Consumidor: ¿sabes quién tiene tus datos personales? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
Consumidor: ¿sabes quién tiene tus datos personales?
¿Qué información personal damos a los proveedores de bienes y servicios? ¿Conoces sus avisos de privacidad y sus prácticas de uso de datos? La bancarización y la vida en línea tiene sus costos y no todos se están preparando para ello.
Por Central Ciudadano y Consumidor
28 de enero, 2014
Comparte

Por: Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)

El día de hoy se celebra el Día de la Privacidad de Datos (#DPD14), un esfuerzo internacional por generar conciencia y alertar a los usuarios de Internet sobre la importancia de los datos que dejan durante su navegación. Se conmemora los días 28 de enero de cada año debido a que en esa fecha se firmó la Convención 108 de 1981, tratado vinculante en materia de protección de datos personales que ha sido ratificado por distintos países europeos y no europeos. En noviembre pasado el Instituto Federal de acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IFAI) solicitó la adhesión de México a dicho convenio, con el objeto de consolidar el régimen de protección y tener una participación más activa a nivel global en este tema.

¿Por qué es tan importante la protección y privacidad de los datos? Es sencillo, la era digital supone riesgos en materia de seguridad y privacidad para las personas. Hoy es cada vez más fácil identificar a los individuos a través de sus datos, mismos que se manejan en grandes cantidades por instituciones públicas y privadas. Además, en la medida en que estos datos están en línea se convierte en un asunto que se debe abordar de manera global, y sólo podrá haber legislaciones efectivas en la medida en que éstas garanticen los derechos humanos, la transparencia y promuevan la cooperación de todas las partes interesadas.

México cuenta, desde 2010, con la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares en la que se establecen como derechos básicos de los titulares de los datos el acceso, rectificación, cancelación y oposición al uso de los datos que proporcionen a particulares. Los sujetos obligados por la ley (p.e. empresas) tienen la obligación de mostrar el aviso de privacidad en que hagan saber a los titulares de los datos el uso que se darán a los mismos; además, en los casos establecidos en la Ley, deberán avisar a los titulares sobre cambios en las políticas de privacidad y obtener consentimiento expreso para la utilización de los mismos, en caso de que sean considerados sensibles.

Una actividad en donde claramente proporcionamos datos personales es en el consumo de bienes y servicios. Muchas de las cuentas que pagamos probablemente están domiciliadas a los datos de nuestras tarjetas de crédito o débito. Los que hacen compras en línea no solamente proporcionan los datos de sus tarjetas, sino dejan información como domicilio, teléfono y fecha de nacimiento. Además, al navegar en línea dejamos rastro de nuestra actividad, por ello es más frecuente encontrar avisos en los sitios sobre su política de uso de “cookies”, en las que se detallan la información que almacenará el sitio.

Adicionalmente a sus estándares de privacidad, las empresas deben informar sus prácticas de seguridad de datos. Dos importantes casos en Estados Unidos muestran por qué debemos estar alerta. En diciembre pasado se reveló el ataque de que fue objeto la tienda Target, en la que, durante semanas, estuvieron expuestos datos de más de 110 millones de consumidores y que fueron utilizados indebidamente por terceros. De acuerdo a información del New York Times se calcula que el monto del fraude asciende a 18 mil millones de dólares sumando la afectación a la tienda y a los bancos.

Por otro lado, se tiene el caso de Nieman Marcus, que este mes informó que los datos de sus consumidores estuvieron expuestos. Fuentes de la investigación confirmaron que el ataque a la tienda dejó acceso libre a la información en el periodo julio-diciembre del año pasado. La tienda se percató del robo de datos de su sistema cuando atendió reclamaciones por compras no realizadas por sus clientes. Este caso, como el de Target, nos muestra que cada vez es más importante para las empresas invertir en sistemas de seguridad que den confianza a los consumidores sobre la información que proporcionan a las tiendas.

En una reciente carta a sus tarjetahabientes, Chris McWilton, Presidente para Mercados en Nortemérica de Mastercard, decía sobre los ataques a los sistemas de datos anteriores que “si no tienes la confianza del público, no tienes negocio”. Y tiene razón, en la medida en que el volumen de las transacciones electrónicas aumente, las empresas deberán invertir más en sistemas de seguridad que brinden a los usuarios la confianza en su consumo; de lo contrario, el costo de casos como los que analizábamos será mayor al costo de implementación de sistemas de seguridad informática, dejando al consumidor en el peor escenario posible.

Es recomendable, por ello, que los consumidores estén conscientes de la importancia de la información personal. Recientemente se reveló que aplicaciones de agencias de espionaje cibernético pueden acceder a información personal como ubicación, edad o sexo de usuarios de aplicaciones como Angry Birds. Por ello, es importante que los consumidores no se confíen de las opciones de privacidad que por defecto ofrecen los aparatos móviles ni las apps que descargamos todos los días.

Finalmente, es importante que como consumidores busquemos compañías que sean transparentes en sus políticas de datos. Las certificaciones internacionales (como TrustE del sistema de Cooperación Asia Pacífico, o los sitios certificados por la Better Business Bureau) ayudan al consumidor en línea para decidir con qué compañías hacer compras. Por otro lado, es importante que los usuarios de internet comiencen a preguntarse con más frecuencia qué datos quieren compartir o no en sus redes sociales, o cuáles son las políticas de privacidad de los sitios que más visitan. Estar alerta en este tema será cada vez más importante en el futuro y la privacidad de los usuarios debe ser el centro de cualquier política de datos que impulsen los gobiernos, la sociedad civil y las empresas.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.