Manejar auto es (quizá) el nuevo fumar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Manejar auto es (quizá) el nuevo fumar
Por Onésimo Flores
14 de junio, 2012
Comparte

Parece que en Estados Unidos por fin llegaron al tope. Comienza a surgir evidencia de que la gente en ese país está utilizando menos sus coches. Por ejemplo, según un reporte publicado recientemente por el Frontier Group, titulado “Transporte y la Nueva Generación” (pdf), el ciudadano americano manejó en promedio 6%  menos millas en año en el 2011 que en el año 2004. La reducción es modesta sin duda, pero no podemos ignorar el hecho de que por fin comienza a registrarse una tendencia decreciente.

Lo que es más, la reducción en millas per cápita recorridas en auto es mucho mayor si consideramos solamente a la población más joven. Quizá estamos ante un cambio generacional: Según la misma fuente entre 2001 y 2009 los norteamericanos de entre 16 y 34 años redujeron 23% el número de millas que recorren al año en auto, mientras el número de viajes en bicicleta realizados por personas en este grupo de edad aumentó en 24%. De hecho, la proporción de norteamericanos entre 14 y 34 años que NI SIQUIERA TIENEN licencia de conducir aumentó de 21% en el 2000 a 26% en el 2010.

Las causas pueden ser múltiples. Quizá la gente simplemente está reaccionando a la desaceleración de la economía o a los incrementos al precios de la gasolina. Quizá los jóvenes de hoy pasan más tiempo socializando en su casa vía Facebook que cara a cara en la calle, y por ello no requieren desplazarse tan frecuentemente. Quizá la nueva generación es más antisocial, o más comprometida con el medio ambiente, o prefiere vivir en lugares más densos y aptos para la movilidad no motorizada. Quizá la tasa de motorización (número de autos/1000 habitantes) ya es tan alta en Estados Unidos, y sus ciudades están tan desparramadas, que el atractivo de incrementar las distancias que recorren en auto ha dejado de ser tan evidente.

Independientemente de la causa me parece tremendamente notable que por fin, en el país más auto-dependiente del mundo, el uso del auto parece ir a la baja.

Mientras pienso en esto viene a mi mente la serie de televisión Mad Men, que trata sobre una agencia de publicidad en los 60s. Dicho programa recuerda a cada rato que lo que era deseable y aceptable apenas hace una generación ya no lo es tanto ahora. El mejor ejemplo es el cigarro. Los personajes de la serie fuman todo el tiempo, en el avión, en la oficina, en el restaurante, en la casa, en la cama. Fuman como símbolo de estatus, fuman para relajarse, fuman por placer, fuman para parecer más varoniles, fuman para chismear junto con el grupo, fuman como tic, fuman para acompañar un whisky en la oficina. Fuman porque todos fuman.

Unas décadas después esas escenas cotidianas resultan chocantes, porque fumar va claramente a la baja. Al menos en Estados Unidos, la proporción de adultos que fuma cayó de 44% en 1965 a 19.3% en 2010. Quizá fueron los incrementos al costo de los cigarros, o los cambios en las formas aceptables de conducta, o las leyes diseñadas para minimizar los efectos negativos de esta actividad en el resto de la sociedad, o el simple y llano miedo a morirte antes de que te toque. Seguramente fue una combinación de todo…

 

¿Cómo ven? ¿Es razonable suponer que en 30 años la tendencia mostrada en la gráfica de millas recorridas en auto será similar a la que hoy tenemos para los fumadores? ¿Estará estigmatizado el uso del auto en algún momento tanto como hoy está estigmatizado el consumo de cigarro? ¿Habrá alguna vez intentos por hacer que las armadoras paguen por las externalidades causadas por sus autos (como la contaminación, la congestión y los accidentes), como las tabacaleras han asumido responsabilidades por las externalidades que causa su producto? ¿Veremos alguna vez que una serie de televisión se burle de las horas que hoy pasamos, por voluntad propia, causando embotellamientos, o buscando estacionamiento, o contaminando el medio ambiente, o circulando hasta el fin del mundo para llegar a nuestras casas?

Quizá esto llegue a pasar en Estados Unidos (al menos lo de la serie de televisión), pero difícilmente ocurrirá en México. No encuentro estadísticas de bote-pronto, pero me parece claro que México se encuentra aún en la parte ascendente de la gráfica, y que lo previsible es que el número de kilómetros que recorremos anualmente en coche seguirá creciendo durante mucho tiempo. Tres razones:

  • a) EL MERCADO NO ESTA SATURADO: nuestra tasa de motorización es muy inferior a la de Estados Unidos, por lo que el previsible ingreso de nuevos conductores a nuestras calles aumentará de manera sostenida la cantidad de kilómetros que en promedio manejamos anualmente (en otras palabras, seguramente se va a cumplir la profecía según Ebrard)
  • b) EL CONTEXTO NOS ORILLARA A INCREMENTAR SU USO: nuestras ciudades son mucho más densas todavía que las de Estados Unidos, por lo que es razonable suponer que durante mucho tiempo continuarán expandiéndose, aumentando por consecuencia la distancia que en promedio recorremos para ir a la escuela, o al trabajo o a la casa, y
  • c) MUCHOS NO TIENEN DE OTRA: las alternativas al auto en muchas de nuestras ciudades son de tan baja calidad, que los esfuerzos por desincentivar el uso del coche (como por ejemplo implementando la tarificación vial, los impuestos a la gasolina, o el uso de parquímetros, etc) tendrán un efecto menor al esperado.

Sin embargo, aquí la comparación con el cigarro es relevante de nuevo.  En México a) el mercado del cigarro no está saturado, b) el contexto (balaceras, cuerpos desmembrados, etc) segurito orilla a prender cigarros de más y c) muchos fumadores son tan adictos al cigarro que no hay estrategia que los saque del vicio.

... ni esta.

… y con todo, parece que ahí la llevamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.