en México. Este trabajo se comenzó a elaborar desde hace más de dos años y se fue desarrollando con datos obtenidos y analizados de 2006 a 2017.

Este informe está apegado a la metodología de la base de datos Investigation and Documentation System (I-DOC) de Case Matrix Network y permite realizar una construcción acerca de las violaciones graves a derechos humanos y las cadenas de mando responsables de realizarlas o de ser omisas ante ellas. Esta información está recopilada y sistematizada con base en recomendaciones emitadas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Sin embargo, debido a que la CNDH no calificó adecuadamente las violaciones dentro de las recomendaciones para fines de una correcta categorización y definición de violaciones graves de derechos humanos, a partir de la lectura de hechos narrados y estándares nacionales e internacionales el tipo de violaciones cometidas fueran recalificadas en el informe realizado por equipo de analistas e investigadores de la CMDPDH.

Se analizaron 204 recomendaciones, que suman 929 víctimas directas de tortura, malos tratos, asesinatos o desaparición forzada. Las recomendaciones utilizadas son aquellas emitidas dentro del contexto de la “guerra contra el narcotráfico” iniciada en 2006 al mando del ex presidente Felipe Calderón. De igual manera fueron tomadas en cuenta aquellas con relación a violaciones por grupos criminales o arbitrariedades cometidas contra grupo sociales de oposición al gobierno.

El informe se centra en desapariciones, homicidios y actos de tortura perpetuados por las Fuerzas Armadas y la Policía. La SEDENa y la SEMAR son las instituciones más señaladas, con 113 y 38 recomendaciones respectivamente, donde las Fuerzas Armadas tienen involucramiento directo en hecho de violaciones graves a derechos humanos y, la Policía federal, estatal o municipal se involucró directamente de acuerdo a 66 recomendaciones.

En cuanto a desaparición forzada, 60 recomendaciones incluyen casos de desaparición, de los cuales 43 involucran a Fuerzas Armadas. Se registraron 148 recomendaciones incidentes donde hubo tortura, es decir, casi el 73% de las recomendaciones, en donde 111 recomendaciones, las víctimas fueron torturadas por Fuerzas Armadas (83 por la SEDENA) y en 41 recomendaciones por policías. Además, 75 recomendaciones incluyeron casos de asesinatos, de los cuales en 47 recomendaciones fue por cometidas por instituciones de seguridad.

A través de este análisis se han podido descubrir patrones criminales de ciertas unidades militares, donde se registraron mayores casos de violaciones graves a derechos humanos. También se logra visibilizar una política estatal donde las autoridades actúan bajo el orden o aquiescencia de altos mandos, o baja la plena confianza de que la impunidad y corrupción inmersa en el país harán que las violaciones cometidas a los derechos humanos de las víctimas no tengan ningún castigo. También se pudo identificar un posible patrón de las instituciones para evadir su responsabilidad e inculpar a las víctimas.

Puedes consultar el informe Huellas Imborrables: Desapariciones, torturas y asesinatos por instituciones de seguridad en México (2006-2007) en la página de la CMDPDH.

 

Jessica Panchard es Licenciada en Relaciones Internacionales y Maestra en Derecho Internacional y Europeo por la Universidad de Ginebra. Jocelyn Solís es estudiante de la Facultad de Derecho de la UNAM actualmente realizan pasantías en el área de Investigación de la @CMDPDH.

Close
Comentarios