Hacia una política de movilidad para ciudadanos racionales - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Hacia una política de movilidad para ciudadanos racionales
Por Onésimo Flores
17 de agosto, 2012
Comparte

Las grandes ciudades latinoamericanas lo han intentado casi todo, y sus niveles de congestión continúan incrementando. Algunas experimentaron primero con la construcción de sistemas de metro, que ofrecen servicio confiable y rápido pero a un costo que impide ampliar su red a un tamaño suficiente. Después intentaron la construcción de ejes viales y autopistas urbanas, que incrementaron temporalmente las velocidades de circulación, pero cuyos beneficios disminuyeron rápidamente.

Vino la época de los “pico y placa” y los “hoy no circula”, que prohíben el uso del automóvil privado ciertos días de la semana. Funcionaron por un tiempo, hasta que un número suficiente de familias compró un segundo o tercer coche. Hace un par de décadas algunas ciudades liberalizaron el servicio de transporte urbano de superficie por convicción ideológica, mientras que otras lo hicieron por falta de capacidad regulatoria. En ambos casos el resultado fue un incremento desmedido a la oferta de buses pequeños en las calles, que aumentó la congestión, y en un deterioro en la calidad del servicio, que ahuyentó a los usuarios.

Más recientemente los sistemas de autobuses de alta capacidad en carriles confinados (BRT) han demostrado ser una alternativa eficiente, más barata que el metro. La experiencia de Bogotá sentó las bases para una revolución en marcha basada en esta innovación tecnológica. Sin embargo el número de avenidas en nuestras ciudades que tienen la capacidad de flujo y la demanda de pasajeros requerida para soportar esta solución es finito.

Las autopistas, los “hoy no circula”, los metros y los BRT tuvieron (y tienen) algún efecto positivo en la congestión. Sin embargo su éxito ha sido limitado, insuficiente y quizás efímero. Una razón es que existe una demanda latente de viajes en automóvil que contrarresta con creces sus efectos. El Observatorio de Movilidad de la Corporación Andina de Fomento ofrece datos estremecedores al respecto. Solo entre el 2000 y el 2006, la flota de vehículos automotores creció en un 40% en Colombia, 42% en Venezuela, 44% en Perú, 54% en Brasil y 60% en México.

La futuro no es prometedor. Las principales ciudades de la región muestran niveles significativos de congestión, a pesar de que el transporte público aún continúa jugando un rol preponderante. El porcentaje de viajes en transporte público en las principales ciudades hispanoparlantes fluctúa entre el 40% en Buenos Aires y 75% en La Paz, Bolivia. Pero con más y más gente optando por el automóvil, ¿cuánto tiempo podrá mantenerse esta proporción? ¿Y que pasará con los niveles de congestión cuando esas personas cambien su modo habitual de viaje?

Valga un argumento para afirmar que debemos ser mucho más asertivos en el combate a la congestión. En Curitiba, la ciudad modelo de la movilidad sustentable en el continente, el número de viajes en transporte público cayó 19% entre 1997 y 2004. ¿Cómo estará esa cifra en las grandes capitales latinoamericanas?

Cada vez me convenzo más de que la solución depende de mecanismos que hagan menos atractivo el uso del auto y que de forma simultánea transfieran beneficios a quienes deciden desplazarse de otra forma. Ojo. Esta ecuación tiene dos lados.

 

Si van a existir, las autopistas urbanas deben ser de cuota y su flujo de ingresos debe aportar a la operación de la red de transporte masivo de la ciudad. Los subsidios a la gasolina deben desaparecer y los estacionamientos gratuitos deben limitarse. Pero además los impuestos a la gasolina y los cobros por estacionamiento deberían generar ingresos etiquetados para fondear espacios públicos y alternativas de movilidad de alta calidad. En lugar de que los reglamentos de construcción exijan mínimos de estacionamiento, deberían exigir mínimos niveles de accesibilidad en medios diferentes al auto. Los sistemas de transporte masivo, sean BRT o trenes, deben ser preferentemente de superficie, no solo para abaratar su costo de construcción, sino también para que ocupen un carril hoy reservado para autos.

Y, de manera urgente, debemos impulsar la discusión sobre esquemas de tarificación vial (congestion charging) en el contexto latinoamericano… siempre planteando esquemas que garanticen que los ingresos recaudados se inviertan en facilitarle la vida a quienes deciden moverse sin coche.

Todas estas ideas son impopulares y requieren de una coalición de apoyo. Precisamente por ello es importante que su implementación genere beneficios directos, inmediatos y tangibles para el grupo de población que no hace del auto su alternativa preferente de movilidad.

Los costos sociales causados por el abuso de la movilidad privada son cada vez mayores que los beneficios privados que generan. En cambio, los costos e inconveniencias privadas que están implícitas en otras opciones impiden a nuestras ciudades capturar beneficios sociales asociados con menores niveles de congestión. Sin embargo los ciudadanos no somos santos. La nueva generación de políticas urbanas en el continente debe reconocer y responder a esta realidad.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.