SÍ(s) y NO(s) para México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
SÍ(s) y NO(s) para México
En una democracia se deben debatir las posiciones divergentes en paz y con inteligencia. Se vale decir que sí y que no.
Por Central Ciudadano y Consumidor
18 de septiembre, 2014
Comparte

Por: Gerardo Rodríguez Sánchez Lara (@gerodriguezsl)

 

Columna dedicada a mis alumnos de

comunicación política y seguridad nacional.

 

Preparando mis clases de licenciatura y maestría sobre Comunicación Política y Seguridad Nacional decidí volver a ver una película ícono sobre estas materias, No. Esta película escrita por Pedro Pereino, dirigida por Pablo Larraín y protagonizada por el mexicano Gael García Bernal aborda la experiencia exitosa de la campaña de la concertación chilena (la unión de partidos de derecha e izquierda, los demócrata cristianos y los socialistas chilenos principalmente) para reinstaurar la democracia en Chile después de la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Recientemente se cumplió un lamentable aniversario para muchos. El 11 de septiembre de 1973, cuando el ejército de Chile liderado por Pinochet derroca en un golpe de Estado al presidente Salvador Allende. Por la fuerza de las armas y con el apoyo de la CIA, confirmado por la historiografía oficial de Estados Unidos (ver The Pinochet File en el Proyecto National Security Archive de la George Washington University), se derrocó a un gobierno democráticamente electo con tendencia socialista en América Latina. Este golpe de Estado confirmó la política de contención del comunismo por parte de Estados Unidos en la región. Esto dio paso a los llamados regímenes de “seguridad nacional”. Estos gobiernos militares lo que buscaban era más bien la “seguridad del régimen político en turno” y la defensa de los intereses económicos de Estados Unidos. Por lo anterior, estos gobiernos escudaron sus acciones bajo el principio de que se podía anteponer la “seguridad nacional” sobre los derechos humanos. El gobierno por encima de la población.

La administración de Pinochet impuso por la fuerza el sistema económico liberal que ya había sacudido a otras naciones como el Reino Unido y Estados Unidos. Este modelo en el “largo plazo” consiguió una estabilidad económica inusual para Chile en el contexto de un continente subsumido en el populismo y la corrupción endémica de sus élites. Sin embargo, el costó fue de al menos de 2,000 desaparecidos y más de 200,000 refugiados chilenos.

La película No pone sobre la mesa de discusión sobre cómo puede tener un país, tan divido como el Chile en 1988, la capacidad de transitar a la democracia de manera ordenada gracias a su población participativa, a un ejército que ya no estaba dispuesto a violentar a su población y a una campaña de marketing político valiente. La campaña del permitía un período de otros ocho años de gobierno de dictadura. La campaña por el NO buscaba elecciones libres, la reinstauración de la democracia y la reconciliación nacional.

Tengo que confesar que volver a ver esta película me obligó a hacer un análisis de lo que está viviendo México y por lo anterior propongo una dicotomía entre SÍ(s) y NO(s) para nuestro país.

Mis SÍ(s) y NO(s). Con toda la carga personal que esto significa:

 

En política:

  • a un PRI reformador.
  • Sí a un PAN responsable y no mezquino.
  • Sí a un PRD verdaderamente progresista y defensor de sus causas.
  • No a un PRI que quiera avasallar en todas las elecciones y autoritario.
  • No a un PAN rehén del gobierno y sus gobernantes.
  • No a una izquierda divida.

 

En economía:

  • Sí a un PRI que busca la modernización económica del país.
  • Sí a un PAN que es fiel a sus banderas liberales.
  • Sí a un PRD que no obstaculizó las reformas económicas.
  • No a un PRI que impone más cargas fiscales sobre la clase media, que no ejerce con transparencia los recursos gubernamentales y que no reconoce el estancamiento económico.
  • No a un PAN en el que la corrupción interna lo carcomey le impide tener una voz creíble en la materia.
  • No a una izquierda que politice las decisiones de política económica sin argumentos.

 

En seguridad:

  • Sí al PRI que promueve la prevención social de la violencia y la reparación del daño a las victimas del delito.
  • Sí al PAN que reconoce los errores de estrategia en materia de seguridad pública presentes y pasadas.
  • Sí al PRD que promueve políticas efectivas de prevención del delito y la recuperación de espacios públicos.
  • No al PRI, PAN y PRD que no promueven acciones penales contra sus gobernadores, legisladores y alcaldes que se corrompen y que se vinculan con la delincuencia organizada.
  • No al PRI, PAN y PRD que permiten que se ejerzan de manera opaca los recursos destinados para la seguridad pública (FASP y Subsemun).
  • No al PRI, PAN y PRD que manejan de manera discrecional las cifras delictivas en el país.

 

Miscelánea de posiciones:

  • Sí a las reformas de energía, telecomunicaciones, política-electoral y laboral.
  • No a organismos constitucionales autónomos rehenes del gobierno en turno y los poderes metaconstitucionales (o como les gusta decirles “fácticos”).
  • Sí a la distribución de la riqueza, disminución de la pobreza y la desigualdad.
  • No a la reforma fiscal anti-clasemediera, no a la impunidad y no a la parálisis en el combate a la corrupción.
  • Sí a la transparencia de los gobiernos locales, los partidos políticos, grupos parlamentarios y sujetos obligados indirectos (personas y empresas que reciban recursos públicos).
  • No a gobernadores, presidentes municipales, partidos políticos y legisladores que no sean sujetos de fiscalización.

En una democracia se deben debatir las posiciones divergentes en paz y con inteligencia. Se vale decir que sí y que no. Este breve análisis y la lista dicotómica puede ser eterna. Sirva como catarsis personal y pública.

 

* Gerardo Rodríguez Sánchez Lara es Profesor de seguridad nacional, terrorismo y comunicación en diferentes instituciones civiles y militares. Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana en Central Ciudadano y Consumidor A.C. Miembro de CASEDE. Agradezco a Luis David Capistrán su colaboración. [email protected]

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.