Sociedades incluyentes y diversas, de lo local a lo global - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
Sociedades incluyentes y diversas, de lo local a lo global
Los gobiernos locales juegan un papel fundamental en el sistema internacional, y sobre todo en el respeto, garantía, promoción y protección de derechos.
Por Dulce M. Cortés Fernández
20 de mayo, 2021
Comparte

¿Sabías que los gobiernos locales se relacionan a nivel internacional para poder garantizar tus derechos? Por mucho tiempo se creyó que el Estado era el único actor garante de los derechos humanos y, por lo tanto, el único que podía establecer relaciones internacionales; sin embargo, las dinámicas entre naciones, su constante cambio y los nuevos retos que presentan en términos sociales, culturales, políticos, económicos y ambientales han demostrado que los gobiernos locales –entre otros actores estratégicos– juegan un papel fundamental en el sistema internacional, y sobre todo en el respeto, garantía, promoción y protección de derechos.

Podría pensarse que las acciones de estos “pequeños” actores no tienen mucho impacto en la vida de las personas, por sus limitantes en términos de presupuesto, atribuciones y recursos humanos. Sin embargo, a pesar de su tamaño, cuentan con un mejor marco de actuación, pues conocen de primera mano las necesidades de su población y son los primeros en brindar servicios y programas sociales que buscan garantizar sus derechos a la educación, vivienda, salud, trabajo, etcétera.

De acuerdo con el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, “las autoridades locales están próximas a las necesidades diarias de los ciudadanos y resuelven problemas relacionados con los derechos humanos de forma cotidiana, por lo que existe una clara y estrecha conexión entre los derechos humanos y la administración local. En el desempeño de sus funciones, las autoridades locales toman decisiones sobre educación, vivienda, salud, medio ambiente y orden público que están directamente relacionadas con la observancia de los derechos humanos y pueden aumentar o disminuir las posibilidades de la población de disfrutar de ellos”.

Gracias a sus estrategias de internacionalización, los gobiernos locales ganan terreno y se involucran en diversos temas que antes eran exclusivos de los nacionales. Esto les ha permitido mejorar la calidad de vida de las personas, al potencializar sus acciones mediante la vinculación con otros actores internacionales, intercambiando experiencias, fomentando la cooperación para el desarrollo e incidiendo conjuntamente en distintos ámbitos.

Hoy las ciudades participan y se posicionan en distintos foros y seminarios internacionales en torno a temas como migración, racismo, cultura, calentamiento global, discriminación o COVID-19; se relacionan con otras ciudades, organismos internacionales y redes de ciudades, e incluso tienen injerencia en agendas globales y regionales para el desarrollo, así como en el sistema universal e interamericano de derechos humanos mediante diversos foros y mecanismos construidos en las últimas décadas.

Por eso es cada vez más necesario que para la elaboración de los informes que solicitan los Comités de Naciones Unidas sobre el cumplimiento de tratados internacionales, se integre el trabajo que llevan a cabo las entidades locales que protegen los derechos humanos, en particular a la no discriminación, de los grupos que consideran prioritarios. Recordemos que tanto la última resolución sobre “La administración local y los derechos humanos” (A/HR/C/45/L.27), emitida por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en septiembre del 2020, como las de años anteriores, alientan a los Estados a promover la participación de las administraciones locales en mecanismos regionales e internacionales de derechos humanos, y en la aplicación de las recomendaciones pertinentes.

El artículo 20 de la Constitución Política de la Ciudad de México la define como una “Ciudad Global”, habitada por más de 9 millones de personas, de la que debe promoverse su presencia en el mundo tanto como su inserción en el sistema global y de redes de ciudades y gobiernos locales, además de establecer acuerdos de cooperación técnica con organismos multilaterales, instituciones extranjeras y organizaciones internacionales, y asumir su corresponsabilidad en la solución de los problemas de la humanidad, bajo los principios de la política exterior.

Debido a ello, las leyes y programas sociales locales dirigidos a la protección de los derechos de los grupos de atención prioritaria se diseñan y, en su caso, actualizan con base en estándares internacionales en materia de derechos humanos, para tener un marco legal y políticas públicas de mayor protección a los derechos de las personas. Esto representa una oportunidad para que los gobiernos locales se conviertan en pioneros dentro de sus propios países, mediante la incorporación de temas en materia de derechos humanos desde agendas internacionales. Así, sus territorios se transforman en espacios donde las personas pueden encontrar refugio y protección a sus derechos, incluso si las políticas nacionales no los favorecen, como sucede en las llamadas ciudades santuario.

Ejemplos del trabajo continuo en redes y coaliciones de ciudades son la Red Latinoamericana de Ciudades Arcoíris (RLCA), Rainbow Cities Network (RCN por sus siglas en inglés), la Coalición Latinoamericana y Caribeña de Ciudades contra el Racismo, la Discriminación y la Xenofobia (Coalición LAC) y la Red Iberoamericana de Organismos y Organizaciones contra la Discriminación (RIOOD). Se trata de puntos de encuentro entre ciudades, donde además de fomentar el diálogo e intercambiar buenas prácticas, se crean sinergias y estrategias para regionales y globales en torno a temas como LGBTTTI, migración, discriminación, entre otras, en sintonía con las agendas globales. Un ejemplo de esta articulación es la “Guía para la Incorporación de la Interseccionalidad en las Políticas de Diversidad Sexual y de Género”, construida por varias ciudades de América Latina a través de Metrópolis, una red mundial de grandes ciudades y áreas metropolitanas.

Otros proyectos y estrategias relevantes de gobiernos locales y organismos internacionales para garantizar los derechos humanos son la Guía de referencia para profesionales de la salud mental en el combate a los ECOSIG o Guía nada que curar, y otras que se consolidan mediante la firma de convenios o cartas de intención (Carta de intención-proyecto de movilidad humana), así como mediante la participación de entes locales en proyectos de cooperación internacional para la inclusión y empoderamiento de grupos de atención prioritaria.

Por todo ello, es innegable la importancia de impulsar la estrecha relación que existe entre la internacionalización de los gobiernos locales y la garantía de los derechos humanos de quienes habitan y transitan en sus territorios. La internacionalización es un punto clave para el actuar de cualquier ciudad comprometida con la construcción de sociedades incluyentes y diversas.

* Dulce M. Cortés Fernández es asesora en la Secretaría Técnica del COPRED (@COPRED_CDMX).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.