Educación, igualdad y no discriminación - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
Educación, igualdad y no discriminación
El programa educativo “En línea con la igualdad” es una estrategia educativa que se centra en visibilizar las prácticas discriminatorias en los entornos personales y profesionales con la intención de reconocerlas, prevenirlas y eliminarlas.
Por COPRED
13 de agosto, 2020
Comparte

La discriminación y desigualdad son manifestaciones de violencia que están permeadas en los distintos ámbitos de la vida social y personal. Afectan de manera simbólica y directa a aquellas personas que no cumplen con lo estipulado socialmente para hombres, mujeres, jóvenes, niñez, etcétera, y se concretan en acciones que violentan sus derechos humanos de manera sistemática y estructural.

La discriminación es una conducta, culturalmente fundada, y sistemática y socialmente extendida, de desprecio contra una persona o grupo de personas sobre la base de un prejuicio negativo o un estigma relacionado con una desventaja inmerecida, y que tiene por efecto (intencional o no) dañar sus derechos y libertades fundamentales1. Es un fenómeno cultural extendido y reproducido generaciones atrás, por lo cual no se debe a hechos aislados o casuales: la discriminación responde a estructuras sociales de poder hegemónicas que excluyen a ciertas personas por algún rasgo de su identidad.

La discriminación tiene distintas raíces culturales, que van desde la normalización e invisibilización de ésta, hasta las estructuras de poder y opresión que colocan en desventaja y desigualdad a personas y grupos.

Estas raíces culturales se reproducen a partir de los aprendizajes sociales basados en prejuicios, estereotipos y estigmas, en donde se categoriza y valoriza a las personas de acuerdo con su edad, tono de piel, género, origen étnico, entre otros elementos de la identidad. El problema recae en que esta valorización determina quiénes sí y quiénes no pueden tener garantizados sus derechos humanos. Los prejuicios, estereotipos y estigmas son a veces imperceptibles por las sociedades y pueden generar prácticas discriminatorias naturalizadas. Por ejemplo, hay quienes consideran que las personas gays no pueden ser profesoras en niveles de educación básica, o que las personas indígenas son pobres porque no trabajan; esto desencadena acciones que pueden violentar sus derechos.

Por eso, el papel de la educación es de gran relevancia para el cambio cultural, un cambio que debería generar nuevas formas de relación entre las personas, basado en los derechos humanos y en el principio de igualdad. Es desde los espacios de reflexión, dialogo y conciencia que se pueden establecer nuevas formas de convivencia y de comprensión de la otredad, a partir de los principios de dignidad humana, igualdad y no discriminación. No puede haber cambios culturales si las personas, en lo individual, no pasan por procesos de crítica y sensibilización con respecto a la diversidad humana.

Ahora bien, es necesario que existan, desde los espacios formales y no formales de educación, estrategias diseñadas y enfocadas a visibilizar las manifestaciones de la discriminación y la desigualdad para crear nuevos referentes basados en los principios de los derechos humanos.

Ante los nuevos retos que plantea hoy la contingencia por COVID-19, esta semana en el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), a través del Instituto Nelson Mandela, pusimos en marcha el programa educativo “En línea con la igualdad”, que es una estrategia educativa que se centra en visibilizar las prácticas discriminatorias en los entornos personales y profesionales con la intención de reconocerlas, prevenirlas y eliminarlas. Busca, además, que las personas participantes adquieran conocimientos y habilidades para generar estrategias de inclusión basadas en el derecho a la igualdad y no discriminación en modalidad e-learning.

El objetivo es contribuir en la construcción de una cultura de derechos humanos, igualdad y no discriminación mediante acciones educativas, para prevenir y eliminar prácticas discriminatorias como parte fundamental del desarrollo y bienestar de las personas.

Por ahora, este nuevo programa contará con tres cursos: Derecho a ¿la igualdad o a la diferencia?, La diversidad sexual y de género, una cuestión de derechos, y Género y discriminación en la Ciudad de México.

Los cursos están dirigidos a personas que laboran en las instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil, empresas y público general de la Ciudad de México, y los detalles pueden consultarse aquí.

@COPRED_CDMX

 

 

1 Rodríguez, J. (2005). Definición y concepto de la no discriminación. El Cotidiano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.