Riesgos de nuestra democracia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CandiData
Por Strategia Electoral
Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos q... Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos que contribuyen a mejorar los procesos democráticos y de rendición de cuentas en México y América Latina. (Leer más)
Riesgos de nuestra democracia
A pesar de sus fallas, es el único sistema en el que la pluralidad de ideas, la celebración de elecciones, la competencia política, la existencia de contrapesos al poder, la libertad, la igualdad y la representación política son posibles.
Por Strategia Electoral
28 de septiembre, 2022
Comparte

Anualmente, el 15 de septiembre se celebra el día de la democracia, un día en el que debemos reflexionar sobre su importancia y sobre todo los riesgos que hoy enfrenta. Hay que decirlo, la democracia no se construyó en un día, pero sí puede destruirse en un muy corto tiempo.

Durante los últimos 40 años, la lucha democrática en México ha sido colectiva e institucional. En estos años se han sentado las bases para la apertura del sistema político, se ha construido un entramado institucional que le ha dado estabilidad al país y se ha conquistado el reconocimiento de derechos humanos que hoy nos permiten tener mayores libertades.

Hoy vivimos momentos de descontento con la democracia no solo en México sino en el mundo, y esto es en gran parte porque no ha sido eficaz para resolver los problemas cotidianos. Asuntos como la desigualdad, la inseguridad, la corrupción y la violencia prevalecen en la vida pública de los países como caldo de cultivo para el surgimiento de pulsiones autoritarias.

Decía Winston Churchill que la democracia es el peor sistema de gobierno, a excepción de todos los demás que se han inventado. A pesar de sus fallas, es el único sistema en el que la pluralidad de ideas, la celebración de elecciones, la competencia política, la existencia de contrapesos al poder, la libertad, la igualdad y la representación política, son posibles.

¿Y cómo es que una democracia deja de serlo? Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, en su estudio “La ruptura de los regímenes democráticos”, concluyen que esto sucede cuando los gobiernos y sus líderes rechazan las reglas del juego, niegan la legitimidad de sus oponentes, toleran o promueven la violencia, y limitan las libertades civiles de sus oponentes, incluyendo a los medios de comunicación.

Siguiendo estos parámetros, el Laboratorio Electoral realizó un análisis de diversas acciones implementadas por la actual administración desde el que se detectaron diversos riesgos para nuestra democracia. Aquí los cinco puntos principales:

1. Ataque a las instituciones y las reglas democráticas

Desde el gobierno se han emprendido diferentes ataques y amenazas en contra de instituciones y entes autónomos. Es claro que las autonomías incomodan y se ha buscado disminuirlas, controlarlas e incluso cooptarlas para su debilitamiento.

En los Estados democráticos la legitimidad del poder político proviene de la pluralidad de la ciudadanía expresada en elecciones libres, pero el gobierno se ejerce siempre limitado por las facultades y restricciones establecidas en las leyes, y por la distribución del poder entre órganos diferentes. Mandar al diablo las instituciones en el discurso y en la práctica es un riesgo, pues deja ver que lo que se busca es borrar los límites al poder.

2. Ataque y debilitamiento de la oposición

“Quien no está conmigo está contra mí” parece ser la máxima que rige al presidente en cuanto a su concepción de quién integra y quién no a la oposición, y en este gobierno a la oposición se le busca cooptar con ofrecimientos de cargos públicos, se le descalifica mediante un constante discurso de odio, se le extorsiona, y empieza a vislumbrarse que a algunos se les persigue judicialmente. En política es tanto inevitable como legítimo estar en desacuerdo. El asunto es cómo se trata a quienes no están de acuerdo.

La existencia de oposición al gobierno es un rasgo constitutivo de las democracias. Una democracia pluralista y competitiva solo es posible cuando se impone una cultura fundada en la comunicación y en la persuasión, en el consenso y la diversidad, una cultura que permita el cambio y, al mismo tiempo, atempere sus consecuencias, y en cuya integración la oposición juegue un papel central.

3. Ataque a la libertad de prensa y de expresión

La tensión entre los medios de comunicación y el gobierno ha sido una constante que ha ido incrementando conforme avanza el sexenio. Las descalificaciones hacia la prensa crítica o el periodismo de investigación y la política de “los otros datos” no contribuyen a que exista un juego sano entre gobierno, prensa y oposición. A esto se suma el alarmante aumento en la violencia que amenaza a quienes ejercen el periodismo en México.

Los medios de comunicación juegan un papel fundamental en las democracias. La importancia de la actividad periodística se refleja en su potencial para la conformación de un debate público abierto, pluralista y consciente, que permita a la ciudadanía tomar decisiones en los diversos campos que afectan su bienestar.

4. Concentración del poder

Durante la transición a la democracia se buscó dejar atrás el presidencialismo a efecto de generar un mayor equilibrio entre poderes. Sin embargo, han sido varias las acciones que ha emprendido este gobierno a efecto de concentrar funciones y atribuciones en la administración pública federal, o cuando no se puede, en el menor número de personas posibles, de manera que exista mayor control de todas las funciones del Estado desde el Ejecutivo. Este es un riesgo que incluso fue señalado en días pasados durante la Cumbre Global de la Democracia Electoral. i

4. Política exterior errática

El endurecimiento del principio de no intervención, la ausencia del presidente en el plano internacional, el distanciamiento de la comunidad internacional so pretexto de evitar el injerencismo extranjero y la falta de recursos destinados a este rubro, prende las alertas sobre el rumbo que podría tomar nuestro gobierno. A esto se suma una marcada tendencia a estrechar relaciones con países y líderes que son reconocidos por sus prácticas antidemocráticas y violatorias de derechos humanos, así como un claro alejamiento de nuestros principales socios comerciales. Dime con quién andas y te diré quién eres.

Estos riesgos si bien se advierten claramente en la democracia mexicana no son exclusivos de ella, situaciones similares se observan en otras latitudes del mundo. Lo cierto es que nos indican que al final la fragilidad democrática es latente y que es responsabilidad de todos y todas cuidarla. Consulta el documento completo aquí.

@Eleccionesymas

 

i Referir aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.