El regreso a clases presenciales, una oportunidad para la inclusión y la no discriminación - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
El regreso a clases presenciales, una oportunidad para la inclusión y la no discriminación
Los centros educativos, al igual que otros espacios de socialización, son sitios donde se presentan actitudes de exclusión y discriminación entre las personas que ahí coexisten, pero también son espacios clave para impulsar distintas acciones en favor del reconocimiento y el respeto a la diferencia.
Por Eliu Tonatiuh Mateos Aguilar
11 de junio, 2021
Comparte

A causa de la pandemia por el virus SARS-CoV-2 (causante de covid-19), la educación, al igual que otros sectores, ha enfrentado distintos cambios. Uno de ellos es la forma en la que las y los estudiantes de los distintos niveles educativos toman sus clases, de una modalidad presencial a una a distancia, debido a las medidas de contingencia. El distanciamiento social como mecanismo de prevención ha provocado impactos diferenciados en el bienestar de niños, niñas, adolescentes y jóvenes. A causa de dichas medidas, la población estudiantil ha presentado estrés, manifestando ansiedad, temor o preocupación debido al distanciamiento físico con la comunidad educativa.

Actualmente, en la Ciudad de México niños, niñas, adolescentes y jóvenes pueden ver la luz al final del túnel, pues el regreso a clases presenciales es ya una realidad para quienes así lo han decidido. Esta situación representa una oportunidad de volver a la “normalidad”: después de más de un año volverán a tener interacción física con quienes conforman la comunidad educativa; sin embargo, hay un número de estudiantes, madres y padres de familia y personal docente que aún no consideran pertinente regresar a los centros educativos porque persisten los efectos del distanciamiento social, como el miedo. Por ello, el regreso a las aulas ha sido voluntario.

Desde hace casi un año empezó a utilizarse el término “nueva normalidad”, y en los últimos meses algunas personas han empezado a regresar a sus rutinas, sin perder de vista a aquellas que aún permanecen en confinamiento, que están a muy poco tiempo de volver a realizar sus actividades cotidianas, como ir a la escuela. Lo anterior evidencia que existe ya un regreso a la vida cotidiana antes del distanciamiento físico, y que dicho retorno nos enfrenta a lo desconocido porque las personas hemos cambiado en el transcurso de la pandemia. Niños, niñas, adolescentes y jóvenes han experimentado distintas emociones que hoy hacen que su próximo regreso a clases presenciales sea algo inédito.

El retorno a las actividades requiere de preparación, pues los escenarios a los que se enfrentan las personas son nuevos. Ahora es indispensable el uso de cubrebocas, el lavado frecuente de manos y la sana distancia, pero además de estas medidas de prevención se requieren otros elementos para enfrentar la “nueva normalidad”, entre ellos la forma como será la interacción con las personas con quienes convivimos espacios laborales, educativos y sociales. Es indudable que la manera de coexistir será nueva, lo cual implicará desarrollar nuevas formas de tratar a las demás personas después de haber estado distanciadas durante un periodo prolongado.

Las autoridades federales desde meses atrás difundieron un número de aspectos necesarios para el regreso a la “normalidad”, entre ellos la eliminación de actitudes de carácter racista, clasista, sexista y todas aquellas de connotación discriminatoria, ya que la pandemia por el virus SARS-CoV-2 (covid-19) ha sido un escenario donde se han manifestado distintas conductas de rechazo y exclusión; las personas contagiadas con covid-19 y el personal de salud son quienes han sido víctimas de este tipo de actitudes. Por eso, este contexto inédito brinda la oportunidad de modificar nuestro comportamiento hacia las otras personas.

Hoy el regreso a clases presenciales, el retorno a la cotidianidad por parte de niños, niñas, adolescentes y jóvenes es la ocasión ideal para generar cambios en la forma como tratamos a los demás, mediante actitudes de reconocimiento y respeto a la diferencia, así como a aquellas condiciones que atraviesan las y los integrantes de la comunidad educativa a causa de la pandemia. En este sentido, los diferentes actores en los centros educativos deben comprometerse a impulsar acciones con la finalidad de modificar las percepciones sobre la diversidad a través de la reflexión y la comprensión del contexto que vivimos, lo cual propiciaría cambios actitudinales.

El encuentro que niños, niñas, adolescentes y jóvenes tendrán con las personas con las que convivían será distinto a aquel que solía vivirse después de un fin de semana o de un periodo vacacional. Por eso, el regreso a clases presenciales, después de meses de confinamiento, tendría que representar un nuevo comienzo para que las y los estudiantes, madres y padres de familia y personal docente promuevan nuevas actitudes en un marco de respeto y empatía para fomentar la inclusión y la no discriminación en la comunidad educativa.

Los centros educativos, al igual que otros espacios de socialización, son sitios donde se presentan actitudes de exclusión y discriminación entre las personas que ahí coexisten, pero también son espacios clave para impulsar distintas acciones en favor del reconocimiento y el respeto a la diferencia. El regreso a clases presenciales es la coyuntura ideal para el desarrollo de actitudes basadas en el respeto y la empatía; este paso representará para muchas niñas, niños, adolescentes y jóvenes un “nuevo comienzo”, pero también una nueva oportunidad para la inclusión y la no discriminación.

* Eliu Tonatiuh Mateos Aguilar es asesor en la Subdirección de Capacitación y Educación del @COPRED_CDMX.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.