Acupuntura radical - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Acupuntura radical
La peatonalización de una calle, la limpieza de un parque, la mejora de un corredor de transporte público, significan poco comparados con los grandes retos que enfrentan nuestras ciudades, pero su concreción representa el mejor cimiento para que la sociedad respalde batallas más grandes.
Por Onésimo Flores
23 de octubre, 2014
Comparte

En las últimas semanas he tenido la fortuna de participar en las presentaciones de dos tremendos libros: “Ciudades Radicales” de Justin McGuirk (@justinmcguirk) y “Acupuntura Urbana” de Jaime Lerner. Ambos son lectura obligada para todo aquel interesado en la ciudad latinoamericana. En conjunto, estos dos libros ilustran cómo, después de décadas de darnos contra la pared, los arquitectos y planificadores urbanos latinoamericanos comenzamos a entender que la ciudad es un organismo vivo, difícilmente domado por nuestros diseños. Nos muestran que la ciudad cambia todos los días, y que su transformación es guiada por millones de individuos que buscan soluciones concretas a problemas inmediatos. Tanto McGuirk como Lerner exigen un urbanismo táctico, más humilde pero no por ello menos ambicioso y visionario.

Foto blog One

McGuirk, un crítico de la arquitectura, nos regala un recorrido por varios países latinoamericanos investigando qué ha pasado con las políticas de vivienda implementadas desde el siglo pasado en el continente. Paso a paso, nos muestra cómo ni la pesada mano del proyecto modernista –ejemplificado por la Unidad Habitacional Tlatelolco en la Ciudad de México- ni la ausencia del estado –visible en las favelas de Rio de Janeiro, en las Villas Miseria de Buenos Aires y en las barriadas de Lima– fueron capaces de ahogar la individualidad de los habitantes de nuestras ciudades. En ambos tipos de sitios, dice el autor, lo formal se convirtió en el esqueleto de lo informal. La gente se apropió de las calles y de los edificios, y poco a poco logró adaptarlos y transformarlos. Nadie esperó a que el planificador, el arquitecto o el funcionario llegara corriendo con las respuestas. Ningún sitio ejemplifica esto de mejor manera que la Torre David en Caracas. En el centro de la capital venezolana, la obra negra de un edificio corporativo de 45 pisos que nunca fue terminado se transformó en un asentamiento informal, habitado por tres mil “cuidadanos ejerciendo su derecho a la ciudad”.

Durante décadas, quienes planifican y diseñan ciudades en el continente “oscilaron entre la abdicación de responsabilidad y la administración de la crisis,” y muchos de ellos, según McQuirk, olvidaron su razón de ser (sense of purpose). El libro, sin embargo, viene cargado de optimismo. Su objetivo principal es persuadirnos de que la arquitectura y la planificación urbana son relevantes para la ciudad contemporánea. McGuirk nos habla de arquitectos y planificadores que están diseñando casas que pueden ser construidos por sus ocupantes en Santiago, rescatando rincones olvidados –como los techos de los estacionamientos- para transformarlos en canchas y gimnasios en Caracas, o borrando las cicatrices que separan lo formal de lo informal con buen transporte y mejores espacios públicos en las favelas de Río. El libro “Ciudades Radicales” no es una guía de buen diseño, sino un manual de estrategia. El autor no discute la importancia de ser realistas -los retos de nuestras ciudades sí son enormes- pero nos invita a ser agentes de soluciones, y a no dejarlo todo a la auto-organización social. Su llamado tiene sentido. El edificio o el espacio público no es el fin, sino el medio para construir lo que más nos importa: comunidad y ciudadanía.

Jaime Lerner, el legendario ex alcalde de Curitiba, coincide. Su libro, publicado originalmente hace varios años pero recién traducido del portugués, es una colección de observaciones y reflexiones derivadas de su experiencia de gobierno, y de sus viajes a ciudades en todo el mundo. Su mensaje principal es que “a veces, una intervención simple, focalizada, puede generar energía y demostrar las posibilidades”. El rol del planificador urbano, nos dice Lerner, es provocar. La peatonalización de una calle, la limpieza de un parque, la mejora de un corredor de transporte público, significan poco comparados con los grandes retos que enfrentan nuestras ciudades, pero su concreción representa el mejor cimiento para que la sociedad respalde batallas más grandes. No es casual descubrir que el gran éxito de Curitiba –la única ciudad latinoamericana donde la planeación de los usos de suelo y de las inversiones de transporte público está plenamente coordinada- se construyó a lo largo de treinta años de pequeñas batallas y constantes experimentos. El piquete de la aguja debe ser preciso y rápido, escribe Lerner, para evitar que los “vendedores de la complejidad” –el pequeño ejército que siempre dice que el proyecto no está listo- o “la inercia de la mezquindad y la mala política” nos condene a la parálisis.

Igual que McGuirk, Lerner nos propone un método antes que una receta. Para replicar el éxito de Curitiba no basta importar su sistema integrado de transporte, o su ambiciosa estrategia de espacios verdes. Además es necesario ayudar a que la sociedad entera imagine una ciudad distinta, cultivando su apoyo con acciones concretas. Y para ello, una dosis de acupuntura radical de vez en cuando no estorba.

 

@oneflores

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.