Apuntes de competencia económica y democracia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
Apuntes de competencia económica y democracia
En el último reporte de Latinobarómetro, el 58% de los encuestados en México declaró estar de acuerdo con que el mercado es el único sistema con el que el país puede llegar a ser desarrollado. El dato se encuentra en el promedio de los países de América Latina y es más alentador que el apoyo de los mexicanos a la democracia (37%).
Por Central Ciudadano y Consumidor
20 de noviembre, 2013
Comparte

Por: Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)

En la teoría económica, el caso típico de referencia es el denominado de competencia perfecta. En este caso hay N compradores y vendedores en el mercado, tal que ningún participante tiene el poder de fijar el precio de un bien homogéneo y no hay barreras a la entrada. Todos los participantes, en consecuencia, son precio aceptantes y cada uno busca maximizar su utilidad, lo que a su vez trae el mayor beneficio social. Este mecanismo típico de una economía de mercado rara vez se observa en la realidad (tianguis o mercados agrícolas), pero es la referencia para medir los costos (beneficios) para los participantes en caso de alejarse de este ideal.

El ambiente y las reglas que enfrentan los participantes del mercado están dados por la legislación gubernamental, que tiene un papel fundamental para determinar los pesos y contrapesos del mercado, y la relación entre proveedores y consumidores. Es en este espacio donde las políticas públicas de competencia económica, regulación y de consumidores son convergentes, pues su diseño y aplicación se justifica por la existencia de fallas de mercado como abuso de poder en el mercado, información asimétrica, publicidad engañosa, externalidades negativas, barreras a la entrada.

Si bien el objetivo de estas tres políticas es el mismo (ampliar el bienestar del consumidor), cada una tiene tramos y momentos distintos de aplicación . En particular, la política de competencia, idealmente, debería de ampliar y preservar los mecanismos de mercado. En dicha tarea se puede intervenir en dos momentos ex ante y ex post. En el primer caso, el organismo de competencia deberá observar la estructura del mercado (p.e. caso de las fusiones); mientras que en el segundo, las conductas de los agentes (p.e. colusión). Dependiendo de los casos particulares y los sectores (mercados) que se trate, la intervención de la autoridad puede darse a través de medidas estructurales, como desinversión de activos de alguna empresa, o de incentivos para evitar ciertas conductas de las empresas, como las multas.

En el caso de México, con la reciente reforma de competencia se creó un organismo autónomo encargado de la materia. Uno de los propósitos del legislador fue, precisamente, fortalecer, desde la Constitución, la institución que antes estaba adscrita a la Secretaría de Economía. Con ello se buscó que las decisiones en materia de competencia fueran verdaderamente autónomas y, consecuentemente, evitar la captura del organismo por parte de los regulados (en este tema hay por ahí un debate de si debería de ser un organismo constitucional autónomo o no, pero no nos vamos a meter en eso). Claro que los casos que tuviera la anterior Comisión y sus procesos pasarían al nuevo organismo.

Caso de la fusión Cinemex-Cinemark

En julio pasado, la Comisión Federal de Competencia emitió una resolución en la que negaba la fusión entre Cinemex y Cinemark. Las razones de la anterior Comisión fueron orientadas hacia los siguientes rubros. En primer lugar, la desaparición de uno de los tres principales competidores (Cinépolis, Cinemex y Cinemark ocupaban el 95% del mercado), en un contexto de altas barreras a la entrada, podría generar conductas contrarias a la competencia de los jugadores restantes. En segundo lugar, podría haber afectaciones a los consumidores al limitarse la oferta de exhibición y eventual coordinación de precios. Asimismo, por la estructura de mercado del cine, les preocupaba que la concentración impusiera barreras a la entrada en un mercado concurrente  como es el de las distribuidoras de películas, con dos competidores acaparando el mercado, difícilmente un tercero podría lograr acuerdos con las distribuidoras.

Las compañías apelaron la resolución de la anterior CFC y fue resuelta en octubre pasado por el nuevo órgano regulador autónomo. En la nueva resolución la Comisión Federal de Competencia Económica (CFCE) revisó el procedimiento anterior y resolvió autorizar la fusión entre las empresas. El nuevo argumento es que sólo en el 24% de las ciudades habría el fenómeno de desaparición de un competidor, y que el análisis hecho por el anterior pleno no puede basarse sólo en el efecto de la desaparición, sino que se debe ver lo que pasaría en el mercado en su conjunto. Además, derivado de un análisis económico, determinaron que no habría afectaciones en los precios al consumidor, pues en las ciudades donde concurren las 3 cadenas no hay diferencia respecto de donde no está presente Cinemark. Esto es, la presencia de un competidor extra no tiene relación con el precio por boleto. Asimismo, en el razonamiento de la autoridad desestimó la posible coordinación entre las dos empresas. Así a partir de ahora entre Cinépolis y Cinemex-Cinemark cubrirán el 95% del mercado.

¿Y los consumidores?

Como en muchas de las decisiones que se toman en el país, la nueva resolución de la Comisión no analiza a profundidad el caso contrafactual, es decir, ¿qué pasaría o qué efectos habría sobre el consumidor si no se permitiera la fusión? Difícil saberlo. En principio, puede resultar plausible que pensemos que restar un competidor del mercado no es bueno en sí mismo, pero incluso la teoría económica muestra casos de competencia entre un número limitado de empresas que llegan a equilibrios similares a los de competencia perfecta . Sin embargo, puede suceder que al haber dos empresas con poder en el mercado se produzca una colusión tácita entre los competidores (un competidor adelanta las acciones del otro y acaban haciendo políticas similares de precios, calidad) o que ambos abusen del poder de dominancia que ejercerían conjuntamente en el mercado. Esto último también tendría consecuencias sobre los posibles competidores futuros, pues si bien no hay barreras a la entrada, con el poder que ejercen conjuntamente las empresas pueden disuadir la entrada de nuevos competidores.

En caso de que lleguemos a los anteriores últimos dos supuestos, la Comisión sería la encargada de intervenir ex post sobre las conductas que se observen tras la fusión de las empresas. De ser así nos daríamos cuenta que quizás los argumentos que ofrece la Comisión en su nueva resolución para desestimar lo dicho por el pleno anterior, en materia de las conductas coordinadas, no fueron suficientemente valorados por los actuales comisionados. De cualquier manera, este caso debe ser punto de arranque para observar el actuar de la Comisión y las repercusiones que sus decisiones tienen sobre el bienestar de los consumidores.

La otra cara de la democracia

En el último reporte de Latinobarómetro el 58% de los encuestados en México declaró estar de acuerdo con que el mercado es el único sistema con el que el país puede llegar a ser desarrollado. Si bien incluso en este rubro el país se encuentra por debajo de Venezuela (69%) o Brasil (66%), el dato se encuentra en el promedio de los países y es más alentador que el apoyo de los mexicanos a la democracia (37%). Nos llama la atención el dato (la diferencia entre apoyo al mercado y a la democracia) debido a que, como hemos dicho antes, el ciudadano es a la democracia lo que el consumidor al mercado.

El Latinobarómetro no abunda sobre el bajo apoyo de los mexicanos a la democracia, pero muchos nos imaginaremos las razones (corrupción, desigualdad, falta de transparencia), las cuales tampoco abordaremos. Pero, como ya decíamos, el otro lado de la democracia es el mercado. Sin embargo, no existe ni democracia ni mercado ideal; en la primera, probablemente los mexicanos sabemos quiénes hacen el sistema político disfuncional (reglas, partidos políticos); en el caso de los mercados, los actores son tantos que probablemente el ciudadano evalúa mejor esta institución comparado con la democracia.

Ahora, así como estamos atentos a los procesos democráticos, debemos estar atentos a las decisiones en materia de competencia económica. Bien se dice que no existen monopolios u oligopolios que no estén sustentados en alguna legislación o determinación de la autoridad. Como consumidores, interesarnos en los temas de competencia en los mercados y exigir que la autoridad determine los casos con transparencia y rigor, pues lo que sucede en los mercados nos afecta todos los días; seguramente tendrá impacto en nuestra esfera de ciudadanos y en la percepción y exigencias que hacemos de nuestra democracia.

 

___________

Para mayor detalle sobre esta explicación ver: Lande, Robert (1996).  Consumer Sovereignty: A Unified Theory of Antitrust and Consumer Protection Law. 65 Antitrust Law Journal 713 1996-1997

En el modelo de Bertrand, un duopolio que establece precios simultáneamente entra en una “guerra de precios” y el consumidor enfrenta el precio de competencia perfecta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.