Una mirada antirracista frente a la pandemia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Capital Plural
Por COPRED
Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura... Espacio de generación y construcción de ideas para contribuir al fortalecimiento de una cultura de trato igualitario y no discriminación en la Ciudad de México, en el país y en el mundo. Twitter: @COPRED_CMX (Leer más)
Una mirada antirracista frente a la pandemia
La demografía de la pandemia apunta a su racialización y tanto las medidas para hacer frente a la pandemia como las políticas relacionadas con el acceso a la salud y vacunación deben tomar este factor en consideración.
Por COPRED
25 de marzo, 2021
Comparte

El pasado 21 de marzo se conmemoró el Día Internacional contra la Discriminación Racial, en el cual el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) hizo un llamado a las autoridades y a la población en general a sumarse a la lucha contra la discriminación racial, especialmente la que enfrentan las personas en situación de movilidad humana, quienes, además, han sufrido impactos diferenciados derivados de la pandemia por covid-19.

Esta conmemoración se origina en la resolución A/RES/2142 (XXI), emitida por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, con motivo del asesinato de 69 personas durante una manifestación, a manos de policías del régimen del apartheid sudafricano en 1960. Además, en este año también se conmemora el vigésimo aniversario de la aprobación de la Declaración y el Programa de Acción de Durban –documento que engloba acciones concretas para combatir el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia-.

La Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, de la cual el Estado mexicano forma parte, establece que la discriminación racial es “toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje u origen nacional o étnico que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales (…)”.

En tanto, la Constitución Política de la Ciudad de México, prohíbe en su artículo 4º toda manifestación de discriminación, incluidas la segregación racial, discriminación racial y otras formas conexas de intolerancia, mientras que en el artículo 11° reconoce a las personas afrodescendientes, indígenas y en situación movilidad humana como parte de los grupos de atención prioritaria.

Según datos de la Unidad de Migración y la División de Vivienda y Desarrollo Urbano del BID –que desde febrero de 2020 ha realizado un monitoreo a las conversaciones en Twitter de 7 países de la región receptores de migrantes: Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Perú–, las expresiones de prejuicio hacia personas migrantes se incrementaron en un 70% en los dos primeros meses de declarada la pandemia, lo cual se relaciona con el miedo de que las personas migrantes transmitan la enfermedad o colapsen el sistema de salud de sus países.

En tanto, una de las últimas observaciones que el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (Comité CERD) -órgano encargado de vigilar el cumplimiento de la Convención Interamericana- realizó a México, señala que se deberán adoptar medidas efectivas para prevenir y combatir el discurso de incitación a la discriminación racial y las manifestaciones de racismo en los medios de comunicación en contra de las personas migrantes.

La pandemia está racializada porque la pobreza está racializada. Los efectos diferenciados de la Covid-19 y las medidas implementadas para hacerle frente impactan de manera desproporcionada a las personas en situaciones de mayor vulnerabilidad y desigualdad. En este sentido, las personas racializadas, por su tonalidad de piel o pertenencia étnico-racial son en su mayoría quienes sufren los efectos más graves de la enfermedad en sí, así como de la falta de trabajo o ingresos, escuela, cuidados, entre otros.

La pobreza ha sido definida por el CONEVAL como la carencia social e imposibilidad de acceso a derechos, de acuerdo con los datos revelados en 2018, el 42% de las personas en México vive en pobreza y el 7.4% en pobreza extrema. 30% de las personas mexicanas es vulnerable por carencias sociales: 21 millones viven con rezago educativo, 20 millones con carencias en servicios de salud, 71 millones sin seguridad social, 25 millones con alimentación precaria, 14 millones sin espacios de vivienda de calidad y 25 millones sin servicios básicos como agua y saneamiento.

Si esta información la cruzamos con los datos del informe de Desigualdad Socio-económica y tono de piel elaborado por El Colegio de México, o el informe Por mi Raza hablará la desigualdad podemos ver que la tonalidad de piel de las personas incide de manera directa en su posibilidad de movilidad social intergeneracional y en el acceso a bienes y derechos y carencias sociales.

Por otro lado, en sus Recomendaciones de priorización contra SARS-CoV-2, el Grupo Técnico Asesor de Vacunación Covid-19 mencionó que en nuestro país la combinación de pobreza, pobreza extrema, marginación y menor acceso a servicios de salud, medido por acceso a densidad de camas de hospitalización, se asocia con mayor probabilidad de morir por covid-19. Además, documentaron que la población indígena, comparada con la no indígena, ha experimentado un 30% mayor probabilidad de muerte.

La demografía de la pandemia apunta a su racialización y tanto las medidas para hacerle frente, como las políticas relacionadas con el acceso a la salud y vacunación deben tomar este factor en consideración si no queremos abrir y profundizar aún más la brecha de desigualdad histórica que se hinca en el sistema racista que funciona como principio de organización y jerarquiza a los seres humanos por su pertenencia étnico-racial.

Históricamente existe una relación entre la racialidad y las pandemias, los estereotipos asociados a la enfermedad y falta de higiene se encuentran ligados a los marcadores raciales; los sistemas de salud, higiene y gestión sanitaria, así como la asepsia son concebidos e implementados desde miradas racistas. Por ello, no debemos perder de vista las desigualdades históricas y estructurales que cruzan las relaciones entre acceso a derechos y marcador racial.

Visibilicemos a los niños, niñas y adolescentes racializados que no están teniendo acceso a educación, las personas que viven en viviendas no aptas para el confinamiento, la falta de agua y saneamiento, la falta de seguridad social y acceso a servicios de salud desde la mirada antirracista.

De esta forma y en el contexto de emergencia sanitaria que vivimos, con motivo de esta conmemoración, el COPRED hace especial énfasis en la necesidad de que los planes de vacunación contra el SARS-COV2 incluyan y consideren a los grupos de atención prioritaria, para reiterar la defensa, promoción y ejecución del derecho de todas las personas –incluidas las personas en situación de movilidad humana– al acceso a la salud y a los servicios relacionados, como lo establece el Protocolo Adicional a la Convención Americana de Derechos Humanos en materia de Derechos Económicos Sociales y Culturales (Protocolo de San Salvador).

Reiteramos así la importancia de erradicar toda forma de intolerancia, odio, discriminación y violencia por motivos raciales, color de piel, apariencia física, origen nacional o étnico, pues, como ha señalado la ONU, “todas las doctrinas de superioridad racial son científicamente falsas, moralmente condenables, socialmente injustas y peligrosas y deben rechazarse, al igual que las teorías con las que se pretende determinar la existencia de razas humanas separadas”. Esto nos permitirá seguir avanzando en la materialización de los principios de igualdad, inclusión y no discriminación de todas las personas en todas las esferas de la vida pública y privada.

@COPRED_CDMX

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.