Programa Sectorial, Especial y Transversal (y demás mumbo-jumbo burocrático) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Programa Sectorial, Especial y Transversal (y demás mumbo-jumbo burocrático)
Por Onésimo Flores
13 de septiembre, 2012
Comparte

(Advertencia: Este artículo es sobre política coahuilense, aunque puede servir como ilustración de como las promesas de campaña se transforman -o no- en proyectos de gobierno).

El abuso del lenguaje y de las formas burocráticas parece parte indispensable de la “nueva forma de gobernar” del Gobierno de Coahuila. Quizá sus estrategas no encuentran mejor alternativa para esconder profundas omisiones de sustancia.

Según la Ley, el Plan Estatal de Desarrollo (PED) es el documento donde “se identifican las prioridades, se presentan los objetivos y se integran las estrategias y líneas de acción que la administración pública estatal llevará a cabo”. A manera de comparación, los Gobernadores de Puebla, Tamaulipas y Sinaloa tardaron solo 100 días en preparar y presentar sus respectivos PED. En contraste, el Gobierno de Rubén Moreira demoró seis meses a partir de su toma de posesión. Esto no tendría por que merecer critica alguna, pero lo cierto es que el Plan presentado solo cumplió la formalidad para ganar tiempo. En su página 136, el propio PED aclara que las líneas de acción “específicas” serán establecidas “con precisión” solo cuando sean presentados “los Programas Sectoriales y Especiales”. 

Resulta que los famosos “Programas Sectoriales y Especiales” no fueron presentados sino hasta la semana pasada, 10 meses después del arranque del Gobierno. Para celebrar la ocasión, el Gobierno organizó un evento formal (acá video). La mampara que adornaba el recinto presumía, quizá apropiadamente, “Coahuila, una nueva forma de gobernar”, pero una alternativa viene a la mente:

“Coahuila, casi un año pensando que hacer”.

La planeación es indispensable para el buen ejercicio de cualquier Gobierno. Mal harían nuestros gobernantes en escatimar tiempo y recursos de esta importante actividad. Sin embargo, el proceso seguido en Coahuila parece más bien una pantalla diseñada para reducir el contenido y limitar la contundencia de las promesas de campaña.

Digo que la agenda del Gobierno del Estado pierde contenido, porque el tiempo corre y persisten muchas “líneas de acción” que no han sido “especificadas” con “precisión”. Por ejemplo, no aparece por ningún lado el “Programa Sectorial de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial”, a pesar de que está mencionado en el Plan Estatal de Desarrollo. ¿Dónde está? Ni el Gobernador lo mencionó en el evento de la semana pasada, ni está disponible en línea, junto a los demás. Igualmente, hay 6 “Programas Especiales” mencionados en el PED, que aún no han sido presentados al público, entre ellos el de Transporte. ¿Cuándo conoceremos su contenido? ¿Existen o fueron simplemente cancelados?

Estas omisiones no son menores. El entonces candidato a Gobernador firmó ante notario su compromiso de “impulsar un proyecto de Metrobús” en Saltillo y en Torreón. El PED recoge este compromiso, catalogándolo incluso como un “proyecto estratégico”. Sin embargo, solo les dedica un renglón de todo el documento (pg 132). Ya pasó casi un año de la administración, y ningún funcionario estatal ha dicho ni cuando, ni donde, ni cómo se financiarán, ni en que consisten, ni como serán evaluados estos Metrobuses. ¿Siguen vivos estos compromisos? ¿Por qué entonces el Alcalde de Saltillo enfrenta solo el reto modernizar el transporte público de la capital? Quizá no es más que una nueva forma de gobernar.

Igualmente, el largo proceso de planeación ha servido como excusa para posponer y descafeinar promesas hechas ante el electorado. En campaña, el Gobernador prometió “una nueva dimensión en la rendición de cuentas”, y ofreció transparentar los padrones de los beneficiarios de los programas sociales. Tras casi un año de Gobierno, la promesa continúa en el aire, pero nada de lo prometido se ha materializado.

Uno pensaría que el Programa Especial de Transparencia, publicado la semana pasada, detallaría una ambiciosa estrategia para colocar al Estado a la vanguardia en la materia. Finalmente, solo el diseño de algo mayor podría justificar la demora. Lamentablemente no es así. El Plan está plagado de lugares comunes, con líneas de acción tales como “atender las solicitudes que se realicen en el ejercicio del derecho de acceso”, “instrumentar el buen control de las declaraciones patrimoniales presentadas por  los servidores públicos obligados” y “actualizar y monitorear la información pública mínima de las 67 dependencias y organismos del Poder Ejecutivo”.

¿De que tamaño es el compromiso de este Gobierno con la transparencia? Del mismo tamaño que las metas que fijó pare evaluar su propio “Programa Especial”. Revíselas y ría, puede descargar el Programa (en pdf) en esta liga. Le adelanto lo siguiente: Esperamos 10 meses para un Programa Especial de Transparencia de 20 cuartillas cuyas metas más ambiciosas están por debajo de lo que exige la Ley.

Hacernos patos. Ese es el verdadero Programa Sectorial, Especial y Transversal del Gobierno de Coahuila.

—-

Twitter: @oneflores

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.