La caída del PRD y la reconfiguración de la izquierda - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
La caída del PRD y la reconfiguración de la izquierda
De no estar divididos los partidos de izquierda, ¿podrían competir directamente con el PRI el primer lugar nacional para 2018?
Por Central Ciudadano y Consumidor
23 de junio, 2015
Comparte

Por: Edgar Valle Álvarez (@cadmio501) y Sergio Valdez (@kike_sergio)

Los resultados de las elecciones pasadas dejan clara la reestructuración de la izquierda en nuestro País; una reconfiguración en donde el PRD se convierte en el menos afortunado tras la elección. Los hechos hablan por sí solos: la pérdida del registro del PT, el aumento de porcentaje de votación de Movimiento Ciudadano, el fuerte surgimiento de Morena y la drástica disminución de votos que obtuvo el PRD muestran un movimiento en la forma en que la población elige a sus gobernantes, al menos entre aquellos cuya preferencia electoral está en la izquierda.

La caída del PRD

Existen diversas hipótesis para entender la pérdida de votación que sufrió el PRD por parte del electorado: se habla de su participación en el Pacto por México -convocado en los primeros meses del periodo del presidente Enrique Peña Nieto-, del alto corporativismo que mantiene en el DF, que lo ha obligado a prestar mayor atención a su estructura en lugar de seguir siendo atento a las demandas ciudadanas, un desprecio sistemático a la opinión pública, la salida de importantes líderes morales, así como los escándalos de corrupción en Michoacán y Guerrero, entre otros. Sin duda, motivos suficientes para explicar los pobres resultados electorales obtenidos el pasado 7 de junio.

En consecuencia surgió una pugna dentro del partido para quitarle el liderazgo a Andrés Manuel López Obrador, quien, al ver su coto de poder comprometido, aprovechó para deslindarse y formar un partido nuevo que pudiera albergar a figuras como Ricardo Monreal o Martí Batres, entre otros, quienes junto con sus simpatizantes, se movieron como bloque fuera del PRD hacia Morena.

¿Pero qué muestran los datos sobre esta fractura y reconfiguarción de la izquierda? El desprendimiento es claro; en las elecciones ocurridas entre 1994 y 2012, el PRD obtuvo regularmente un promedio de 18% de la votación a nivel nacional; situación diferente estas elecciones, cuyos resultados muestran el efecto que provocó la división del partido y la formación de Morena. De acuerdo con el PREP, el PRD obtuvo un 10% y Morena un 8%, sumando un total de 18%, porcentaje que posiblemente habría correspondido al PRD antes de todas las escisiones de políticos notables a favor del partido que encabeza moralmente López Obrador.

Algunos puntos centrales, imposibles de soslayar en esta nueva configuración de las izquierdas, es el debut de Morena en su primera participación electoral como cuarta fuerza política nacional, posicionándose como el inicio más exitoso de un partido de izquierda en la historia de México, superando el 7% del debut del PRD en 1991. De igual forma está el fortalecimiento de Movimiento Ciudadano, que aún con la salida del ex Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, por la competencia a una diputación, recibió una votación histórica al lograr casi el 6% del voto efectivo nacional, lo que le significó obtener 26 diputados en la Cámara, convertirse en la sexta fuerza nacional y obtener posiciones importantes, como el actual triunfo en las alcaldías de Guadalajara y Puerto Vallarta.

En contraparte, está la situación del PT, quien perdió el registro a nivel nacional al no poder llegar al 3% mínimo que se requiere, para quien sus opciones oscilan entre la impugnación ante el Tribunal Electoral en aras de un recuento de votos -lo que se percibe como una posibilidad lejana- o solicitar su registro como partido local en los estados donde sí logró ese 3% o más que requiere la ley electoral. En este sentido hay quienes han argumentado que su pérdida de votos en parte se explica por su acercamiento al PRD y la distancia mantenida con las emergentes opciones de la izquierda.

Dentro de todo este contexto es fácil preveer que para 2018 el PRD sufrirá una competencia muy fuerte para conservar su posición como tercera fuerza nacional y primera entre las izquierdas, pues por primera vez desde 2003 se vería forzado a competir sin el apoyo del PT y tendrá rivales fuertes y en crecimiento como Movimiento Ciudadano y Morena, quienes probablemente ya consideran la alianza. Si sumamos los votos de estos dos partidos obtenidos en la presente elección, habrían logrado en conjunto un 14% de los votos, lo que supera a lo obtenido por el PRD por 3 puntos y medio.

La realidad nos muestra que tras esta elección de 2015, el PRD ya no puede considerarse como uno de los tres partidos políticos grandes, sino como uno de los cuatro medianos, que junto con Morena, PVEM y Movimiento Ciudadano, contienden por convertirse en el tercer lugar nacional e intentar competir con los que aún siguen siendo los verdaderamente grandes, PRI y PAN.

La derrota del PRD 2015

 

¿Qué opciones tiene el PRD?

De seguir por ese camino, la única competencia real por la presidencia de la República en 2018 sería entre PRI y PAN. En este sentido, las opciones del PRD son pocas; por un lado podría colocar de candidato a la presidencia a una figura altamente popular, o negociar con todos los partidos de izquierda para formar una alianza, dado que, revisando los resultados de las encuestas de salida realizadas por SIMO Consulting, gran número de personas que votaron por el PRD en 2012 lo hicieron por otros partidos de izquierda en el 2015, especialmente Morena.

Del 100% de personas que dijeron votar por el PRD en 2012, solamente el 47% lo volvió a hacer en 2015. El porcentaje restante se repartió entre los partidos de izquierda de la siguiente manera: Morena con un 23%, Movimiento Ciudadano con 5% y PT con 3%, lo que significa que hubo un 31% de su voto que en estas nuevas elecciones prefirieron otras opciones de izquierda.

Redistribución del voto del PRD

Para el PRD un reposicionamiento ideológico y un replanteamiento de alianzas sin duda comienza a ser un tema de supervivencia. Basta ver cuánto les significó actualmente a los partidos de izquierda el voto que fue del PRD en 2012. Del 100% de votos obtenidos en la elección de este año para cada una de las opciones de izquierda ¿cuántos de ellos vinieron de personas que en el 2012 votaron por el sol azteca? De acuerdo a los datos de SIMO Consulting, del total de personas que votaron por Morena en 2015, el 41% lo habría hecho por el PRD en 2012, así como el 9% de los que lo hicieron por Movimiento Ciudadano y el 15% del PT.

Frente a este escenario la pregunta central sería ¿de no estar divididos los partidos de izquierda, podrían competir directamente con el PRI el primer lugar nacional? Los números muestran una respuesta clara: juntos obtendrían cerca del 28% del voto efectivo, colocándose apenas a 1% por debajo del tricolor, y dejarían atrás al PAN por casi 8 puntos. Claro, de no estar divididos.

Izquierda dividida 2015

 

*Sergio Valdez, antropólogo, consultor en el área cualitativa de SIMO Consulting y Edgar Valle Álvarez, politólogo, Director Asociado de SIMO Consulting

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.