Un gasolinazo para el bache - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudad Posible
Por Onésimo Flores
Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Política... Fundador de Jetty, la plataforma de transporte colectivo privado en la CDMX. Maestro en Políticas Públicas y Doctor en Planificación y Estudios Urbanos. (Leer más)
Un gasolinazo para el bache
A todos se nos olvida que el precio de la gasolina en México es menor que su valor de mercado, y que los gasolinazos no son realmente incrementos al costo, sino reducciones al subsidio. Pero ninguna lógica importa.
Por Onésimo Flores
24 de julio, 2014
Comparte

Todos nos quejamos de los baches. En todo México, en todas las ciudades, tenemos calles y autopistas mal mantenidas, llenas de pozos que se convierten en albercas en cuanto llueve un poco. Todos culpamos al alcalde y al gobernador, quienes acaso responden tapando un bache aquí, reencarpetando una calle por allá, y remozando una que otra autopista acullá. Igualmente, todos nos quejamos del precio de la gasolina. En todo México, en todas las ciudades, no hay bandera política capaz de despertar más simpatía que una queja contra el gasolinazo. A todos se nos olvida que el precio de la gasolina en México es menor que su valor de mercado, y que los gasolinazos no son realmente incrementos al costo, sino reducciones al subsidio.

Ninguna lógica importa.

Así como todo candidato de oposición aprende pronto que la vía más veloz para ganar popularidad es condenar de forma irrestricta los gasolinazos autorizados por quien gobierna, todo ganador de una elección termina por comprender que el subsidio a la gasolina es regresivo e ineficiente, y que ese tipo de críticas viene con la chamba.

Foto bache Ciudad Posible

Los mexicanos odiamos los baches y sufrimos intensamente los gasolinazos. Lo sorprendente es que no reparamos ni un minuto en que ambos temas están profundamente relacionados. No son pocos los países que etiquetan sus impuestos a la gasolina para financiar sus inversiones en infraestructura vial, permitiendo a sus gobiernos locales variar la tasa de estos impuestos para reflejar sus prioridades en el tema. En los Estados Unidos, el gobierno federal subsidia proyectos locales de remozamiento de puentes, mantenimiento de autopistas, bacheo de las calles, echando mano a un fondo que se nutre de los centavos que pagan los automovilistas por encima del costo de producción y distribución de la gasolina.

De hecho, este mecanismo fue precisamente el que permitió a nuestro vecino construir en la década de los 60s y 70s el sistema de autopistas interurbanas más extenso del mundo sin nunca tener que recurrir al endeudamiento o a la tarificación de vías. Algo similar sucedió entre 1990 y 2005 en Corea del Sur, donde un impuesto de 25.5% a la gasolina permitió extender 59% la red ferroviaria, incrementar en 51% la capacidad de sus aeropuertos y cuadriplicar la malla vial de todo el país asiático.

Tanto la infraestructura vial como las soluciones de transporte masivo tienden a financiarse, al menos parcialmente, con impuestos asociados al consumo de transporte en la misma ciudad. Lo anterior no es solamente justo, sino también fácil de comunicar. La gente odia los baches porque siente -con razón- que sus impuestos deberían bastar para garantizar calles de calidad. Igualmente, la gente odia los gasolinazos porque no logra entender a dónde diablos se va el dinero que paga al gobierno.

No tiene por qué ser así.

De hecho, fue un “sobre-cobro” local a la gasolina lo que permitió a la Ciudad de Bogotá financiar su multicitado Sistema Transmilenio. Y fueron los cargos por congestión -un cobro por el uso de las calles- lo que ha permitido recientemente a ciudades como Oslo, Estocolmo y Londres ampliar significativamente su infraestructura vial y renovar sus flotillas de transporte público. La ciudadanía no es tonta, y entiende argumentos. ¿O cómo entender el caso de Los Angeles, cuyo alcalde logró en el 2008 que la gente votara a favor de un importante incremento de impuestos locales que permitirán construir en solo 10 años un plan de ampliaciones al metro originalmente previstas para ser completadas en 30?

Sobra decir que aquel gobernante que no tiene capacidad financiera para atacar problemas menores no puede perder el tiempo en promover grandes proyectos. Quizá por ello no es tan paradójico observar como en México son los mismos alcaldes y gobernadores que no tienen recursos para tapar baches quienes se manifiestan en contra de los gasolinazos y quienes promueven la eliminación de la tenencia. Lo que en otro país sería un verdadero harakiri, en México es lógica política elemental.

El sistema mexicano está estructurado de tal forma que nuestros gobernantes han llegado a una conclusión bastante racional: hay que hacer lo que se pueda con el recurso que nos toque. Lamentablemente, la batidora presupuestal mexicana pone tanta distancia entre lo que paga el ciudadano y lo que gasta el gobernante, que los gasolinazos y los baches parecen existir en universos paralelos, a pesar de estar profundamente relacionados. Los alcaldes no hacen su trabajo porque no tienen recursos, y los ciudadanos no queremos pagar impuestos porque los alcaldes no hacen su trabajo. Así las cosas, no es casualidad que los gobernantes de nuestras ciudades puedan conformarse con hacer poquito, mientras tantos ciudadanos quedan inconformes con su gobierno.

 

@oneflores

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.