Concentración, malas prácticas y empresas abusivas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
Concentración, malas prácticas y empresas abusivas
Cablevisión está enviando a sus suscriptores una carta en la que anuncian que el servicio tendrá un costo mayor “debido a un ajuste inflacionario y a la variación en el tipo de cambio”. Es curioso, por decir lo menos, que utilice el argumento del ajuste inflacionario, cuando este año hemos llegado a niveles históricamente bajos de inflación. En cuanto al dólar, es claro que en las cláusulas referentes a precios y obligaciones en ningún momento dice que podrá haber cambios derivados de alzas en el tipo de cambio (el contrato no podría estar indexado al dólar).
Por Central Ciudadano y Consumidor
10 de septiembre, 2015
Comparte

Por: Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)

52 de cada 100 hogares en el país tienen acceso a televisión restringida (cable o satelital) en el país. De acuerdo con los datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), en este mercado hay una concentración de 4,345 puntos (de 10,000) en el índice Herfindahl-Hirschman; en estándares internacionales esto significa que es un mercado altamente concentrado. Lo anterior, sin duda, afecta a los consumidores.

Como lo mencionábamos en un reciente artículo (Altamirano y Martínez, 2015 b), uno de los avances importantes conseguidos con los cambios legislativos en el sector de telecomunicaciones fue el reconocimiento de la protección de los derechos de los usuarios y la interdependencia entre las condiciones de competencia en el sector y los derechos de los consumidores. En este sentido se adicionó en el artículo 6º constitucional el último párrafo en el que se señala que “la ley establecerá los derechos de los usuarios de telecomunicaciones, de las audiencias, así como los mecanismos para su protección”. La anterior fórmula garantista es el sustento del título noveno de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en el que se establecen los derechos de los consumidores, se estipula los términos de los contratos y las tarifas a los usuarios.

En este contexto, esta semana en la asociación civil recibimos varias quejas en contra de Cablevisión por una carta que están enviando a sus suscriptores, en la que anuncian que el servicio tendrá un costo mayor “debido a un ajuste inflacionario y a la variación en el tipo de cambio”. Muchos consumidores al ver esto deben pensar que es normal dado que el dólar está en máximos históricos y eso, en una economía globalizada como la nuestra, afecta a las cadenas productivas y puede elevar los precios. Además, muchos de los hogares con este tipo de servicios difícilmente tienen información adecuada para evaluar los cambios inflacionarios y de tipo de cambio.

Carta Cablevisión

Si se piensa más a detalle es curioso, por decir lo menos, que Cablevisión utilice el argumento del ajuste inflacionario, pues en este año hemos llegado a niveles históricamente bajos de inflación. En todo caso, el ajuste tarifario debería de ser a la baja, siguiendo la tendencia del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC). Más aún el Informe Estadístico al Primer Trimestre de 2015 del IFT, muestra que los servicios de televisión de paga tuvieron una disminución de precios de -0.1% a marzo de 2015 comparados con los precios de diciembre de 2014.

Es importante, también, revisar el contrato de adhesión que los usuarios firman con Cablevisión. Como antecedente, en un artículo anterior (Altamirano y Martínez, 2015 a), analizábamos la racionalidad de este tipo de contratos y uno de los casos de cláusulas abusivas en el mercado de telecomunicaciones. Una de las características de estos instrumentos es que las compañías no negocian las cláusulas con los usuarios, es decir, son contratos tipo que los consumidores firmamos y que muchas veces no los leemos. Sin embargo, el usuario encuentra un marco de protección frente a este tipo de contratos en la Ley Federal de Protección al Consumidor, en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión y en la NOM-SCFI-184-2012, que establecen el marco general para que las cláusulas contenidas en estos contratos no sean abusivas y preserven el principio de equidad en las relaciones de consumo.

Precisamente, a partir de 2012 con la NOM-184 y después con la reforma de telecomunicaciones, todos los concesionarios están obligados a registrar sus contratos ante Profeco, quien los verifica para evitar cláusulas abusivas. Así, el contrato de Cablevisión es público y en él se establecen las condiciones de prestación del servicio (abajo podrán revisar el contrato). Es claro que en las cláusulas referentes a precios y obligaciones, en ningún momento dice que podrá haber cambios derivados de alzas en el tipo de cambio (el contrato no podría estar indexado al dólar). Sino que establece que el consumidor recibirá el servicio de acuerdo a las tarifas registradas ante el IFT y estipuladas en ese mismo contrato.

Algunos usuarios han referido que al marcar a la compañía, les han dicho que en el contrato se estipula que puede haber cambios y que estos se avisarán con 15 días de anticipación. Sin embargo, esto no es verdad en cuanto a los precios. Estos avisos se estipulan en el apartado referente a la programación. Por lo que no se encuentra ningún sustento para que, ante un contrato que se encuentre vigente, el concesionario suba la tarifa de manera unilaterial. Además, de ser contrario a los apartados sobre contratos de los instrumentos normativos mencionados, también, podría ir contra lo dispuesto en el artículo 10 de la Ley Federal de Protección al Consumidor, que establece que los proveedores no podrán hacer prácticas abusivas o dar servicios diferentes a los originalmente pactados.

En la asociación creemos que los consumidores podrían seguir los siguientes cursos de acción:

  1. Interponer una queja ante la Profeco y buscar que se respete el precio originalmente contratado o bien cancelar el contrato sin penalización alguna para el consumidor.
  2. Denunciar ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones y ante Profeco para los inicios de los respectivos procedimientos y sancionar la conducta.
  3. Organizarse y presentar una acción colectiva, en este caso esta asociación ofrece su respaldo para llevarla a cabo.

Ante la concentración del mercado y las malas prácticas de empresas abusivas, la fuerza de la organización y las denuncias de los consumidores son las únicas garantes de un mercado en el que se respeten nuestros derechos. De lo contrario otras compañías querrán hacer impunemente lo que pretende Cablevisión.

 

Contrato

 

* Carlos Martínez Velázquez es Director de @CentralCyC.

 

 

 

Altamirano, Bernardo, y Carlos Martínez. 2015. «La competencia y los consumidores en mercado regulados.» Artículo en prensa.

El título también incorpora un apartado específico para proteger a los usuarios que tengan alguna discapacidad.

Altamirano, Bernardo y Martínez, Carlos. “La Suprema Corte y la batalla por los derechos de los consumidores”. Publicado en El Juego de la Suprema Corte de la Revista Nexos. Febrero de 2015. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.