Del atrevimiento de Haneke y lo más parecido al amor - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cine Sapiens
Por Cineteca Nacional
La Cineteca Nacional es el organismo encargado de rescatar, conservar, restaurar y difundir la ob... La Cineteca Nacional es el organismo encargado de rescatar, conservar, restaurar y difundir la obra cinematográfica más destacada de México y el mundo. Dentro del gran proceso de transformación de Cineteca y con el fin de extender la alternativa de calidad al cine comercial en otros puntos de la Ciudad de México, hemos mudado nuestra oferta a ocho sedes alternas, donde podrás encontrar lo mejor de nuestra programación: Cine Lido, Lumiere Reforma, Sala Moliere del IFAL, The Movie Company, Centro de Capacitación Cinematográfica, Museo de Arte. (Leer más)
Del atrevimiento de Haneke y lo más parecido al amor
Amour es uno de los largometrajes que componen la 54 Muestra Internacional de Cine, actualmente en nuestras renovadas instalacionesy próxima a exhibirse en los circuitos de Cineteca Nacional.
Por Cineteca Nacional
17 de noviembre, 2012
Comparte

Por: Carlos Muñoz Vázquez

 

Michael Haneke es un atrevido. No sólo se atreve a angustiarnos hasta ponernos al borde del sillón en cada una de sus entregas, sino que además se ha atrevido a presumir a una sadomasoquista Isabelle Huppert excitada por sus propios orines; se atrevió a sugerir, desde la más sobria de las posiciones y en un sublime blanco y negro, que la violencia humana se origina en el seno materno. Se atreve a volvernos testigos de perturbadoras historias como la de una familia atormentada hasta el terror por sus sádicos vecinos adolescentes, o la de otra no muy diferente familia amenazada por inquietantes y muy personales cintas de video que llegan a su domicilio. Se burla de la burguesía, de las clases sociales y hasta del mismo concepto de familia.

También se atreve a ganar la Palma de oro dos veces en menos de cuatro años, a hacer un remake para Hollywood de una de sus más exitosas obras y a darnos un cine que nadie nunca espera. En su más reciente película, que ahora forma parte de la 54 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, comete el mayor atrevimiento de su carrera: Haneke se atreve a hablar del amor. 

Evidentemente no se trata de ese amor al que estamos acostumbrados a ver en las pantallas de cine y menos en las de televisión. No recurre a clichés, ni a elementos rosas y melosos como uno pensaría cuando escucha hablar de un filme que, además, lleva esa clase de título: Amour.

El director germano-austríaco, quien había evitado siempre rodearse de cursilerías y banalidades, decide arriesgarse y reflexionar sobre ese crudo amor que se siente inexistente, el que se vuelve intangible, el amor que nos hace dudar de su propia existencia.

Está claro que el amor es de los sentimientos humanos más básicos, y en consecuencia, el cineasta utiliza los recursos más sencillos para contarnos con simpleza y dura honestidad la más básica –pero profunda– de las historias: un anciano matrimonio pone a prueba su relación después de que la mujer sufre un pequeño pero determinante infarto.

Haneke aborda la anécdota de la misma forma que en el resto de sus películas. Nos angustia, nos sorprende y nos perturba. No se olvida del inquietante e interminable sonido de fondo que siempre está presente en su filmografía. Nos encierra, además, en un atosigante apartamento del que no salimos nunca (de la misma manear en que suele hacer el amor) y juega con nuestra paciencia cuando un ave insiste en atormentar a nuestro cansado protagonista. Sin embargo en esta ocasión el cineasta se atreve a involucrar en justa medida la emotividad intrínseca del título. Nos hace enamorarnos del personaje más tierno que le hemos conocido en toda su filmografía: la octogenaria  Anne, que ante nuestros ojos pasa de ser una preparada maestra de piano a una triste moribunda víctima de la demencia senil. También nos compadecemos de Georges, quien sin estar enfermo, camina rápidamente hacia la locura y la desesperanza. Si bien Haneke ha demostrado que es el maestro de la tensión dramática, ahora confirma que también sabe moverse con sutileza por los caminos de lo emotivo.

Acompañado de un magistral elenco encabezado por los insuperables Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva, y complementado por la admirada (e igual de atrevida) Isabelle Huppert, Haneke pasea por agudos e inquietantes momentos en los que predominan la culpa, el remordimiento y la melancolía que ocasiona la incertidumbre de un futuro que no existe.

A final de cuentas el director cuestiona el valor que le damos al tan inalcanzable concepto y nos recuerda que aquellos que logran saborearlo también corren el riesgo de morir por su causa. Y, a diferencia de todo lo que Hollywood nos ha querido hacer creer, la dura, realista y atrevida versión de Michael Haneke termina siendo inquietante y dolorosamente, lo más parecido al amor.

Amour es uno de los largometrajes que componen la 54 Muestra Internacional de Cine, actualmente en nuestras renovadas instalaciones y próxima a exhibirse en los circuitos de Cineteca Nacional. Visita nuestro sitio: http://www.cinetecanacional.net/

 

*Carlos Muñoz Vázquez es parte del área de programación de la Cineteca Nacional. Es programador invitado en el Cineclub Condesa y el Cineclub Revolución de la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts