Trámites burocráticos: la justicia de todos los días - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
C al cubo
Por Central Ciudadano y Consumidor
Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las lib... Organización sin fines de lucro que busca incidir en la ampliación y fortalecimiento de las libertades, derechos fundamentales, transparencia y educación de los ciudadanos y consumidores, para que participen con mayor eficacia en el desarrollo y evaluación de sus instituciones. (Leer más)
Trámites burocráticos: la justicia de todos los días
Entre más complejo sea un trámite, mayor la capacidad de la burocracia para extorsionar a los ciudadanos. Por ello en Central Ciudadano y Consumidor queremos que nos digan qué trámite, qué solicitud de servicios es costosa, engorrosa y genera espacios de corrupción. Acá pueden contestar el cuestionario.
Por Central Ciudadano y Consumidor
18 de diciembre, 2014
Comparte

Por: Carlos Martínez Velázquez (@carlosmartinezv)

En su mensaje a la nación del pasado 27 de noviembre, el Presidente Enrique Peña Nieto, entre otras cosas, habló de la justicia cotidiana, y me parece que es un tema impostergable que debemos discutir con seriedad y profundidad. No quiero hablar aquí de los tortuosos procesos a que se enfrenta alguien por ir a denunciar un delito menor ante el MP, sino de la relación más inmediata que enfrentamos con el sector gubernamental: los trámites y servicios en los distintos órdenes de gobierno. Por esto propongo que uno de los puntos que se deben de reformar, y debemos pensar, es la regulación social y económica que existe en el país.

Es difícil pensar en la justicia cotidiana si existen regulaciones locales que imponen asimetrías injustificadas en el desarrollo social y económico. Es injusto que un ciudadano que vive en Oaxaca tenga que esperar 97 días para abrir una empresa, mientras que quien vive en Nuevo León sólo tenga que esperar 6. No hay razón alguna que justifique esta disparidad, no hay argumento que me convenza de que las cosas tengan que ser así, de que no podemos reducir estas desigualdades en el acceso a los trámites y servicios que ofrecen los gobiernos.

Hace unos años, el Gobierno Federal impulsó el concurso de “El trámite más inútil” en el que participaron más de 20 mil ciudadanos. Revisando el ejercicio leía con atención la historia de la ganadora. La señora Celia Velázquez decía que su hijo recibía una medicina mensual y cada vez tenía que solicitarla ante el IMSS y para ello tenía que pasar por 8 autorizaciones y esperar 4 días por ella. No puedo imaginarme la desesperación de una madre trabajadora que sufre la ineficiencia de un sistema burocrático. Afortunadamente, dado que ganó el concurso ese trámite se reformó, pero ¿cuántos siguen siendo similares en todo el gobierno?

Veamos, por ejemplo, el reglamento municipal para regular la industria de la masa y la tortilla en el municipio de San Francisco del Rincón, Guanajuato. Hace poco la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) emitió una opinión sobre dicha disposición municipal. En ésta se deja ver que en dicho municipio es casi imposible abrir una tortillería, se imponen horarios de venta, barreras artificiales a la entrada como el tamaño de los locales, se impide la venta fuera del establecimiento; en fin, se limita un mercado y por lo tanto la posibilidad de que una familia pueda obtener sus ingresos de este negocio. Seguramente estas disposiciones están ausentes en municipios contiguos. Enfrentar estos trámites y requerimientos, además de ser cansado y oneroso, otorga un poder desmedido al funcionario de la ventanilla.

Entre más complejo sea un trámite, mayor la capacidad de la burocracia para extorsionar a los ciudadanos. En el país de “V.I.P.ismo”, quien tiene un conocido en alguna dependencia de gobierno seguramente no tiene que cumplir con toda la regulación. Por ejemplo, quien conoce al que pone el sello final del trámite en una oficina de gobierno seguramente no tiene que esperar días por un medicamento; la complejidad de las reglas hace esto posible. Esta regulación hace más costoso para los ciudadanos informarse de cada trámite, de cada cambio que se hace, de cada “hoja rosa” que hay que llevar para que lo atiendan.

Este complejo entramado también implica que la autoridad tiene mayores costos de verificar las normas. ¿Cuántas historias no hemos escuchado de corrupción entre verificadores y verificados? Probablemente hay un mercado multimillonario de transacciones irregulares para a) evitar la verificación, b) para que el verificador diga que alguien cumple cuando no, o c) para que diga que no cumple cuando sí. Ahí está gran parte de la corrupción gubernamental en normas que están para no cumplirse, que son objetos de negociación a cambio de dádivas indebidas.

Tampoco se ha hecho una regulación democrática y humana que ponga en el centro al ciudadano como sujeto de derechos y libertades. Trámites y regulaciones que no respetan la dignidad de las personas. Por ejemplo, es penoso que a los adultos mayores se les siga pidiendo una “prueba de vida” para cobrar su pensión en el IMSS, aun cuando en el ISSSTE retiraron el requerimiento por considerarlo no sólo oneroso sino impráctico. Si se mantiene el trámite es precisamente porque no hay una política de Estado sobre identidad adecuada y los registros civiles de los municipios son un desastre (muchos ni siquiera están digitalizados). Entonces, las fallas del sistema se le cargan al ciudadano con más trámites.

Por ello es importante que nos tomemos en serio el estudio de la regulación social y económica, como vía para la justicia ciudadana. En Central queremos hacer de este tema prioridad para 2015. Por ello hemos diseñado esta convocatoria para que nos digan qué trámite, qué solicitud de servicios es costosa, engorrosa y que genera espacios de corrupción. Repensar la regulación es cambiar la forma en que nos relacionamos con el gobierno.

Finalmente, hay que pensar que, de acuerdo al INEGI, el 12.1% de los ciudadanos han sido víctimas de corrupción y la mayoría lo padece en la realización de un trámite gubernamental. Asimismo, es percibido como el tercer problema más importante que enfrenta el país. Es tarea urgente repensar el esquema regulatorio del país, transitar hacia una democratización del mismo que lo haga humano y sensible a las necesidades sociales.

 

* Carlos Martínez Velázquez es Director de central Ciudadano y Consumidor.

 

 

Ver Ranking Estatal en Mejora Regulatoria de CIDAC, 2013.

Dícese de querer todo sin pasar por lo que todo mundo pasa. De hacer tu voluntad a pesar (y por encima) de la ley. Ejemplos claros: las Ladies, los gentleman o los que obtienen créditos hipotecarios no bancarios por parte de sus amigos.

Ver. Altamirano, Bernardo “Regulación, verificación y cumplimiento”. Reforma, Octubre, 2014.

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts