Nuevas facultades de la Cofece: ¿libre concurrencia y competencia económica? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
Nuevas facultades de la Cofece: ¿libre concurrencia y competencia económica?
La nueva Ley Federal de Competencia Económica (LFCE) incorpora sanciones más estrictas para quienes incurran en prácticas anticompetitivas; además se espera que la Cofece sea más eficaz, al separar la labor de investigación de la sancionadora. Ello evita que el mismo órgano sea juez y parte en un asunto y garantiza el debido proceso. Sin embargo, grandes retos quedan por enfrentar.
Por Central Ciudadano y Consumidor
26 de agosto, 2015
Comparte

Por: Paola Jiménez Casanova (@pjksanova), Mariana Danaé Cruz Caballero (@marianacruuz) y Fernanda Aguilar Cortés (@fer10ac)

La regulación en materia económica en México es de creación reciente: apenas en 1986 se dio la apertura económica y hasta 1993 se publicó la primera ley en materia de competencia económica. Sin embargo, esta ley sufrió diversas reformas importantes en 1996 y 2010. Recientemente se modificó nuevamente la política de competencia en México que propició una reforma constitucional en 2013 y la creación de una nueva ley que se adaptara a ella.

El fin de la reforma es fortalecer la protección a la libre concurrencia y la competencia económica. Así, se dotó a la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) de autonomía constitucional y mayores facultades. Además, se modificó el artículo 28, párrafo segundo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para fortalecer el derecho de los consumidores y su bienestar, que es el fin último de la política de competencia económica.

La nueva Ley Federal de Competencia Económica (LFCE) incorpora sanciones más estrictas para quienes incurran en prácticas anticompetitivas; además se espera que la Cofece sea más eficaz, al separar la labor de investigación de la sancionadora. Ello evita que el mismo órgano sea juez y parte en un asunto y garantiza el debido proceso. Sin embargo, grandes retos quedan por enfrentar.

A continuación se dará cuenta de dos casos que se analizaron bajo el marco normativo anterior de la Comisión para ejemplificar las dificultades que pudiera enfrentar hoy la Cofece como promotor de la competencia económica.

Ventas atadas de PEMEX-Refinación

La apertura económica en sectores clave como el energético era necesaria para asegurar el crecimiento económico a largo plazo. No obstante, la implementación de la reforma debe propiciar las mejores oportunidades para la competencia y evitar obstáculos que mermen el desenvolvimiento del mercado (barreras a la entrada o prácticas anticompetitivas). Por ello, el papel de la Cofece será crucial, principalmente en los primeros años. Además, el proceso de competencia comprende tanto el acceso a mercados como las condiciones de realización de actividades económicas. Resoluciones sobre mercados relevantes, insumos esenciales o barreras a la competencia, agentes con poder sustancial de mercado, prácticas monopólicas absolutas y relativas, pero sobre todo sobre condiciones de mercado marcarán una diferencia sustancial.

El sector energético es muy amplio, pues incluye el sector eléctrico y el sector de oil and gas. Este último incluye actividades de upstream, midstream, downstream. Las condiciones de cada mercado, así como el grado de competencia en cada una de estas actividades varían y la Cofece tendrá injerencia en todas las que no constituyan una actividad del área estratégica reservada al Estado. Si bien las actividades de exploración y extracción son fundamentales para que los demás procesos se den, es en las actividades downstream, (refinación, comercialización y distribución) donde los consumidores veremos los beneficios de la reforma: mejores servicios, productos y menores precios.

Uno de los casos más relevantes en esta materia es el de ventas atadas de PEMEX – Refinación. La Comisión Federal de Competencia (CFC) en 2013 sancionó a PEMEX – Refinación con una multa de 651.6 millones de pesos por incurrir en prácticas monopólicas relativas porque utilizó su poder de mercado al condicionar la venta de gasolinas a la contratación del servicio de traslado de los combustibles con pipas operadas por trabajadores sindicalizados de PEMEX, prohibiendo así el traslado a través de otros transportistas. Asimismo, se sancionó a PEMEX con una multa de 1.6 millones de pesos por coadyuvar en la práctica anticompetitiva a PEMEX – Refinación.

El fondo del asunto refirió a si la práctica cometida consistía en una práctica monopólica relativa o no. Un factor determinante en este caso fue la argumentación del mismo, pues la línea entre qué constituye una actividad del área estratégica y qué no, es muy delgada. Establecer en qué momento de la cadena productiva del petróleo el Estado deja de tener competencia exclusiva requirió de una labor argumentativa muy especializada. El esquema siguiente muestra en qué etapa del proceso empieza la libre concurrencia.

Libre concurrencia

 

En primer lugar, se determinó que la CFC es competente para conocer del caso pues, PEMEX – Refinación puede celebrar contratos de franquicia y suministro en una relación de coordinación y no de supra subordinación, es decir, en igualdad de condiciones –lo que implica que no pueden modificar el contrato de manera unilateral- y todo ello es facultad de la Comisión. La CFC determinó que la actividad después de la venta de primera mano de las gasolinas deja de ser parte del área estratégica porque a partir de ahí ya está en manos de los franquiciatarios, que son particulares. Así, resolvió que los acusados incurrieron en la práctica sancionada por el artículo 10 de la Ley anterior en Competencia Económica con el cual ocasionaron un daño estimado de 187 millones 581 mil pesos en un periodo de dos años y tres meses, por lo que se impusieron las multas mencionadas y se ordenó que la práctica fuera suprimida.

En este caso no sólo se impuso una de las multas más altas, también se sancionó a un organismo del Estado por incurrir en prácticas anticompetitivas en un mercado en donde la línea entre actividad exclusiva del Estado y actividad en libre concurrencia es muy delgada. Actualmente, el caso se encuentra en la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) quien atrajo el asunto a petición del Procurador General de la República.

Lo que resuelva la SCJN será fundamental, pues pondrá a prueba el poder sancionador y la eficacia de las resoluciones de la Cofece; es decir, si se niega el amparo, cuánto tiempo tomará para que la Comisión haga efectiva la multa y así sentar un precedente en materia de competencia económica en el sector energético.

Slots como insumo esencial en el AICM

El otro caso es la regulación de la asignación de los horarios de despegue y aterrizaje “slots”, considerados como un insumo esencial, en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). En 2007 y 2010, la CFC emitió opiniones sobre la asignación de slots en el AICM que en ese momento quedaron sin utilizarse. Los slots son una importante barrera de entrada ya que el AICM opera bajo condiciones de saturación. Las recomendaciones emitidas destacaron la importancia de crear una estructura integral, que promueva la transparencia y la eficacia de la política de competencia entre aerolíneas y también entre aeropuertos.

Distintas instituciones se pronunciaron sobre la política de competencia. Consideran importante restructurar el sector aeronáutico para alcanzar el bienestar del consumidor. Para lograrlo proponen mejorar las condiciones de transparencia y garantizar la rendición de cuentas. Asimismo la política integral debe priorizar los análisis de políticas públicas en materia de competencia para evitar altos costos económicos. Así, se propone implementar una nueva medida de competencia: el Número Efectivo de Aerolíneas, que ya detectó que el mercado nacional se encuentra medianamente cerrado.

La Cofece debe impulsar la eficiencia de la competencia en los mercados. Naturalmente este impulso requiere ser integral para poder disuadir las conductas anticompetitivas. Mejores precios, mayor variedad e incentivos para mejorar la calidad son consecuencia de la competencia para garantizar que los mercados funcionen a favor del bienestar de los consumidores. Sin embargo, la Cofece tendrá que evitar una regulación excesiva (en la evaluación de casos de concentración) que pudiera afectar las condiciones de competencia en el sector.

La Cofece tiene que enfocarse en regular la provisión eficiente de servicios aeroportuarios a través de tarifas competitivas, una regulación transparente y sin exclusividades. Además, la competencia en y entre aeropuertos deberá tomar en cuenta la asignación de slots vía subasta y la regulación en licitaciones de concesiones de aeropuertos. Lo anterior, tomando en cuenta que los slots determinan el grado de competencia en el mercado de transporte aéreo y con ello las condiciones para los consumidores.

¿Qué sigue?

Algunos de los grandes desafíos que enfrentará la Cofece refieren a la eficacia de sus resoluciones. En este sentido, la fuerza vinculante de sus decisiones será un factor determinante para consolidar su autoridad en el tema.

Por un lado, en el sector energético, la naturaleza del mercado hará que existan pocos competidores; por ello, el desempeño de la Cofece será fundamental para que se garantice la libre concurrencia y la competencia en este sector clave en la economía de México. La eficacia de las sanciones impuestas a PEMEX y su subsidiaria serán cruciales para sentar precedentes en la materia, pues si se ejecutan completamente propiciarán el ambiente adecuado para la competencia; en cambio, si no logran ejecutarse podrían incentivar prácticas anticompetitivas en el futuro.

Por otro lado, las aspiraciones en el sector aeronáutico, en específico con la construcción del nuevo aeropuerto, deberán enfocarse en evitar la concentración de slots y procurar una asignación eficiente que garantice el bienestar del consumidor. El reto consistirá, principalmente en dar eficacia a los mandatos de la Cofece una vez que finalice el procedimiento de determinación de insumo esencial, pues ya no serán meras opiniones. Es fundamental que la resolución incluya un adecuado esquema de otorgamiento de los slots, su transparencia y la posterior verificación de la autoridad; así se buscará la mayor eficiencia a favor de los usuarios.

El fin último es impulsar una política económica eficiente que tome en cuenta cada uno de los procesos productivos en todos los mercados que tenga como resultado un mayor grado de satisfacción de los consumidores.

 

* Las autoras son estudiantes de último semestre de la carrera de Derecho en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Compartimos el interés por el tema de regulación en competencia económica. Paola Jiménez trabaja en el área de investigación del Centro de Energía y Recursos Naturales del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Mariana Cruz trabaja en el área de litigio en el Bufete Cruz Caballero S.C. Fernanda Aguilar trabaja en el Centro de Estudios Constitucionales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

 

 

 

Es importante notar que la eficacia de las sanciones no deriva ni depende de la autonomía constitucional que ahora tiene la Cofece.

Es importante señalar que no todas las conductas que se mencionan en la ley son per se prácticas monopólicas relativas; es indispensable probar que se causó un daño y que pueda tener como objeto desplazar indebidamente a los demás competidores

Las posturas que se considerarán en este trabajo son las emitidas por el Instituto Mexicano para la Competitividad, la organización Central Ciudadano y el Consumidor, la Comisión Federal de Competencia, la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Cámara Nacional de Aerotransportes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.