Reelección: ¿qué aprobaron los diputados? Parte II - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CandiData
Por Strategia Electoral
Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos q... Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos que contribuyen a mejorar los procesos democráticos y de rendición de cuentas en México y América Latina. (Leer más)
Reelección: ¿qué aprobaron los diputados? Parte II
Aunque se trata de una reforma legal que estaba pendiente, cuyo contenido es aceptable y en su mayoría atiende a criterios emitidos tanto por la SCJN y el TEPJF, la forma de hacerlo fue desaseada.
Por Strategia Electoral
15 de abril, 2020
Comparte

En nuestra última columna escribimos sobre la reelección de legisladoras y legisladores federales, a propósito de la reciente reforma aprobada en la Cámara de Diputados. Tal como señalamos, en nuestro sistema político desde 2014 se permitió nuevamente la reelección consecutiva de legisladores y legisladoras. En Strategia Electoral detectamos que, desde entonces, se han reelecto 101 diputaciones locales y 227 presidencias municipales en cinco procesos electorales locales (2015, 2016, 2017, 2018 y 2019).

Aunque a nivel federal había una omisión legislativa sobre las reglas para la reelección, la experiencia que se ha tenido a nivel local, tanto a nivel legislativo como en la práctica han dejado ver que aún hay varios aspectos pendientes de regular, por lo que en más de una ocasión han sido las autoridades electorales, –administrativas y jurisdiccionales–, las que han tenido que resolver algunos de los vacíos legales que quedaron pendientes desde hace 6 años.

Esto ha generado que varios de los precedentes derivados de las acciones de inconstitucionalidad resueltas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como de las impugnaciones atendidas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), hayan sentado las bases de algunas reglas que permiten operacionalizar la reelección, entre las cuales destacamos:

  • Qué se considera reelección consecutiva y qué no. La reelección consecutiva debe ser para el mismo cargo, una postulación para un cargo distinto no es reelección;
  • Los requisitos que se pueden poner para hacer posible la reelección deberán ser razonables y proporcionales;
  • En tiempo de campañas electorales no existe impedimento alguno para que se continúe ejerciendo el cargo mientras se busca la reelección;
  • La reelección se da únicamente si se ocupó efectivamente el cargo, por lo que si únicamente fue suplente y no se ejerció el cargo no se considera reelección.
  • La reelección no es excusa para incumplir con las obligaciones en materia de paridad de género.

Estos son algunos de los criterios que ya han sido adoptados por autoridades electorales, y que se retomaron en las reformas a la normatividad electoral que regula la reelección de legisladoras y legisladores federales aprobadas en la Cámara de Diputados. Aunque también se establecieron reglas novedosas, como la posibilidad de reelección en una circunscripción territorial diferente para las diputaciones, cosa que se prohíbe para las senadurías; o la imposición de una multa equivalente a un día de dieta para quienes violenten las reglas relativas a la propaganda gubernamental y la neutralidad electoral.

En principio el contenido de la reforma no nos debe preocupar, pues, aunque no es idóneo, –aspecto que abordaremos en nuestro siguiente texto para CandiData–, gran parte del contenido aprobado por la Cámara de Diputados deriva de precedentes de órganos jurisdiccionales.

Lo que sí resultar criticable e incluso despertar algunas alarmas es el proceso legislativo que se siguió, o más bien las deficiencias de este, pues la aprobación de la reforma legislativa se dio en una sesión marcada por la ausencia de las fracciones parlamentarias opositoras −generada por la emergencia sanitaria actual−, hubo poca antelación desde la presentación de la iniciativa hasta la aprobación final, lo que inhibió el proceso deliberativo propio del proceso legislativo. Además, no podemos dejar de señalar que, ante la omisión de la anterior legislatura de regular este tema, tuvieron que ser los propios legisladores y legisladoras que podrán ser reelectos en 2021 quienes aprobaran las reglas que les aplicarán a ellos y ellas.

Por todo lo anterior es que consideramos que a pesar de se trata de una reforma legal que estaba pendiente, cuyo contenido es aceptable y en su mayoría atiende a criterios emitidos tanto por la SCJN y el TEPJF, la forma de hacerlo opaca lo anterior, pues deja ver que la actividad legislativa fue oportunista, más que oportuna.

@Eleccionesymas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.