close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CandiData
Por Strategia Electoral
Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos q... Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos que contribuyen a mejorar los procesos democráticos y de rendición de cuentas en México y América Latina. (Leer más)
Referéndums y consultas para fortalecer la democracia
Los mecanismos de democracia directa pueden surgir como un contrapeso a los abusos de poder, pues la participación ciudadana es importante para el buen funcionamiento de la democracia en general. Lo que se necesita es buscar una complementariedad virtuosa entre la democracia directa y representativa y no pensar que una debe suplir a la otra.
Por Strategia Electoral
25 de febrero, 2019
Comparte

La democracia representativa vive tiempos difíciles: la debilidad del estado de Derecho, los casos de corrupción de los gobernantes, la creciente desigualdad entre ricos y pobres, y la precarización de las condiciones de vida han generado desencanto e insatisfacción hacia esta forma de gobierno, lo que ha suscitado un debate sobre la necesidad de acercar los procesos electivos a la ciudadanía y propiciar un mayor involucramiento de ésta en la toma de decisiones públicas. En este contexto, han cobrado popularidad los mecanismos de democracia directa como los referéndums, consultas populares y plebiscitos como medio de transmisión de la voluntad del pueblo hacia sus gobernantes.

El debate entre democracia directa y democracia representativa no es un algo nuevo, y por lo mismo hay coincidencia en la noción de que una no debe excluir a la otra. En palabras de David Altman: los mecanismos de democracia directa no pretenden suplantar a la democracia representativa, sino más bien servir como válvulas de seguridad intermitentes contra el comportamiento perverso o irresponsable de las instituciones y políticos representativos¹.

Los mecanismos de democracia directa existen para complementar a la democracia representativa y por ello resulta pertinente reconocer su uso y aportación a la consolidación de las democracias. Sin embargo, uno de estos mecanismos ha resultado ser especialmente controvertido: los referéndums, pues estos se han utilizado tanto para la instauración de la democracia como para la legitimación de autoritarismos.

Un ejemplo de lo primero es Uruguay, donde mejor se ejemplifica el uso de los referéndums para la consolidación de la democracia. El 30 de noviembre de 1980 se celebró un referéndum para reformar su Constitución y legitimar en el poder al dictador Aparicio Méndez Manfredini. Los uruguayos le dijeron no a la medida con un 57.20% y esto sentó las bases para que 4 años después pudiera llegar al poder Julio María Sanguinetti, el primer mandatario elegido democráticamente tras 13 años de dictadura. El suceso marcó un precedente y lo referéndums se han convertido en una medida bastante usada en el país, convirtiendo a Uruguay en el país sudamericano que más frecuentemente los celebra. Hoy Uruguay es uno de los dos países latinoamericanos que son considerados democracia plena.

Por otro lado, un referéndum que culminó con la modificación de una Constitución y la consolidación de un régimen a modo para el ejército fue el que se llevó a cabo en Tailandia en el año 2016; en dicho referéndum la población aprobó una nueva Constitución, hecha a medida del ejército. Esta nueva Constitución consagra por ley el papel dirigente de los militares y debilita a gobierno civil y las autoridades electas.

En ambos casos los resultados fueron decisión de las y los ciudadanos, no obstante, las repercusiones son diametralmente opuestas.

Resultaría fácil encasillar a los referéndums, y a todos los mecanismos de democracia directa en general, como un medio para el debilitamiento de las instituciones democráticas y para el aumento del poder de los políticos que les convocan. Sin embargo, hay suficientes casos que permiten ver lo positivo de este tipo de herramientas, por ejemplo, en Chile el referéndum del 5 de octubre de 1998 que buscaba extender 8 años más el gobierno de Augusto Pinochet, pero los chilenos y las chilenas rechazaron el régimen. El 54.71% de votos fue por el “NO” y esto obligó a Pinochet a reconocer su derrota y retirarse, dando paso a Patricio Aylwin, quien asumió el poder el 11 de marzo de 1990.

Los mecanismos de democracia directa pueden surgir como un contrapeso a los abusos de poder, pues la participación ciudadana es importante para el buen funcionamiento de la democracia en general. Lo que se necesita es buscar una complementariedad virtuosa entre la democracia directa y representativa y no pensar que una debe suplir a la otra.  

 

@Eleccionesymas

 

¹ David Altman, Direct Democracy Worlwide (New York: Cambridge University Press, 2011), 2

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.