Desmitificando a los chicos malos: el dogma del Juego Limpio - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CIDAC FC
Por CIDAC FC
Ponemos a prueba los lugares comunes del fútbol analizando datos. Orvañanos, José Ramón y Mar... Ponemos a prueba los lugares comunes del fútbol analizando datos. Orvañanos, José Ramón y Martinoli seguro nos querrán fichar. Lo hacemos para fútbol, pero sobre todo para política pública. Conoce nuestro lado amable en @CIDAC. (Leer más)
Desmitificando a los chicos malos: el dogma del Juego Limpio
El Juego Limpio sí remunera, pero no lo suficiente para ser potencia mundial. En contraste, según las estadísticas, Jugar Sucio es garantía de llegar a ser campeón.
Por CIDAC FC
25 de junio, 2014
Comparte

Por: Ana Lilia Moreno (@analiliamoreno)

Cada año, la FIFA concentra esfuerzos en promover la campaña Fair Play o Juego Limpio que culmina con la entrega del Premio Fair Play y con la distinción en la Gala del Balón de Oro de la FIFA a una persona, asociación o club. En 2010 el premio fue otorgado a la selección de España y en 2013 el reconocimiento se lo llevó sorprendentemente la Federación de Futbol de Afganistán por su dedicación a fortalecer el Juego Limpio entre sus jugadores. El Juego Limpio que promueve el comportamiento fraterno, respetuoso, leal, sincero y correcto en el deporte hacia el contrincante, el árbitro y los asistentes es una fuerte preocupación de la FIFA, especialmente ante conductas deportivas cuestionables que son cada vez más repetitivas. Sin embargo, en CIDAC decidimos poner a prueba el dogma del Juego Limpio analizando si realmente los que juegan de forma más respetuosa y fraterna pueden hacer más goles y llegar a ser campeones.

Seleccioné a los equipos más populares y cuidé que la base también incluyera información de aquellos que quizá no sean tan admirados, pero que desde 1966 a 2010 han llegado al menos dos veces a las últimas dos etapas del torneo: semifinal y final. Los 19 equipos analizados fueron: Argentina, EEUU, Brasil, Francia, México, Italia, Alemania, España, Holanda, Portugal, Inglaterra, Uruguay, Corea, Croacia, Suecia, Bulgaria, Bélgica, Polonia y Rusia.

Los más sucios ganan

Argentina, Brasil, Italia y Alemania son los más sucios de los torneos y curiosamente los que más campeonatos y subcampeonatos han ganado, estos cuatro equipos acumulan el 71% de medallas de oro y plata en la historia de los torneos desde Inglaterra 1966.

Los equipos con menos tarjetas amarillas promedio por partido fueron: Portugal, Croacia, Suecia, Bulgaria y Bélgica. El resto de los equipos se ubicó dentro del rango ubicado entre el cuartil inferior y superior de la muestra (dejando fuera el máximo y el mínimo).

Figura 1: Rango intercuartil de tarjetas amarillas promedio por partido (Torneos de 1966-2010)

Figura1

Fuente: Cálculos realizados con datos históricos de FIFA

 

Los chicos buenos golean poco

Para su paz interior, Bulgaria, el país con menos tarjetas amarillas promedio también es el más bajo en goles a favor en su historia en los campeonatos mundiales. Obviamente, las estrellas Argentina, Brasil, Italia y Alemania, campeones del mundo sobrepasan a los demás en goleo a favor ubicándose por encima del rango dentro del que se encuentra la mayor parte de los equipos. Un resultado curioso es el de España el que registra un comportamiento razonable de Juego Limpio y aparece como un goleador potente colándose en el grupo de ganadores por encima también del mencionado rango.

 

Figura 2: Rango intercuartil de goles a favor promedio por partido (Torneos de 1966-2010)

Figura2

Fuente: Cálculos realizados con datos históricos de FIFA

 

Ser buen chico no conviene, claro, si quieres ser una potencia

Al analizar los goles promedio por equipo, descubrí que el equipo menos goleado es Polonia quien en términos de Juego Limpio se encontró dentro del rango razonable de tarjetas amarillas promedio. Es importante mencionar que Polonia ha participado sólo cuatro veces de 12 desde Inglaterra 1966. Un dato interesante sobre países con más participación en mundiales, como México, Italia y Alemania es que fueron los equipos con más goles en contra. En este mismo grupo el líder de goleo en contra resultó ser Bulgaria, curiosamente el equipo mejor portado de la historia de los campeonatos desde Inglaterra 66.

Por otro lado, Argentina, Brasil y España, campeones populares, registraron promedios de goles en contra ubicados dentro del rango razonable; es decir, que son equipos más agresivos, muy efectivos al anotar y con buenas defensas para mantener el control de ataque de sus contrincantes.

Un dato interesante que llamó mi atención fue el relativo a la mayoría de los equipos que figuraron dentro del rango percentil de tarjetas amarillas (el club de los equipos buena onda). Esos países fueron los que menos goles en contra tuvieron. Lo que me llevó a pensar que el Juego Limpio no necesariamente te lleva a ser campeón del mundo, pero sí te mantiene en altos estándares de rendimiento. Visto de otro modo, al menos Jugar Limpio puede aumentar la probabilidad a un equipo de poder competir en las dos últimas fases de un campeonato mundial.

 

Figura 3: Rango intercuartil de goles en contra promedio por partido (Torneos de 1966-2010)

Figura3

Fuente: Cálculos realizados con datos históricos de FIFA

 

Para abonar a las conjeturas, si graficamos tarjetas amarillas promedio por partido contra goles a favor promedio por partido, podemos confirmar que la relación es inversa: a más tarjetas amarillas menores goles a favor. La FIFA no está tan errada, Jugar Limpio sí tiene relación con anotar más goles. Sin embargo, la correlación es pequeña.

 

Gráfica 1: Tarjetas amarillas promedio por partidoVs Goles a Favor Promedio por Partido

(Torneos de 1966-2010)

gráfica2

 

En la noción de Juego Limpio se oponen dos grandes concepciones del deporte: la de los deportistas británicos y franceses del siglo XIX que aseveraban que lo más importante no es ganar sino competir, y la posición del deporte estadounidense que asegura que ganar no es todo, es lo único.

¿Cómo fue el proceso de investigación?

Con base en el archivo histórico que FIFA publica en su página web, construí una base de datos de todos los campeonatos mundiales de fútbol desde Inglaterra 66 a Sudáfrica 2010. Descubrí que 1966 fue el primer campeonato en el que se comenzaron a usar las tarjetas amarillas como mecanismo de control para regular las faltas cometidas entre jugadores. No obstante que las tarjetas rojas existen desde el primer campeonato mundial de Uruguay 1930, decidí no tomarlas como referencia del Juego Limpio porque consideré que una tarjeta roja de facto es un castigo muy radical, impone asimetrías en la dinámica de los juegos e influye negativamente siempre en el resultado de todo el equipo. Por lo que, el tomar solamente las tarjetas amarillas es un indicador que expresa con más precisión la dinámica del Juego Limpio en un partido.

Después, segmenté los datos clasificándolos en tres variables para poder trabajar estadísticamente y comprobar nuestra hipótesis. Las tres variables seleccionadas fueron: tarjetas amarillas promedio por partido, goles a favor promedio por partido y goles en contra promedio por partido. En el proceso, me di cuenta que los equipos que generalmente llegan a las últimas etapas de los torneos también son aquéllos con más altos índices de participación histórica. Una vez construida la base, obtuve el promedio final por equipo de tarjetas amarillas, y calculé un rango intercuartil por cada variable a fin de ubicar los resultados de cada equipo, eliminando el más alto y más bajo y obteniendo así un rango razonable. Posteriormente, evalué por medio de una gráfica de dispersión si existe una correlación entre el registro histórico de tarjetas amarillas y los goles a favor y en contra de los equipos seleccionados para este ejercicio.

En conclusión, Jugar Limpio sí remunera, pero no lo suficiente para ser potencia mundial. En contraste, según las estadísticas, Jugar Sucio es garantía de llegar a ser campeón. ¿Tendrá algo que opinar al respecto la FIFA?

 

 

* Ana Lilia Moreno es investigadora en CIDAC y coordina la Red Mexicana de Competencia y Regulación.

** (Mariana Meza y Mauricio Tec, investigadores de CIDAC, también apoyaron en la elaboración de este análisis)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts