close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
La discriminación en los medios de comunicación
Nuestra sociedad ha normalizado el racismo y el clasismo con frases “cotidianas” que lastiman la dignidad de las personas; no lo percibimos porque lo hemos vuelto parte de nuestra cotidianeidad, pero ¿nos hemos preguntando cómo se sienta la otra persona al escucharlo?
Por COPRED
12 de febrero, 2019
Comparte

Los medios de comunicación tienen un impacto muy fuerte en el pensar y actuar de las personas. Diariamente vemos en los distintos diarios de circulación nacional, televisión o escuchamos en radio mensajes que nos invitan a consumir algún producto, la mayoría de ellos refuerzan estereotipos, estigmas y patrones que consciente o inconscientemente influyen en la vida diaria de las personas.

Como consumidores nos creamos falsas necesidades, teniendo la idea de que al adquirir cierto producto o servicio vamos a destacar más que otra persona. Él lava el auto mientras ella prepara la comida; los hombres usan tonos azules mientras las mujeres los prefieren rosas; me deben de tratar mejor sólo porque uso ropa de marca, son algunos ejemplos de superioridad que vemos a diario.

Nuestra sociedad ha normalizado el racismo y el clasismo con frases “cotidianas” que lastiman la dignidad de las personas; no lo percibimos porque lo hemos vuelto parte de nuestra cotidianeidad, pero ¿nos hemos preguntando cómo se sienta la otra persona al escucharlo?

El léxico mexicano está basado en ideologías, estigmas, estereotipos y patrones generacionales; al decirlos o escucharlos tenemos dos opciones, aceptar la burla o visibilizar dicha acción para señalar que está mal. Hagamos una pequeña reflexión sobre dichos populares o chistes sin darnos cuenta de lo que conllevan: “trabajo como negro”, “indio”, “se fue como las chachas”, “calladita te vas más bonita”, “muerto de hambre”, “no seas nena”.

Todos los ejemplos mencionados anteriormente están presentes en los medios de comunicación, propiciando muchas veces conductas machistas, homofóbicas, clasistas y racistas. Diferentes investigaciones han asegurado que en nuestro país los medios juegan un papel importante respecto a la violencia que sufren las mujeres, derivada por la promoción de estereotipos de género.

Aunque la televisión, radio y medios impresos aún tienen un vasto público, han sido opacados por las redes sociales, las cuales han superado la línea tanto de la comunicación como del entretenimiento. Desafortunadamente también se han convertido en herramientas para fomentar los mensajes de odio y la discriminación.

El anonimato hace más fácil ejercer, difundir y aceptar la discriminación; preocupa la naturalidad que se tiene para ingresar a una red social y ver o compartir algún contenido violento. De cada 10 palabras discriminatorias que se escriben en las redes sociales, la mitad tiene que ver con el tono de piel y el origen étnico de las personas.

Un ejemplo lamentable de esto lo tenemos a la mano. Yalitza Aparicio, actriz de la película “Roma”, del director Alfonso Cuarón. Dicha cinta ha sido elogiada por los críticos y nominada a varios premios Oscar, por desgracia no ha sido el mismo caso para su protagonista, quien a través de las redes sociales ha sido víctima de mensajes racistas.

Día a día nos encontramos expuestos a un sinfín de comentarios y mensajes de odio, denostando el trabajo de las personas con señalamientos machistas, misóginos y clasistas que están enfundados en una personalidad que quizás no sea real.

Algunos datos sobre las tendencias en línea y la percepción de los internautas mexicanos revelan que el 51 % son hombres y 49 % mujeres; 66 % utilizan el Internet al menos desde hace 8 años. En promedio las personas en México tienen 7.1 años navegando por la red.

De acuerdo a los datos presentados por Asociación de Internet.mx, las personas pasan un tiempo promedio de 8 horas 12 minutos en Internet; se conectan principalmente desde sus dispositivos móviles. Las razones por las que más se conectan son para acceder a las redes sociales, enviar correos, buscar información o escuchar música; las redes sociales más utilizadas son Facebook, WhatsApp, YouTube, Instagram y Twitter.

De acuerdo a la Segunda Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México (EDIS 2017), los mensajes de odio aumentaron en las redes sociales. En una escala del 0 al 10, Facebook obtuvo el primero lugar con 5.7, seguido de páginas web con 5.6, YouTube con 5.2 y Twitter con 5.1. Las plataformas mencionadas anteriormente obtuvieron en la EDIS 2013, 4.6, 4.9, 4.5 y 4.5, respectivamente, lo que indica un aumento en todos los casos.

Sin embargo no todo es negativo, existen buenas prácticas en los medios, hay anuncios incluyentes, libres de estereotipos, de estigmas, mostrando que sí se puede hacer publicidad con enfoque de igualdad y no discriminación. No es fácil, pero tampoco es imposible.

La invitación a los medios de comunicación es a revisar sus contenidos, a cambiar la forma de hacer publicidad, ser novedosos en la forma de presentar sus productos con lenguaje de género y visibilizando a todas las personas. Aprovechamos este espacio para compartir con ustedes el manual de lenguaje incluyente elaborado por el COPRED que será de mucha utilidad en esta tarea.

 

@COPRED_CDMX

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.