Arriesgar la ciudad para recuperar un estacionamiento - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Arriesgar la ciudad para recuperar un estacionamiento
La ley que promueve el diputado Luis Gurza en Coahuila y que propone reconocer como derecho humano el estacionamiento gratuito, obligará a TODOS los consumidores, incluidos los más pobres, a subsidiar un servicio que solo beneficia a unos cuantos. ¿Por qué obligar a la señora que viaja en camión o al joven que se desplaza en bicicleta a pagar el estacionamiento del dueño de un auto deportivo?
Por Onésimo Flores
17 de septiembre, 2015
Comparte

El diputado Gurza, legislador local en mi tierra, dice que cobrar por el estacionamiento daña a la economía, vulnera los derechos de los consumidores, y representa una “forma de explotación del hombre por el hombre”. Para este legislador, el estacionamiento gratuito es un derecho humano que debe defenderse. Por ello ha presentado una iniciativa de ley que obligará a todo aquel que establezca un comercio en el estado a proveer de estacionamiento gratuito a sus clientes y a sus trabajadores. Quizá el diputado Gurza es un hombre bien intencionado, pero su idea es una muy mala idea. Contrario a lo que piensa el diputado, esta ley hará de las ciudades coahuilenses sitios cada vez más inequitativos y caros, y paradójicamente, más congestionados. Explicar por qué requiere de un pequeño análisis.

 

El primer paso es derribar el mito: los estacionamientos nunca son verdaderamente gratuitos. Cuando el automovilista no paga una cuota de estacionamiento, alguien más tiene que cubrir la cuenta. Un aspecto de este costo es bastante obvio. Para cumplir con los requerimientos de estacionamiento el comerciante necesita mayor superficie de terreno y eso implica soportar rentas más elevadas. Cuando el comerciante no recupera este costo cobrando el estacionamiento directamente, tiene que recuperarlo en la caja registradora, fijando precios más altos para todos. El problema radica en que en la mayoría de los casos solo una minoría de clientes llegan al comercio en auto. La ley que promueve el diputado Gurza obligará a TODOS los consumidores, incluidos los más pobres, a subsidiar un servicio que solo beneficia a unos cuantos. ¿Por qué obligar a la señora que viaja en camión o al joven que se desplaza en bicicleta a pagar el estacionamiento del dueño de un auto deportivo?

Los comerciantes conocen mejor que nadie a sus clientes y tienden a encontrar equilibrios que funcionan. Un comercio en el centro, rodeado de buena infraestructura peatonal y buenas conexiones a transporte público, no necesita ofrecer estacionamiento gratuito para ser viable y competitivo. ¿Por qué imponer los mismos requisitos a comercios como este, que tienen necesidades diferentes? Tampoco parece buena política pública exigir estacionamiento gratuito para los trabajadores, pues estos permanecen en el mismo lugar durante toda la jornada laboral -saturando los espacios que se supone necesitan los clientes. ¿No sería más razonable ofrecer a los trabajadores la opción de recibir un bono de transporte para gastarlo como quieran?

Hay otros costos del estacionamiento “gratuito” que no son tan obvios. Resulta que los seres humanos somos bastante racionales: cuando el precio de algo baja hasta cero, la demanda sube dramáticamente. Cuando tenemos la expectativa de estacionarnos gratis, tendemos a manejar más. Quizá sea difícil percibirlo en un inicio, especialmente en las partes de las ciudades que todavía no sufren tanta congestión, pero de aprobarse la ley que promueve el Diputado Gurza, habrá más coches compitiendo por los mismos cajones de estacionamiento. Si perdemos la posibilidad de modular esta demanda con un mecanismo de precios, todos pierden. El problema no es solamente que los que quieren pagar para estacionarse rápido no podrán hacerlo, sino que todos los demás automovilistas tendrán que invertir más tiempo para encontrar dónde estacionarse.

El propio diputado Gurza ha señalado en varias entrevistas la abundancia de estacionamiento que existe en las ciudades norteamericanas, y utiliza ejemplos de ese país para demostrar que el estacionamiento gratuito es viable y deseable. Coincido que los Estados Unidos representan una referencia apropiada, pues a juzgar por nuestras leyes y reglamentos, vamos para allá volando. ¡Las ciudades coahuilenses exigen casi los mismos requisitos de estacionamiento que muchas ciudades del país vecino, a pesar de tener muchos menos autos per cápita!  Según estimaciones de Eran Ben Joseph, Estados Unidos cuenta con no menos de 4 cajones de estacionamiento por cada automóvil. Matemática pura: 75% de estos cajones están siempre desocupados. En algunas ciudades, como Houston, el espacio dedicado al estacionamiento alcanza hasta el 35% de la superficie urbana. El estacionamiento podrá ser “gratuito”, pero vaya que cuesta: no hay niños corriendo en las calles, ni parejas paseando, ni canchas públicas, ni vivienda a precios accesibles, ni comercios diversos, ni una red de transporte público que funcione. Eso sí, tienen mucho estacionamiento.

El diputado Gurza lamenta en su iniciativa que “de un tiempo a la fecha los habitantes del estado de Coahuila hemos presenciado un fenómeno de desposesión de los espacios para estacionar nuestros vehículos”. Supongo que se refiere a los tres centros comerciales de Torreón que hoy se atreven a cobrar por estacionarse. Quizá el origen de la inciativa de ley -que aplicará para todo el estado- fue un coraje que hizo el diputado en uno de estos establecimientos. Una sugerencia, respetuosa, para los diputados: no arriesguen la ciudad para recuperar la gratuidad de un estacionamiento.

 

@oneflores

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.