Acceso igualitario a empleos dignos para trabajadoras del hogar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
Acceso igualitario a empleos dignos para trabajadoras del hogar: el camino a la verdadera reivindicación de sus derechos
De acuerdo con el INEGI, de cada 100 trabajadoras del hogar, 99 prestan sus servicios sin un contrato escrito; solo 4 de cada 100 tienen acceso a servicios de salud, y 28 de cada 100 tienen algún otro tipo de prestaciones, como aguinaldo y vacaciones.
Por Armando Meneses
31 de marzo, 2022
Comparte

Si la pobreza se ve como un fenómeno determinado no solo por los ingresos o riqueza, sino también por las opciones, oportunidades y recursos a disposición de la persona a lo largo de su vida, la pobreza de las mujeres se revela con crudeza aún mayor”.1

 

 

Este 30 de marzo en el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Personas Trabajadoras del Hogar, es necesario recapitular qué se ha hecho y qué hace falta hacer para que el reconocimiento y garantía de sus derechos laborales sea una realidad.

A nivel mundial existen aproximadamente 67 millones de personas trabajadoras del hogar, 2 la mayoría mujeres. En México, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, 4T 2021), 2.3 millones de personas manifestaron dedicarse al trabajo doméstico remunerado; de ellas, el 88% son mujeres, lo cual deja ver claramente la feminización de esta actividad.

Lo anterior nos muestra una división sexual del trabajo. Históricamente, se ha construido la idea errónea de que las mujeres deben asumir los roles y las tareas de cuidado de la familia y del hogar, además de la falsa creencia de que esas labores no contribuyen a la economía mundial. Mediante estas afirmaciones se ha justificado, de manera histórica y sistemática, la falta de acceso igualitario a sus derechos laborales, sobre todo a la par de cualquier otra persona económicamente activa.

Adicionalmente, los datos del INEGI también exponen que, de cada 100 trabajadoras del hogar, 99 prestan sus servicios sin un contrato escrito; solo 4 de cada 100 tienen acceso a servicios de salud, y 28 de cada 100 tienen algún otro tipo de prestaciones, como aguinaldo y vacaciones. 3 Esto muestra la desigualdad en el acceso pleno a derechos laborales que ya están reglamentados en distintos instrumentos a nivel local, nacional e internacional.

Aun cuando las normas laborales referentes al trabajo del hogar –Ley Federal del Trabajo y Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social- parecen neutras, desde un análisis de esa división sexual del trabajo podemos observar que hay una afectación desproporcionada hacia un grupo de atención prioritaria: las mujeres, por lo que es urgente y necesaria la adopción de acciones encaminadas a favorecer de manera igualitaria sus derechos laborales. Tampoco hay que dejar del lado que, desde un análisis interseccional, esta desigualdad también afecta a mujeres indígenas y afrodescendientes, así como a otros grupos en situación de discriminación.4

Es importante señalar que nuestra propia Constitución local hace referencia a las personas trabajadoras del hogar. En particular establece la obligación de las autoridades de la Ciudad de crear, en el ámbito de sus competencias, programas de protección efectiva de los derechos de las personas trabajadoras del hogar, 5 a sabiendas de la situación precaria en la que se encuentran.

Derivado de una decisión judicial de nuestro máximo tribunal nacional es que se detonan diversas reformas en 2019 en materia de trabajo del hogar, tanto en la Ley Federal del Trabajo como en la del Seguro Social, particularmente en lo relativo a la obligatoriedad de contar con seguridad social de manera igualitaria a la de cualquier persona trabajadora.

Por otro lado, en el ámbito normativo internacional es relevante considerar el “Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos 189”, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cual entró en vigor para nuestro país en julio del año pasado. Dicho convenio establece disposiciones que obligan a los Estados a crear las condiciones necesarias para que el trabajo del hogar sea un trabajo decente: contar con contratos por escrito, contar con un salario mínimo, garantizar las prestaciones mínimas de trabajo como contar con seguridad social, vacaciones, entre otras.

Si bien se puede señalar un avance normativo, la realidad es que, en la práctica, aún no se logra el verdadero reconocimiento de su trabajo ni se garantiza el acceso a sus derechos laborales. Por eso es necesaria la identificación y señalamiento de las problemáticas, así como la creación de estrategias para lograr un verdadero avance en sus derechos hacia un trabajo digno y justo, de la mano con las trabajadoras del hogar.

La “Encuesta sobre la situación de derechos de las personas trabajadoras del hogar en la Ciudad de México”, del COPRED, parte de la idea de conocer de primera mano las necesidades y problemáticas que aquejan a las trabajadoras del hogar, y después resultó en el “Informe sobre la situación de los derechos de las personas trabajadoras del hogar en la Ciudad de México” con el objetivo de tener un panorama sobre las condiciones laborales de este grupo.

Aunque algunas acciones ya se han implementado o están en desarrollo, no han representado cambios sustanciales para la mejora definitiva de las condiciones laborales de las personas trabajadoras del hogar, y están sujetas en buena medida a la voluntad de sus personas empleadoras, por lo que se requiere de más esfuerzos en todos los niveles para asegurar un trabajo digno para quienes ejercen este trabajo.

No olvidemos insistir en la invitación permanente a las personas empleadoras a reflexionar sobre la labor vital que representa el trabajo del hogar para la sociedad, y a garantizar que las personas que lo realizan tengan acceso a los derechos laborales establecidos en la ley, así como en el compromiso de las autoridades para continuar generando las acciones necesarias para que se cumplan en el menor tiempo posible estas medidas.

* Armando Meneses es secretario técnico del @COPRED_CDMX.

 

 

 

1 Grupo de trabajo de Naciones Unidas sobre la cuestión de la discriminación contra las mujeres y las niñas, Reporte temático 1 (A/HRC/41/33).

2 OIT en colaboración con INWORK, Protección social del trabajo doméstico: tendencias y estadísticas, (en línea), Oficina Internacional del Trabajo, Documentos de política de protección social; No. 16, OIT, Ginebra, 2016, pp. XII. Disponible aquí.

3 INEGI. Comunicado de prensa 166/22. ESTADÍSTICAS A PROPÓSITO DEL DÍA INTERNACIONAL DE LAS TRABAJADORAS DOMÉSTICAS. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 4T 2021.

4 Resulta revelador que en la “Encuesta sobre la situación de derechos de las personas trabajadoras del hogar en la Ciudad de México” el 38.2% de las personas trabajadoras del hogar considera que ha sido discriminada por algún motivo en su trabajo, entre los que se encuentran que 38.2% por su condición económica, un 30.9% por su apariencia física y un 25% por su condición social.

5 Artículo 10 de la Constitución Política de la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.