close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
El amor romántico también discrimina
Las reflexiones que se han dado en torno a este modelo de amor idealizado han hecho visible un fenómeno social que no sólo afecta a las mujeres, también niega la diversidad de las relaciones y las formas en las que se expresan, pues se extiende a todos los ámbitos sociales.
Por COPRED
22 de febrero, 2019
Comparte

El modo en que internalizamos, actuamos y reproducimos un conjunto de valores y actitudes pueden contribuir a perpetuar las desigualdades. Esto no escapa a las vivencias en torno al amor de manera individual, pero también como una experiencia socialmente construida.

El amor y sus formas de expresarse se han vuelto un tema público y político; las teorías feministas han denunciado la función social del amor romántico como un modelo que reproduce prácticas violentas y de dominación, un mecanismo cultural que perpetua la desigualdad anidadas en las prácticas cotidianas.

Aún en el amor existen miradas diferenciadas que fortalecen elementos discriminadores entre los grupos poblacionales, ejemplo de esto lo podemos encontrar en los casos de embarazo en adolescentes, que implica la maternidad temprana de niñas entre los 15 y 19 años de edad, donde de acuerdo a la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes al año ocurren 340 mil nacimientos.

Aunado a ello, se encuentran los datos de la organización internacional Save the Children, los cuales especifican que una de cada 5 mujeres se casa antes de los 18 años, en su mayoría matrimonios arreglados o forzados los cuales en el imaginario colectivo bajo el velo del amor romántico son necesarios para preservar los modelos “tradicionales” de la familia.

Las reflexiones que se han dado en torno a este modelo de amor idealizado han hecho visible un fenómeno social que no sólo afecta a las mujeres, también niega la diversidad de las relaciones y las formas en las que se expresan, pues se extiende a todos los ámbitos sociales. La industria cultural ha sido una de los principales medios para situar el ideal romántico como la “normalidad” basada en una unión monogámica, heterosexual y con fines reproductivos.

En las campañas realizadas sobre el respeto y reconocimiento de las orientaciones sexuales, que suelen usar la bandera del amor para “aceptar” o “reconocer” su validez, se muestra un mensaje aparentemente inofensivo que se puede convertir en uno simbólico con una fuerte carga, reconociendo únicamente las relaciones entre personas del mismo sexo solo si están enamoradas o se aman, lo cual deja de lado otras formas de relaciones eróticas o afectivas no basadas en el amor.

De acuerdo a la encuesta sobre discriminación de la Ciudad de México realizada en 2017, de una lista de 41 grupos en situación de discriminación, las personas residentes en la Ciudad de México consideran que las personas gay ocupan la segunda posición como el grupo más discriminado (12.1%), lesbianas, la décima (3%) y preferencia u orientación sexual distinta a la heterosexual, la décima segunda (2.1%).

El 85.2% de la ciudadanía señaló que se discrimina a las personas gays, y el 53% de quienes lo reconocen, calificó que se les discrimina mucho. Para las personas que indicaron que éste es el grupo más discriminado, la forma cómo se les discrimina es por sus preferencias sexuales, y en segundo lugar, con agresiones verbales. De ahí pensar en aquellas expresiones que refieren estar de acuerdo con las parejas homosexuales pero no con el matrimonio o la adopción porque van en contra del ideal del amor romántico, y el modelo de familia tradicional.

Otros grupos que no entran en esta visión del amor romántico son las personas con discapacidad y las personas mayores; basta una mirada a toda la publicidad y mercadotecnia que se utiliza el día del amor y la amistad para dar cuenta que estos son grupos poblacionales que no solo son invisibles. Las generalizaciones y estereotipos negativos conllevan en el imaginario una descalificación de quienes se diferencian, los sujetos a un modelo del amor, la “normalidad”, el cómo debe darse y para quiénes.

Lejos de establecer modelos que nos sigan etiquetando y “normalizando” una forma de relacionarnos o vincularnos erótica o afectivamente, se vuelve necesario cuestionar toda intervención en la que se haga uso del amor para justificar la discriminación o cualquier violación a los derechos humanos y establecer una nueva cultura amorosa bajo la premisa de expresiones alternativas de convivencia, diferentes modelos de familia y de relaciones. El amor debe estar basado en el buen trato y en la igualdad, pero no sólo a la pareja, para la sociedad en general en la que nuevas formas de amor se construyan.

 

@COPRED_CDMX

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.