Los labios. “Habría que poder besar a un leproso” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cine Sapiens
Por Cineteca Nacional
La Cineteca Nacional es el organismo encargado de rescatar, conservar, restaurar y difundir la ob... La Cineteca Nacional es el organismo encargado de rescatar, conservar, restaurar y difundir la obra cinematográfica más destacada de México y el mundo. Dentro del gran proceso de transformación de Cineteca y con el fin de extender la alternativa de calidad al cine comercial en otros puntos de la Ciudad de México, hemos mudado nuestra oferta a ocho sedes alternas, donde podrás encontrar lo mejor de nuestra programación: Cine Lido, Lumiere Reforma, Sala Moliere del IFAL, The Movie Company, Centro de Capacitación Cinematográfica, Museo de Arte. (Leer más)
Los labios. “Habría que poder besar a un leproso”
Por Cineteca Nacional
28 de julio, 2012
Comparte

 

Por: Verónica Ortiz Cisneros (@MuyMuyVero)

 

La presencia de un autobús, tres mujeres y un destino desconocido es toda la información que recibimos al inicio de Los labios, película argentina dirigida por Iván Fund y Santiago Loza. La ausencia de datos, diálogos y explicaciones se mantiene constante de principio a fin. Así, los directores plantean el tono y lo sostienen. La decisión que toman descansa pacientemente en la confianza de que las situaciones y la película se explicarán por sí solas. No se equivocan.

Con mesura, poco a poco se abre el panorama para el espectador. Las tres mujeres viajan a una región en algún lugar de Argentina para una campaña de salud. De casa en casa y familia en familia evalúan y tratan casos de desnutrición (son médicos), embarazos de alto riesgo y cuadros clínicos que se han vuelto críticos por falta de cuidado y atención. El factor común en cada situación es la marginalidad, las historias de pobreza, la falta de empleo y recursos, la escasa asistencia médica. Estas historias y personajes forman parte de la realidad a excepción de las tres doctoras/asistentes sociales; ellas son un elemento de ficción incrustado en la historia para dar forma a un universo social recreado por los realizadores.

 

 

Existe un guión, una trayectoria formalmente dirigida por las protagonistas, pero la dimensión y los colores son definidos por los miembros de la población a través de sus reacciones y diálogos. El intercambio entre médicos-protagonistas (ficción) y pacientes (documental) expone las enormes carencias de la población, y a la vez —de forma proporcional— el profundo respeto entre seres conscientes de que se necesitan los unos a los otros para sobrevivir. De acuerdo con Loza, el título, Los labios, surge de una expresión de la escritora brasileña Clarice Lispector: “Habría que poder besar a un leproso”. De esta forma el filme se mantiene muy lejos de la denuncia panfletaria y se acerca más al mundo del reconocimiento humano.

Es importante mencionar que el trabajo de las actrices se construye con justeza impecable, sin él la película hubiera sido un fracaso. Por un lado se plantea el enfoque social que da pie para hablar sobre dignidad humana, por otro se encuentra el universo personal de estas mujeres, entregadas a su misión de manera casi ascética. Apenas se conocen entre sí, intercambian pocas palabras (las indispensables), y nunca dan información sobre sus vidas (¿para qué?). Sin embargo, obligadas a compartir la vida en intensa austeridad, se solidarizan entre sí, buscan hacer más que llevadera la existencia, se divierten y encuentran calidez en la mutua compañía. Dos de ellas son más experimentadas en esos recorridos y campañas de salud, se nota que han vivido las dudas, la soledad y la tristeza implícitas en una vida así. La tercera sufre más los estragos de la renuncia y ve reflejado su posible futuro en las otras dos. Aún así, no desiste y con un espíritu estoico continúa en el camino. La secuencia final es inolvidable: al borde de un estero, un grupo de niños felices  juegan en el lodo; ellas deciden unirse a ellos y a sus risas. Allí no hay duda para ninguna. Todo tiene sentido.

 

 

En 2010, año de su realización, Los labios estuvo presente en BAFICI y la selección oficial Un Certian Regard del Festival de Cannes. Ahí las actrices Adela Sánchez, Eva Bianco y Victoria Raposo, recibieron el premio a la mejor interpretación. Actualmente Los labios se exhibe en las sedes alternas de la Cineteca Nacional.

                                                                                    

 

Los labios (Argentina, 2010) es uno de nuestros estrenos en las sedes alternas de la Cineteca Nacional. Para más información sobre fechas, horarios y sedes revisa nuestra página: www.cinetecanacional.net

 

Verónica Ortiz Cisneros es  Directora de difusión y programación en la Cineteca Nacional. Colaboradora en las secciones de cine de Buenos días Santa Fe en Ibero 90.9 y El Weso en W radio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts