¿Arde Madrid? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Ciudadano Cane
Por Miguel Cane
Escritor. Narrador. Periodista. Crítico de cine para Milenio Diario. En 15 años de carrera inin... Escritor. Narrador. Periodista. Crítico de cine para Milenio Diario. En 15 años de carrera ininterrumpida ha entrevistado a numerosas personalidades del mundo del cine. Desde niño ha hecho radio, cine y TV. Autor de la novela \\\"Todas las Fiestas de Mañana\\\". A partir de 2007 reside en Gijón, Asturias. Lector voraz, cinéfilo devoto, excéntrico de tiempo completo. En twitter: @AliasCane (Leer más)
¿Arde Madrid?
Por Miguel Cane
18 de mayo, 2011
Comparte

Algo está ocurriendo en Madrid desde el domingo pasado.

Como una especie de reverberación de las manifestaciones en Oriente Medio (Egipto, Túnez, y con toda proporción guardada, Siria y Libia), una plétora de jóvenes ha tomado la Puerta del Sol en la capital española, exigiendo al gobierno actual –que se encuentra al borde de elecciones locales, con fecha para el próximo domingo 22– cuentas sobre temas como el paro, el desempleo y la crisis económica que ha sacudido la península ibérica desde 2008.

 

El movimiento, llamado ¡Democracia Real Ya!, propone una nueva mirada a temas sociales como la igualdad, el progreso, la solidaridad, la sostenibilidad de recursos, el saneo económico y exige que se garanticen ciertos “derechos básicos”, entre otros, a la vivienda, al trabajo y a la participación política.

 

Por otro lado, piden que el sistema económico no sea “un obstáculo para el progreso de la humanidad” y que el sistema democrático desarrolle “cauces directos” de participación ciudadana en la política y que no se dedique a “enriquecerse y medrar a nuestra costa, atendiendo tan solo a los dictados de los grandes poderes económicos”. (Todo esto, tal y como lo indica el manifiesto que presentó el diario Público). La propuesta es de un “Revolución Ética” que clama para que el pueblo español sea tratado con respeto por parte de su gobierno “somos personas, no productos del mercado”, un llamado no muy alejado al clamor por la paz y el fin de la violencia que se hizo en México durante la marcha multitudinaria de hace unos días.

 

Según el manifiesto de los organizadores de la acampada, el movimiento –que ha sido desacreditado tanto por el Partido Socialista Obrero Español, como el Partido Popular, que se encuentran en pugna por la elección– representa a la “gente que se levanta por las mañanas para estudiar, para trabajar o para buscar trabajo, gente que tiene familia y amigos, gente que trabaja duro todos los días” y ostensiblemente dirigen sus críticas al sistema económico y político actual. De hecho, la mayoría de las consignas son muy críticas contra la élite financiera y la clase política, fundamentalmente compuesta por los dos principales partidos: PSOE y PP.

 

¡Democracia Real Ya! se ha presentado como una “convocatoria ciudadana y apartidista” en la que aceptan a “personas de toda condición en calidad de ciudadanos disconformes con el actual sistema político y económico”. Algunos se han adherido a título individual y otros mediante plataformas, blogs, foros o grupos de las redes sociales” -por donde se ha extendido como reguero de pólvora:  Originalmente, la convocatoria fue para acudir a diversas manifestaciones a lo largo de todo el país del día 15 de mayo. En ese sentido, a través de Twitter los ‘hashtags’ han dado nombre a las movilizaciones pasando de #15-M a #spanishrevolution y #acampadasol, que denomina las actuales sentadas en el epicentro de las protestas: La Puerta del Sol de Madrid. La organización partió de Internet, fundamentalmente a través de Twitter y Facebook, llevando a distintos puntos céntricos de las principales ciudades de España, aunque la que mayor arraigo ha tenido es en Madrid.

 

Además de las marchas y la acampada, los autoproclamados ‘indignados’, que entre otras cosas protestan por un desempleo del 40% (aproximadamente cinco millones de españoles), se han organizado en asambleas y en comisiones de trabajo para organizar las iniciativas a tomar en los próximos días. El movimiento aún discute los pasos a seguir hasta el próximo domingo, día de las elecciones. Ahí podría detenerse todo, o quizá no. La idea, según las últimas informaciones, es la de seguir las acampadas de protesta hasta entonces, pero podrían prolongarse más allá de los comicios.

 

La reacción de la clase política ha sido diversa. Algunos políticos decidieron centrar su discurso en los incidentes que se produjeron tras la manifestación de Madrid, con la detención de 24 personas. Sin embargo, en los últimos días los dirigentes de algunos partidos minoritarios –los mismos que más requieren el voto para poder subsistir– han mostrado su respeto y su comprensión con este tipo de marchas. También ha habido quien se ha mostrado crítico, como el número tres de Esperanza Aguirre, Francisco Granados del Partido Popular, que acusó a los acampados de “enturbiar la convivencia”.

 

Sin embargo, las cosas se complican: La Junta Electoral Provincial de Madrid ha prohibido la concentración en la acampada de Sol de Madrid porque considera que “puede afectar a la campaña electoral y a la libertad de voto de los ciudadanos”. Los acampados aseguran que no se les ha comunicado la resolución y que mantienen la protesta. Uno de sus portavoces, Bruno Correa, ha explicado a los medios que se mantendrán allí y que se intentan desalojarlos opondrán una “resistencia pacífica”. Los medios estatales se han negado a dar  cobertura al hecho, pero los internacionales ya hablan de ello.

 

Entre tanto, la masa crítica sigue creciendo en Sol y en otras ciudades, mientras que mediante tuits, muros y correos se busca apoyo por todas las vías posibles. Su noción no implica la nulidad del voto, que como se sabe, es contraproducente: “No pedimos la abstención, porque no se trata de qué partido se vota, sino de que los ciudadanos puedan controlar los partidos a los que votan. Da igual quién tome el mando de la razón siempre que los ciudadanos tengan la posibilidad de controlarlos“.  Sólo exigen cuentas como contratantes de los servidores públicos.

 

Tal vez ahora mismo Madrid no arde. Pero Zapatero y Rajoy ya sienten el calor en las suelas de los zapatos y el movimiento crece; la llama ya está encendida.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.