Una reforma electoral: el remedio para todo mal - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CandiData
Por Strategia Electoral
Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos q... Somos un laboratorio de análisis en temas electorales y de transparencia. Impulsamos proyectos que contribuyen a mejorar los procesos democráticos y de rendición de cuentas en México y América Latina. (Leer más)
Una reforma electoral: el remedio para todo mal
Con miras a la elección de 2024 y en camino hacia la reforma electoral que ya se anunció, hoy sabemos que existen al menos seis iniciativas de reforma (más las que se acumulen), que serán materia de discusión en el Congreso de la Unión.
Por Strategia Electoral
3 de noviembre, 2021
Comparte

Así como días antes de la jornada electoral se instaura un periodo de reflexión con la intención de dar a la ciudadanía un espacio de calma para la deliberación, libre del ruido y el escándalo que generan las campañas electorales; una vez celebrados los comicios, irremediablemente llega otro momento de reflexión. En este momento, autoridades electorales, partidos políticos, legisladores, ciudadanía y todos aquellos actores que participan de la vida pública del país se cuestionan qué pudo hacerse mejor o por lo menos distinto, de acuerdo con sus propios intereses y lo que en últimas buscan proteger.

Independientemente del diagnóstico al que cada uno llegue, después de cada proceso parece haber consenso sobre el remedio: una reforma electoral. Esta siempre debe ser una que por fin resuelva todos los problemas de los que adolece nuestra democracia y el sistema electoral que le da sustento, por eso México tiene una larga historia de reformas electorales.

Con miras al próximo proceso electoral federal en el que se renovará, entre otros cargos, el del titular del Ejecutivo Federal, y en camino hacia la reforma electoral que ya se anunció -y para la cual iremos promoviendo el análisis y la reflexión desde nuestro Laboratorio Electoral (ver entrada anterior)-, hoy sabemos que existen al menos seis iniciativas de reforma (más las que se acumulen), que serán materia de discusión en el Congreso de la Unión. Estas se distribuyen así: tres de Morena -la del presidente, la del senador Ricardo Monreal y una del diputado Ignacio Mier, jefe de la bancada de Morena en San Lázaro-; una del PRI, una del PAN y el PRD en alianza, y una más de Movimiento Ciudadano.

Llevando la delantera del debate público se encuentra la iniciativa de reforma del senador Ricardo Monreal. Esta recoge varias de las exigencias más polémicas externadas por el presidente y otros actores políticos. Estos son sus ejes temáticos principales:

Derechos de la ciudadanía. Ampliar los derechos de la ciudadanía incorporando criterios recientes del TEPJF tales como: permitir a las personas con doble nacionalidad participar como funcionarias electorales; implementar el voto electrónico; añadir el derecho a votar en referéndums y plebiscitos así como a decidir sobre el uso y destino de los proyectos asignados al presupuesto participativo; establecer las bases para que las acciones afirmativas resulten proporcionales a la inclusión y representación de las personas pertenecientes a grupos sociales en situaciones de desventaja; y sentar una regulación clara respecto de la suspensión temporal o definitiva de los derechos ciudadanos en armonía con la presunción de inocencia.

Autoridades electorales. Bajo la eterna justificación de reducir gastos, plantea eliminar a los OPLES y delegar sus funciones al INE, un debate ya dado en 2014 y recientemente en 2019. Reducir la integración del Consejo General (CG) del INE de 11 a 7 consejerías e implementar esquemas rotativos, limitados a tres años, para ocupar el cargo de la presidencia del CG, también algo que fue parte de la reforma de 2014. Además propone desaparecer los Tribunales Electorales Locales y crear Salas Locales del TEPJF en su lugar. Reducir la integración de la Sala Superior del TEPJF de 7 a 5 magistraturas y reforzar sus competencias. Incluir como principio constitucional la obligación de juzgar con perspectiva intercultural de grupos en situación de vulnerabilidad.

Derecho sancionador y nulidades. Crear un catálogo de sanciones para cada infracción en materia electoral y considerar atenuantes o agravantes de responsabilidad. Eliminar interpretaciones extensivas y la aplicación de sanciones únicas obligando a individualizar al caso concreto. Añadir como conducta sancionable la inclusión de niñas, niños y adolescentes en los promocionales de los partidos políticos y la falta de inserción de subtítulos en los promocionales pautados. Establecer como causal de nulidad de elección la violencia política contra las mujeres por razón de género. 

Partidos políticos y fiscalización. Crear un sistema de medios de solución alternativa de conflictos en asuntos intrapartidistas y establecer que el procedimiento de fiscalización esté a cargo de una Unidad Especializa del INE, con autonomía e independencia en sus decisiones.

Legisladores por RP. Eliminar las senadurías electas por representación proporcional y reducir el número de diputaciones electas por este principio a la mitad, de 200 a 100, otra propuesta reciclada y que tiene antecedentes más cercanos en 2015 cuando el PRI lo planteo. Establecer ajustes a las Listas Regionales a efecto de asegurar la paridad en la conformación de la Cámara de diputados.

Facultad de legislar en materia electoral y omisiones legislativas. Se propone prohibir al INE, en los noventa días previos a la elección y durante el desarrollo del proceso, que por vía reglamentaría o interpretativa modifique sustancialmente la normatividad electoral. Y con el objeto de subsanar las posibles omisiones legislativas que pudieran afectar el desarrollo del proceso, se prevé la obligación dirigida a órganos administrativos y jurisdiccionales electorales, de notificarlas al Congreso 180 días antes de la elección para que puedan efectuarse los cambios necesarios o emitir el reglamento correspondiente.

La renovación de las autoridades electorales y la desaparición de órganos y cargos en pro de una política de austeridad son los temas centrales de esta primera propuesta. Si bien vale la pena hacer una revisión de la eficacia de contar con un aparato electoral tan voluminoso, la experiencia nos dice que hay asuntos mucho más urgentes de atender como blindar las elecciones del crimen organizado, regular el uso de las redes sociales en campaña, revisar el financiamiento de los partidos políticos o impulsar candidaturas realmente representativas de la sociedad dentro de los partidos políticos. ¿Es una reforma electoral el remedio ideal para estos males?

@Eleccionesymas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.