Capacidad de respuesta - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Capacidad de respuesta
Las autoridades de ciudades azotadas por el crimen organizado podrían aprender mucho de la reciente persecución y captura de los terroristas en Boston. Ninguna ciudad del mundo es invulnerable a la violencia. Lo que varía es su capacidad de respuesta.
Por Onésimo Flores
25 de abril, 2013
Comparte

Han pasado algunos días desde que el terrorismo rompió con la sensación de seguridad que se disfruta en Boston. No pienso repetir aquí hechos que probablemente ya conocen y que fueron oportunamente documentados por medios de comunicación de todo el mundo. Basta mencionar que desde el bombazo que sacudió la línea de meta del Maratón el lunes 15, hasta la captura del último terrorista el viernes 19, la ciudad que habito vivió un verdadero estado de sitio.

Me remonto a la noche del Jueves 18, cuando el FBI ya había identificado a los hermanos Tsanarev como probables responsables del bombazo. No se como reaccionaron estos sujetos al verse descubiertos. Por un lado imagino a un par de jóvenes en pánico emprendiendo una caótica huida, pero por el otro pienso en dos fríos militantes suicidas, decididos a causar más muertes antes de su inevitable captura. Las estampas que hasta el momento hemos conocido sobre sus personalidades sugieren que ambas alternativas son posibles. Quizá ya no importa saberlo, pues las dos opciones llevan al mismo resultado: El terror no había terminado.

A las 10:47 pm, los estudiantes del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) recibimos un mensaje de emergencia en nuestros teléfonos: “Aléjense del edificio 32. Situación de riesgo”. El mensaje era anormal, y quizá por ello tan alarmante. Minutos después nuestras cuentas de correo electrónico y twitter estaban saturadas con detalles. A las 10:52 pm, la universidad reportó la presencia de un hombre armado en el campus, y a las 11:21 pm, informó que diversas agencias policíacas investigaban un tiroteo.  A las 12:40, las mismas fuentes reportaron que el tirador no había sido ubicado, que las autoridades lo buscaban frenéticamente y que todos debíamos resguardarnos. Pronto nos enteraríamos que Sean Collier, un policía de la universidad de apenas 26 años, había sido asesinado a balazos.

Situación de riesgo, hombre armado, tiroteo, policía muerto. Por un momento cerré los ojos y me transporté a México. Pensé en mis amigos y familiares, que viven este tipo de “situaciones de riesgo” como parte de su rutina diaria. Mientras la crisis salía del campus y convertía a la ciudad en escenario de una enorme persecución policiaca, pensé como en pocos años los mexicanos nos hemos acostumbrado a la cotidianeidad de la violencia. Acá en Boston, la posibilidad de muertes civiles paralizó a la ciudad entera; en Saltillo o en Torreón, reportes de riesgos similares apenas logran que ajustemos nuestra ruta a casa.

A la 1:30 am las autoridades dieron alcance a los terroristas en el poblado de Watertown, mientras intentaban huir en una camioneta Mercedes negra (aquí pueden ver un mapa preparado por el New York Times). Escuché los balazos, las patrullas y los helicópteros desde mi ventana, a unas quince cuadras de distancia. Los inconfundibles sonidos me resultaron tristemente familiares (comparen los dos videos abajo). La televisión reportó que un terrorista fue abatido, y que el otro había logrado escapar. En mi tierra, esta noticia habría marcado el final de la “situación de riesgo.” Habitualmente nuestras autoridades cuentan el número de muertos, aseguran vehículos, recogen cartuchos, y poco después desactivan la alerta. Los criminales huyen y todos regresamos a la “normalidad”. En Boston en cambio, la cacería apenas comenzaba.

En cuestión de horas, el estacionamiento de un centro comercial fue transformado en central de operaciones de las autoridades norteamericanas. Digo “las autoridades” porque estaban representadas varias agencias federales, la oficina del Gobernador, y las policías de Massachusetts, de Boston y de media docena de poblaciones del área metropolitana. En medio de la crisis, emergió una línea de mando clara, con capacidad de reacción inmediata. Amanecimos con el Gobernador flanqueado por el alcalde de Boston y el agente encargado del FBI, pidiendo a una población de aproximadamente un millón de personas no salir de sus hogares mientras continuaba la búsqueda. Las escuelas, los comercios, y el sistema de transporte masivo permanecerían cerrados hasta nuevo aviso. Si el terrorista abrigaba la esperanza de perderse entre las multitudes o de despedirse con otro bombazo, la ciudad no iba a facilitárselo. Todos conocemos el desenlace. Cayó la noche del viernes, y las autoridades encontraron a Dzhokhar Tsarnaev arrinconado dentro de un velero en el patio de una casa. Solo su captura permitió bajar la guardia.

No quiero hacer una apología a los Estados Unidos, y me queda claro que este suceso no es necesariamente representativo. Sin embargo no deja de ser notable la forma contundente, rápida y efectiva en que las autoridades de ese país reaccionaron ante una amenaza clara a la población civil. Creo que el resultado no puede explicarse solamente por el uso de alta tecnología, o por el despliegue de recursos ilimitados. La comunicación con la ciudadanía, la cooperación del sector privado, la coordinación entre distintos cuerpos policíacos y el trabajo conjunto de autoridades de diferentes jurisdicciones y niveles de gobierno reflejan una maquinaria bien aceitada, producto de muchísimo trabajo previo. La situación era caótica y peligrosa, por supuesto, pero las autoridades nunca parecieron perder la brújula. De hecho, en Boston, el “código rojo” resultó ser mucho más que una simple alarma que suena para que todos nos escondamos mientras pasa la tormenta. A diferencia de lo que todavía pasa en mi tierra, la “anormalidad” no terminó cuando dejaron de sonar las balas, sino cuando capturaron a los criminales.

<blockquote class=”twitter-tweet”><p>Por activación de código rojo se suspende Ruta Recreativa.</p>&mdash; Dirección de Policía (@policiasaltillo) <a href=”https://twitter.com/policiasaltillo/status/44458261897949184″>March 6, 2011</a></blockquote>
<script async src=”//platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

Ninguna ciudad del mundo es totalmente invulnerable a la violencia. Lo que varía es la capacidad de respuesta.

@oneflores.

———

Puedes suscribirte a este blog aquí. Los suscriptores recibirán un email aproximadamente cada quince días, con la entrada más reciente y con una selección de enlaces a lecturas recomendadas sobre transporte, planeación urbana y otros temas. 

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.