close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CandiData
Por Strategia Electoral
Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos q... Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos que contribuyen a mejorar los procesos democráticos y de rendición de cuentas en México y América Latina. (Leer más)
Poder Legislativo en América Latina
Considerando que los congresos y parlamentos son espacios de representación de la ciudadanía, lo ideal sería que estuvieran conformados de forma proporcional a la población de un país, pero esto aun parece lejano. Basta con echar un vistazo a la conformación por sexo de estos espacios, para saber que todavía queda mucho trabajo por hacer.
Por Strategia Electoral
1 de julio, 2019
Comparte

El 30 de junio se celebró por primera vez el Día Internacional del Parlamentarismo, y su conmemoración coincide en fechas, a modo de reconocimiento, con el día en que se creó la Unión Interparlamentaria, −organización mundial de los parlamentos nacionales− hace ya 130 años.

Los cuerpos legislativos son órganos fundamentales en los Estados democráticos, ya que son símbolos de la pluralidad de cada país, es por ello que dependiendo de la historia, contexto y tradición parlamentaria, cada nación determina las características de su Poder Legislativo de forma que se adapte mejor a las necesidades y características institucionales y sociales de cada uno, por lo que no hay dos iguales. En este contexto, decidimos explorar las características y composición de los congresos en la región.

En el mundo hay dos tipos de arreglos parlamentarios: bicameral, conformado por dos cámaras; y unicameral, con una cámara única. En América Latina encontramos ambas formas de organización y casi en la misma proporción. Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay, República Dominicana, Uruguay y Costa Rica tienen un congreso bicameral; mientras que Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela son ejemplos de países con congresos unicamerales.

Con respecto a la cantidad de integrantes, encontramos que el Congreso mexicano –Cámara de diputados y de senadores–, conformado por 628 legisladoras y legisladores, es el más grande de la región en contraposición con el costarricense, que con 57 integrantes es el menos numeroso. Entre uno y otro se encuentran, en orden descendente: Cuba con 605 integrantes, Brasil con 594, Argentina con 329, Venezuela con 307, Colombia con 273, República Dominicana con 222, Bolivia con 166, Chile con 163, Guatemala 158, Ecuador 137, Perú con 130, Uruguay con 129, Honduras con 128, Paraguay con 125, Nicaragua con 90, El Salvador con 84 y Panamá con 71 integrantes.

No todos los congresos de la región tienen una cantidad de integrantes fija. Las causas de variación están asociadas a factores de pluralidad en la representación a fin de garantizar la presencia de grupos étnicos, variaciones en la población o de ajustes derivados de la necesidad de crear espacios para las minorías políticas. Esta flexibilidad de composición numérica del congreso la encontramos en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Venezuela.

Considerando que los congresos y parlamentos son espacios de representación de la ciudadanía, lo ideal sería que estos estuvieran conformados de forma proporcional a la población de un país, pero esto aun parece lejano. Basta con echar un vistazo a la conformación por sexo de estos espacios, para saber que todavía queda mucho trabajo por hacer.

Los congresos con mayor presencia de mujeres en la cámara baja o única son Cuba, Bolivia, México, Costa Rica y Nicaragua con participación de mujeres de entre 46 y el 53 %, mientras que en el extremo opuesto de este espectro se encuentran los parlamentos de Brasil, Paraguay y Venezuela en los que las mujeres representan entre el 12 y el 15 % de sus integrantes. En los sistemas bicamerales, destaca que la presencia de las mujeres en la cámara baja o única es en promedio del 31 %, mientras que en la cámara alta el promedio es de 28 %.

Indistintamente del país del que se trate, la ocasión de la celebración es un buen pretexto para recordar la importancia que tiene la función legislativa en cualquier Estado, ya que representa uno de los poderes esenciales del Estado, constituye un contrapeso dentro del arreglo institucional, cuenta con una independencia que es fundamental en la consolidación de una democracia vigorosa y ,además, son el espacio donde encuentran representación las diversas corrientes ideológicas que hay dentro de un país, y el cuerpo en el que se refleja la pluralidad de las naciones.

@Eleccionesymas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.