Las bicicletas de la foto - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Las bicicletas de la foto
Por Onésimo Flores
25 de octubre, 2012
Comparte

Me pasó de nuevo. Recibí visitas de México, y sugerí a mis invitados moverse en bicicleta. Al principio me vieron raro, como indignados por la idea. ¿Por qué no mejor movernos en coche? ¿Por qué no al menos pedir un taxi? Para empezar, porque es más caro. Un taxi fácilmente puede costar $50 dólares, y estacionarte en el centro de Boston implica invertir $20 dólares por hora. La contribución a la lucha contra el cambio climático es bienvenida y quemar las calorías no estorba, pero hay razones más egoístas y pragmáticas para preferir la bicicleta. La más sencilla cerró el trato: Si su objetivo es conocer y disfrutar la ciudad, no hay mejor manera que recorrerla caminando o pedaleando.

Algo pasa cuando te mueves a menor velocidad. Hay más tiempo para observar los detalles y para escuchar los sonidos, para apreciar las formas de los edificios y los rostros de las personas. Pedaleamos de mi oficina al parque. Del parque al restaurante. Del restaurante al museo. Del museo a la tienda. De la tienda a su hotel. Ninguno de esos destinos fue tan memorable como el trayecto, y las mejores fotos de su viaje incluyen las bicicletas. En total recorrieron aproximadamente 20 kilómetros y no se dieron cuenta. Ningún tramo demoró más de 10 minutos, ni implicó esfuerzo físico desmedido.

Les sorprendió llegar tan rápido a todos lados. Alguien los convenció de que el precio de usar la bicicleta es perder tiempo. Sin embargo, quien comienza a moverse en bici pronto se da cuenta de sus ventajas. El ciclista no sufre del tráfico como los automovilistas. No tiene que dar vueltas a la cuadra hasta encontrar estacionamiento. No tiene que detenerse a cargar gasolina. No tiene que esperar varios verdes antes de poder cruzar una calle. Quienes usan la bici después de años de no hacerlo, sienten una especie de Epifanía: Descubren que la ciudad no es tan grande como parece.

Y es que el coche distorsiona nuestro sentido de la distancia. Hay tanta variabilidad en los tiempos de traslado, que dejamos de pensar en kilómetros y comenzamos a pensar en minutos. Va un ejemplo. El Paseo de los Insurgentes en la Ciudad de México, desde la UNAM hasta el Paseo de la Reforma, mide aproximadamente 10 kilómetros. Es posible recorrerlo de un lado al otro, pedaleando cómodamente, en poco más de 30 minutos. ¿Cuánto tiempo toma recorrerlo en auto? La respuesta correcta es “depende”… ¿Es hora pico?, ¿hay manifestación?, ¿hay estacionamiento garantizado?, etc. Hay tanta incertidumbre, que la gente que viaja en coche tiende a planear en base al peor escenario. “¿Insurgentes? Tardaremos una hora”.

Sospecho que muchos en México, quizá la mayoría, viven a distancia “pedaleable” de los principales destinos de su rutina diaria. Nuestras ciudades son más compactas que las de los Estados Unidos, y en ese país el 27% de todos los viajes son menores a una milla (1.6 kms), y el 41% son menores a dos millas (3.2 kilómetros).  Sin embargo, la gran mayoría de la gente prefiere moverse en coche cuando tiene la opción. Mis invitados ofrecieron una inagotable lista de razones. Pedalear es arriesgar el pellejo. Falta mucha infraestructura y cultura vial. Los automovilistas se sienten dueños de la calle. Llueve, o hace calor, o hace frío. Los más viejos no tienen al energía necesaria. Los maistros les chiflan a las muchachas. Y así, continuaron con una larga lista de argumentos tremendamente válidos.

Si bien la bici no es para todos, ¿para qué construiría Berlín una red de 1,100 kilómetros de ciclopistas, o París un sistema con 20,000 bicicletas públicas? ¿O cómo explicar que el 15% de los ciclistas en Copenhague tengan más de 70 años? ¿Y cómo puede ser que las ciudades más seguras para las ciclistas sean las que tiene más ciclistas en las calles?

Todos sabemos que Ámsterdam es la Mecca del ciclismo urbano, pero no siempre fue así. Tras intentar emular a las ciudades norteamericanas en los 50s, y observar la caída en el número de peatones y ciclistas, sus autoridades tomaron la decisión de proteger la escala humana de la ciudad. De 1970 a la fecha, la proporción de viajes en bicicleta en Ámsterdam creció de 25 a 37% y aún continúa creciendo. No podemos atribuir este incremento a la cultura, a la historia o al clima. Algo están haciendo bien.

Nuestra realidad es distinta”, contestó mi amigo, y quizá lo sea. Sin embargo, las ciudades no son inmutables. Podemos adaptarlas y transformarlas. No deja de ser paradójico que al visitar una ciudad nos conformemos con llevarnos un par de fotos, cuando podríamos llevarnos una idea. Terminó la vacación, pero no tendría por que terminar el sueño.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.