Nuestra primera década - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
Nuestra primera década
En estos 10 años de vida, el COPRED ha visto pasar a muchas personas comprometidas con lograr que la Ciudad de México sea esa capital que todos, todas y todes soñamos: una ciudad de derechos.
Por Geraldina González de la Vega
25 de noviembre, 2021
Comparte

Un 25 de noviembre de 2011 se celebró la primera junta de gobierno del Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED), recién creado por Ley, con lo cual se declaró el inicio de su existencia como un organismo local único en su tipo. Si bien fue creado a imagen y semejanza del Consejo Nacional (CONAPRED), el COPRED nació como instancia para atender las problemáticas locales, cercana a la gente que vive y transita en esta capital, para servir de puente entre el Gobierno capitalino y la ciudadanía, para entender y ser vocera de las prácticas discriminatorias que viven las poblaciones que históricamente han sido excluidas, limitadas en el acceso a sus derechos, violentadas por el simple hecho de ser.

Apenas en marzo de 2010 había entrado en vigor la reforma al Código Civil que legalizaba el matrimonio igualitario, lo que, de cierta forma, confirmaba el inicio de una era que venía afianzándose desde la legalización del aborto en 2007. La capital del país, entonces Distrito Federal, adoptaba esta faz abierta, progresista, garantista, donde todas las personas sumamos y donde la diferencia es una razón para celebrar.

Por supuesto, ni las reformas mencionadas ni la creación del COPRED funcionaron por sí mismas; se requiere del trabajo cotidiano, de la apropiación de las normas y las instituciones por parte de la sociedad, de la exigencia diaria de los derechos. Así, el Consejo nació, ha crecido y se ha afianzado en la comunidad gracias al arduo trabajo de todas las personas que han laborado ahí.

En estos 120 meses de vida, el COPRED ha visto pasar a muchas personas comprometidas con lograr que la Ciudad de México sea esa capital que todos, todas y todes soñamos: una Ciudad donde nadie sea detenido por su tonalidad de piel, donde las mujeres sigan decidiendo sobre su cuerpo y vivan una vida libre de violencia, donde las personas con discapacidad puedan moverse de manera independiente y puedan acceder a un trabajo y educación sin limitantes, donde nadie sea criminalizado por vivir con VIH, donde los niños y las niñas sean respetados plenamente en su identidad, donde podamos amar y formar una familia en libertad y sin miedo, donde nuestra identidad y expresión de género no ponga en peligro nuestra vida, donde migrar no signifique ser víctima de prejuicios, donde trabajar libremente con el cuerpo no sea una prohibición y donde ninguna persona adulta mayor sea maltratada o víctima de abusos. Somos una Ciudad de Derechos y el COPRED mucho ha colaborado para construirla.

En 2012 se atendieron 97 casos, los cuales han ido aumentando gracias a la confianza de la ciudadanía en este organismo garante. Estos complicados años de pandemia, el Consejo ha dado atención a cerca de 3 mil personas. A través de un procedimiento cuasi-jurisdiccional, el Consejo atiende las quejas con la finalidad de mediar entre las partes para lograr la reparación integral. El COPRED no sanciona, y eso es importante decirlo porque creemos que el cambio cultural se logra a través de medidas de justicia restaurativa que promuevan la responsabilidad de quien ha sido señalado de discriminación para desaprender las normas culturales del sexismo, el racismo o el capacitismo.

Para entender la desigualdad y la discriminación es indispensable trabajar de la mano con las poblaciones históricamente discriminadas —o grupos de atención prioritaria—. El diálogo permanente es lo que permite entender los contextos, las realidades y las respuestas que se requieren por parte de los entes responsables. Asimismo, es fundamental trabajar con la academia; entender las causas y los efectos del fenómeno discriminatorio resulta tarea ineludible, pues sin información es difícil pensar, diseñar, implementar, dar seguimiento y evaluar las acciones y medidas enfocadas a prevenir y eliminar la discriminación.

Precisamente por ello, en 2013, en 2017 y ahora en 2021, el COPRED ha levantado junto con Consulta Mitofsky una Encuesta sobre Discriminación en la CDMX (EDIS), que pretende allegar información sobre percepción y prevalencia de las prácticas discriminatorias y su evolución en esta capital. Este viernes 26 presentaremos los resultados de la última edición, levantada en agosto pasado.

El COPRED fue diseñado con una idea fundamental en mente: el entendimiento de que la garantía y respeto de los derechos humanos no es exigible únicamente entre la ciudadanía y sus autoridades, sino también entre particulares. Lo que se ha llamado los efectos horizontales de los derechos humanos es una de las atribuciones más relevantes y novedosas de esta institución: el COPRED tiene no solo la posibilidad de recibir denuncias por discriminación sucedidas en cualquier espacio privado de la Ciudad, sino también de acercarse, dialogar y construir junto con la iniciativa privada espacios, medidas y políticas que prevengan y eliminen la discriminación en el empleo, en la educación, en el acceso a bienes y servicios. Así, el COPRED ha venido trabajando una estrategia fundamental desde el 2015 conocida como Gran Acuerdo por el Trato Igualitario, a partir del cual se crea un vínculo voluntario entre el Consejo y las empresas para generar espacios laborales libres de discriminación. A la fecha son 41 empresas establecidas en esta Ciudad que forman parte del GATI y que tienen un impacto directo en más de 100 mil personas empleadas. La red generada como parte de esta estrategia es fundamental para compartir buenas prácticas y experiencias en la implementación de políticas y medidas destinadas a celebrar la igualdad y fomentar la inclusión.

Una meta que nos hemos propuesto es generar una estrategia similar a nivel educativo: creemos que escuelas libres de discriminación son indispensables para el impulso de generaciones respetuosas que comprendan que debe existir una garantía de la diferencia y que ésta jamás puede ser una razón para un trato diferente y arbitrario.

Desde 2019 hemos trabajado de la mano con la sociedad civil para comprender el fenómeno del acoso y hostigamiento por género en las instituciones universitarias, tenemos un firme compromiso con el alumnado, pero principalmente con las alumnas, para que sus universidades no sigan siendo espacios donde el machismo, el sexismo y peor, la misoginia, tengan un lugar en el salón de clases o en la fiesta de fin de curso.

La educación es una herramienta poderosa para cambiar el mundo, por ello hemos impulsado la creación de una plataforma en línea con cursos autogestivos para todo público. La oferta aumenta progresivamente: cerramos el año con 8 cursos y preparamos 4 más para el 2022. El edificio Nelson Mandela es el espacio donde además se imparten talleres y capacitaciones al funcionariado público de esta Ciudad.

El Consejo comparte su fecha de aniversario con un día muy relevante: el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, y comprendemos que si bien la tarea se concentra principalmente en su persecución desde el ámbito penal, entendemos que la violencia de género es una manifestación de la discriminación, que las violencias que viven las mujeres son de muchas formas y que los tratos diferenciados deben ser eliminados a través de políticas claras que apunten a cerrar la brecha de género en todos los ámbitos.

Por ello, hemos impulsado una conversación pública sobre la menstruación, y la comprensión de cómo este proceso biológico impacta en el acceso a derechos como la salud, al agua y saneamiento, a la información y por supuesto, a la salud sexual y reproductiva y otros derechos.

Desde el 2013 el primer lugar en las denuncias ante el Consejo es el despido por embarazo, concepto bajo el cual se engloba: el despido injustificado cuando una mujer anuncia su embarazo o regresa de la licencia de maternidad, el hostigamiento para provocar la renuncia de una mujer embarazada o que regresa de la licencia de maternidad, así como la no contratación por embarazo de la candidata. Entre 2013 y 2021 se han abierto casi 500 expedientes por esta razón y creemos que una medida fundamental que podría equilibrar la presencia entre hombres y mujeres en el empleo es la igualación de las licencias de paternidad y maternidad para fomentar la participación de los hombres en las tareas domésticas y de cuidado.1 La participación de las mujeres en la fuerza laboral es fundamental para garantizar su autonomía, eliminar la feminización de la pobreza y prevenir la violencia familiar.

Desde mayo de 2020 hemos seguido la línea de trabajo de documentación de los impactos diferenciados de la pandemia, pues creemos que covid-19 no es, como se dijo, un virus democrático, y que las medidas adoptadas para hacerle frente no nos han impactado igual a todas las personas. Tenemos dos informes publicados y trabajamos en otros dos que les dan seguimiento.

Preocupa que en ciertos espacios de la lucha feminista se esencialice a su sujeta política: la mujer. Las mujeres somos de muchas formas, y no todas tenemos útero y vulva. Pensar que el patriarcado sólo afecta a un tipo de biología reduce la lucha a unas cuantas, como si el acceso a derechos fuese un juego de suma cero. Todos, todas, todes ganamos cuando se nos respeta como personas, cuando accedemos de manera igualitaria a la consulta médica, a la justicia, la escuela, al trabajo, al cine y al bar; cuando vivimos vidas libres de violencia, cuando nuestra identidad, nuestra piel y lo que tenemos entre nuestras piernas no es una razón para la violencia, el desdén y la discriminación.

El racismo sigue siendo un flagelo en nuestra sociedad, seguir negando que nuestra pertenencia étnico-racial o nuestra tonalidad de piel no influyen en nuestras vidas es querer tapar el sol con un dedo. Existen evidencias suficientes que nos muestran que la blanquitud como sistema forma parte de la estructura patriarcal, heterosexual y capitalista en donde solo algunas personas con privilegios pueden tener éxito, y con ello acceso a oportunidades y derechos.

La labor del COPRED no es menor; tampoco es ingenua. Nuestra tarea no consiste en atender solamente tratos diferenciados injustificados, consiste en construir una narrativa a partir de la cual podamos visibilizar que ese caso particular forma parte de un rompecabezas de injusticias que van sosteniendo un sistema anclado en la desigualdad histórica.

Decía el Demian de Herman Hesse que para nacer hay que romper un mundo. Hace 10 años el COPRED nació rompiendo el mundo de la indiferencia, el mundo de la desigualdad, de la injusticia. El cascarón que nos ha tocado romper es el que nos impedía mirarnos en nuestra nuda dignidad y autonomía, como personas, diferentes, valiosas y absolutas, todas con nuestro género, edad, orientación, piel, discapacidad, religión, origen o condición de salud.

Esta primera década ha sido de nacimiento y construcción; institucionalmente, tenemos bien puesta la mirada hacia el futuro. Acompáñennos en el vuelo para seguir celebrando esta Ciudad de Derechos.

Esta es la Ciudad de la diversidad.

* Geraldina González de la Vega (@Geraldina_GV) es presidenta del @COPRED_CDMX.

 

 

1 En la Ciudad se ha introducido la licencia de paternidad equivalente a la licencia de maternidad en la Ley de Igualdad Sustantiva de la Ciudad de México Artículo 21 fracción II, inciso a) punto 2.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.