La salud mental de las personas jóvenes y covid-19 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
La salud mental de las personas jóvenes y covid-19
Numeroso estudios indican que los efectos negativos detectados en la salud mental de las personas jóvenes se relacionan no solo con la pandemia, sino que van de la mano de condiciones socioeconómicas, desigualdades sociales/estructurales regionales e incertidumbre económica, académica y sanitaria global que afectan el desempeño escolar.
Por Ninette Ruvalcaba Torrero
29 de julio, 2021
Comparte

En marzo de 2020 la Organización Mundial de la Salud determinó de manera oficial que covid-19 se conocería como una pandemia mundial que afectaría a millones de personas.

Después de un tiempo, el personal médico advirtió que vendría el cierre total de todas las escuelas del país: las personas jóvenes recibirían instrucción a través de Internet, pero en un país con tanta pobreza, no resultaría nada fácil porque hay comunidades que ni siquiera cuentan con lo necesario para conectar una computadora. La modalidad de la enseñanza tuvo que modificarse, y tanto maestros como alumnos tuvieron que adaptarse a las nuevas realidades educativas.

Si bien la restricción de las actividades en el exterior ha contenido parcialmente los contagios y ayudado a sostener al sistema de salud mexicano, también ha incidido en la salud mental de las personas más vulnerables. Desde marzo de 2020 múltiples estudios se han enfocado en analizar el impacto psicológico del confinamiento social en la salud mental de las y los estudiantes a causa del confinamiento y la ruptura de rutinas cotidianas sociales y académicas, así como la adaptación de un modelo educativo en modalidad virtual.

Numeroso estudios indican que los efectos negativos detectados en la salud mental de las personas jóvenes se relacionan no solo con la pandemia, sino que van de la mano de condiciones socioeconómicas, desigualdades sociales/estructurales regionales e incertidumbre económica, académica y sanitaria global que afectan el desempeño escolar. Otros factores son el aislamiento social, el cambio drástico en el estilo de vida, el aumento de las actividades laborales online, la falta de apoyo social, el impacto económico familiar y la percepción de vulnerabilidad al contagio.

Las medidas tomadas ante la pandemia, como mantenerse en casa y distanciarse socialmente, han traído consigo estrés y ansiedad, condiciones que se agudizan por el encierro y afectan emocionalmente a todas las personas. Las investigaciones han demostrado que quienes están en cuarentena domiciliaria presentan estrés psicológico que puede agravarse al paso del tiempo, y diversos estudios realizados por Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat de Catalunya, uno más sobre las consecuencias psicológicas de la pandemia por covid-19 y el confinamiento, realizado por investigadores de seis universidades españolas, así como el informe Afrontando el impacto del COVID-19, del Grupo de investigación Social Inclusion and Quality of Life (SIQoL) de la Universidad de Burgos (UBU), coinciden en que la juventud está siendo, y será, el colectivo más afectado por la pandemia tanto a nivel emocional como económico.1

La reducción de las interacciones sociales también son un factor de riesgo para la salud mental, lo cual puede provocar ansiedades coléricas o deprimidas. Cuando el estrés es intenso y se prolonga demasiado, puede tener consecuencias peligrosas a largo plazo. A partir de esta situación es necesario poner un énfasis en las habilidades socioemocionales de las personas. El aislamiento social representa un mayor riesgo para la salud mental individual, lo cual podría convertirse en un tema importante de salud pública.

Los efectos psicoemocionales tienen un impacto diferenciado en hombres y mujeres, pues en los primeros se presentan mayores probabilidades de ser afectados por la ansiedad, mientras que las mujeres manifiestan más síntomas psicosomáticos, como insomnio, depresión y estrés.

La pandemia también ha dejado entrever claramente la desigualdad de género, otro problema que enfrentan muchas mujeres jóvenes, porque al estar en casa se enfrentan a cargas excesivas de trabajo, derivado de los múltiples roles que deben cumplir en comparación con los hombres. Esto aunado a la posibilidad de vivir agresiones emocionales, mentales, psicológicas, económicas y físicas.

Otra de las amenazas destacables reside en la probabilidad de desarrollo de un trastorno de estrés postraumático, que podría ocurrir sobre todo entre aquellos que experimentaron alguna pérdida significativa o temen intensamente por su propia salud o la de otros.

Los efectos psicológicos del confinamiento y de la crisis sanitaria pueden aparecer demorados en el tiempo y volverse crónicos, como es habitual en el curso del estrés postraumático y otras condiciones observadas durante el aislamiento en el contexto de la crisis de covid-19. Por ello, es primordial echar a andar estrategias preventivas permanentes de control y disminución de los efectos provocados por el confinamiento derivado de la pandemia por covid-19, con el objetivo de preservar el bienestar y la salud mental.

Al regreso a la cotidianidad, y a las clases presenciales cuando la situación sanitaria lo permita, tendremos que enfrentarnos a una nueva realidad, en la que fortalecer las habilidades socioemocionales de las personas jóvenes estudiantes e impulsar prácticas de autocuidado será indispensable.

 

 

 

1 La Enquesta sobre l’impacte de la COVID-19 ha sido desarrollado por el Centre d’Estudis d’Opinió de la Generalitat de Catalunya entre el 11 y el 15 de abril. En el estudio han participado 14.715 personas, de las cuales 705 tenían entre 16 y 24 años, y 1.667 eran jóvenes de entre 25 y 34 años. La investigación se ha desarrollado a través de encuestas en línea.

La investigación Las consecuencias psicológicas de la COVID-19 y el confinamiento ha sido elaborada por expertos de seis universidades: la Universidad del País Vasco, la Universidad de Barcelona, la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández, la Universidad de Granada y la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.